Olivier Giroud, delantero del Chelsea y de la selección francesa, ha reconocido en una entrevista las enormes dificultades que aún existen para que los jugadores de fútbol digan abiertamente que son homosexuales. Pese a ello cada vez más jugadores se animan a «salir del closet». 

El jugador, de 33 años, ha recordado además el caso del futbolista internacional alemán Thomas Hitzlspelger, que en 2014 se atrevió a declarar en el semaniario Die Zeit: «Solo en los últimos años he visto con claridad que prefiero vivir con un hombre».

El germano, que disputó con Alemania el Mundial de 2006 y la Eurocopa de 2008 (jugó la final contra España hasta que fue sustituido por Kuranyi), se convirtió entonces, junto con el inglés Justin Fashanu, en uno de los pocos futbolistas de élite que reconocía sentirse atraído por otros hombres. Aquellas declaraciones suscitaron críticas sobre todo entre los propios futbolistas, con el central brasileño Álex Rodríguez, entonces central del PSG, a la cabeza. En un documental emitido por Canal Plus pocas horas después la entrevista de Hitzlsperger, el jugador declaró: «Si estuviera de acuerdo con eso, Dios no habría creado a Adán y a Eva, habría creado a Adán y a Yves, por ejemplo».

Aunque jugadores como Joey Barton, jugador en 2014  del Olympique de Marsella, salieron en defensa de Hitzlsperger, el rechazo de buena parte de la comunidad futbolística indujo a Giroud a considerar que el deporte en general, y el fútbol en particular, no han progresado lo suficiente como para que la orientación sexual de cada uno se asuma con naturalidad. «[La declaración de Hitzlsperger] fue muy emotiva. Pero fue entonces cuando me dije que era imposible que alguien dijera que es homosexual en el fútbol», ha declarado el galo.

«En un vestuario hay mucha testosterona, todos juntos, duchas colectivas… Es difícil, pero es así. Entiendo el dolor y la dificultad de los chicos que salen del armario», ha explicado Giroud, antes de recordar que su compromiso con el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGTB le llevó a posar desnudo en 2011, cuando aún no pasaba de ser un prometedor delantero del Montpellier, para la revista francesa Têtu, especializada en temas contra la homofobia.

En Australia

El ex jugador del Newcastle Jets, Andy Brennan, se declaró gay a través de sus redes sociales, convirtiéndose en el primer futbolista profesional de ese país en hacerlo.

El jugador de 26 años afirmó que tras su anuncio ha recibido muchas muestras de apoyo de su familia, amigos y compañeros. «Me ha llevado muchos años para sentirme cómodo y decir que soy gay», dijo, en Instagram, Brennan, que juega ahora en el equipo Green Gully Cavaliers, de la segunda división australiana. «Tenía miedo de que afectara a mis amistades, a mis compañeros de equipo y a mi familia. Pero el apoyo de la gente que me rodea ha sido grande y me ha ayudado a dar el paso final», añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here