Mientras en la Argentina se buscan todas las formas posibles para que los dólares vuelvan al Banco Central, paradójicamente, en Paraguay el organismo que centraliza el movimiento bancario guaraní no sabe qué hacer con ellos. 
Ante la gran cantidad de billetes que recibe y la falta de espacio para almacenarlos, el Central paraguayo optó por pedir un seguro de resguardo para el banco depositante y hasta cobrar una tasa del 1% para aceptar el depósito en la moneda extranjera, como medidas restrictivas.
Los bancos se quejaron mediante un comunicado conjunto, porque el Central pone trabas para la realización de depósitos, de tal forma que José Cantero, presidente del BCP, tuvo que salir a dar explicaciones.
Hace unos meses se sancionó una ley para que sea el Banco Central de Paraguay el que atesore los billetes extranjeros. Sin embargo, esto no está pasando, lo que generó la protesta de bancos y casas de cambio.
Cantero respondió a las críticas diciendo que para aceptar ese depósito se exige una póliza para asegurar ese capital y eso lleva tiempo.
Esta situación generó un rechazo a los verdes yanquis en más de una transacción de mercado y generó una saturación de la moneda en los bancos paraguayos.
El presidente del BCP explicó que el problema está en que reciben muchos dólares por comercio de fronteras, exportaciones y no hay espacio físico para almacenarlos. Solo cuatro entidades exportan billetes al exterior, más precisamente a Brasil, donde van a parar los Reales y dólares nuevos, ya que el vecino país no acepta billetes de series viejas.
Las bóvedas de los bancos son limitadas, es por eso que se fijó un impuesto del 1% para que los depositantes carguen con el costo de guardar dólares en lugares seguros.
Otra de las razones que provocaron el exceso de dólares es que en Paraguay el billete es aceptado como moneda de cambio y las entidades financieras lo reciben sin problemas, pero si quieren exportar tienen dificultades con los de vieja circulación, es ahí donde los llevan al Banco Central para cambiarlos.
«Nosotros jamás podríamos regular una moneda extranjera, por eso los aceptamos, si el país de origen señala que es una moneda vigente también lo es para nosotros», aclaró Cantero.
En un comunicado de la semana pasada el BCP aclaró que todas las series de billetes emitidas por la Reserva Federal de Estados Unidos «tienen vigencia en Paraguay, incluso los billetes de 100 dólares que no se reciben en Brasil».
Cuando se dió a conocer la Guía de Inversiones del Paraguay, se destacaba la baja carga arancelaria para inversiones y exportaciones. Un cero por ciento de aranceles para productores exportadores de productos primarios, lo que convierte a Paraguay en el primer país tropical exportador de soja y uno de los primeros del mundo. En la Argentina, en cambio, las retenciones están en el 30%.
Paraguay también tiene beneficios en inversiones para negocios relacionados con la energía y los productos con valor agregado. De esa manera, la economía formal genera dólares genuinos que entran al país.
«En Paraguay hay mucha economía negra, pero los datos formales indican que hace muchos años estabilizó su macro, tienen meta de inflación de 4%, pero no llega al 2%, hay mucha transacción en dólares, por eso tiene ingreso de capitales y también mucho comercio exterior. Además, aceptan un billete dólar (una versión del de US$100 que se dejó de hacer hace muchos años) que en Brasil y otros países no; entonces hay abundancia», explican los especialistas.
En Paraguay, más allá de la marginalidad, los impuestos son bajos, simples y hay seguridad jurídica. De hecho, muchas empresas de servicios de Argentina están operando desde allá. Esto ocurre hace tiempo y conseguir la residencia es sencillo. son muchos puntos favorables.
En el mundo sobran dólares. La Reserva Federal emite muchísimo y las tasas son muy bajas. pero como es de esperarse, en el único lugar donde faltan es en la Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here