Desde FATICA denunciaron a la curtiembre Arlei S.A. por realizar un lock out patronal y aplicar una política antisindical contra la organización de los trabajadores que hace un par de meses vienen manifestándose por una mejora en las condiciones laborales.

Walter Correa, representante de la Federación Argentina de Trabajadores de la Industria del Cuero y Afines, se pronunció respecto a los constantes reclamos por parte de los laburantes de la curtiembre (una de las mayores a nivel sudamericano) cuya patronal se encuentra en conflictos con los trabajadores de Salta y Santa Fe.

La planta local emplea 170 trabajadores y procesa 1,500 cueros por día.

“La denuncia contra Arlei es por cómo actúa con sus trabajadores. En Salta funciona como un latifundio, hay salarios mal liquidados, horas nocturnas que no se pagan y hay cuestiones laborales en las que la empresa viola la legislación, más allá de que coaccionan contra el sindicato local”, manifestó Correa y agregó que en Salta “los trabajadores cobran como peones cuando les corresponde un mejor sueldo. El promedio por trabajador es entre 8 y 9 mil pesos. Hace un mes que denunciamos formalmente ante el Ministerio y la empresa no da respuestas. Ya llevamos cinco reuniones y la patronal niega todo, esperamos que termine el proceso administrativo para iniciar acción sindical”.

Correa además denunció que en los últimos meses se vienen reiterando los atropellos contra los trabajadores. Por ejemplo en la planta de Rosario de Lerma, a fines de abril, se amenazó con cerrar la curtiembre y dejar en la calle a todos los empleados, posteriormente se impidió que el sindicato sea normalizado.

“La empresa no quiere que intervengamos el sindicato porque le vamos a reclamar que pague los salarios que corresponden”,  manifestó el referente de la Federación.  También responsabilizó a Arlei de la represión que hubo a fines de febrero en la puerta de la curtiembre entre los trabajadores e Infantería en donde cuatro trabajadores resultaron lesionados. En esa oportunidad  solicitaban la reincorporación de un trabajador despedido.