Patricia Argañaraz lideraba una banda que estafó a sus bases docentes y se enriqueció astronómicamente. Por un desfalco millonario fue imputada junto a su socio Nicolás Demetrio Zissi, cuñado de Martin de la Arena, también imputado pero por venta de plasma para enfermos de COVID-19. ¿A dónde fue a parar el dinero que se robaron? ¿Quiénes la bancan políticamente? Alfredo Palacios

Patricia Argañaraz y Marita Cerezo respectivamente, fueron imputadas por los delitos de  administración fraudulenta y estafas reiteradas. También fueron procesados Raúl Dante Argañaraz y Nicolás Demetrio Zissi en calidad de partícipes necesarios.

Luego de que fuera por muchos años la titular de uno de los gremios que más trabajadores concentra en la provincia, y tras una larga lista de denuncias en su contra, Patricia Argañaraz recibió un golpe de la justicia.

En su condición de Secretaria General Argañaraz tenía a su cargo la administración del Fideicomiso de Administración al Costo Virgen de Urkupiña, un fiduciario sustito de la entidad.

El fiscal Flores, quien lleva adelante la causa, caracterizó que desviaron dineros y bienes de la institución a su beneficio personal.

A su vez, y en carácter de partícipes necesarios, como quedó dicho fueron también imputados el hermano de Patricia, Raúl Argañaraz y Nicolás Demetrio Zissi,  quien está casado con María Silvana De la Arena, hermana  del doctor Martin de la Arena,  gerente de la empresa HemoSalta SRL imputado por venta de plasma para enfermos de COVID-19.

Esta relación con los partícipes necesarios ha planteado la posibilidad de que existan lazos políticos que permiten que Argañaraz se haya manejado con tanta impunidad por tantos años. De hecho, llama la atención que por ejemplo, la mujer no tenga bienes en su haber. ¿Qué sucedió con dinero fraudulento? ¿Tiene acaso testaferros? Se conoce que Zissi es muy cercano a Vilariño, ¿Este lazo le garantiza alguna especie de apoyo político por parte del representante del kirchnerismo local?

Nicolás Demetrio Zissi, está casado con María Silvana De la Arena, hermana  del doctor Martin de la Arena,  gerente de la empresa HemoSalta SRL imputado por venta de plasma.

¿Habrán ido fondos del fideicomiso a parar a Hemosalta, donde María Silvana tendría acciones?

¿Habrá ido a parar la plata del fideicomiso en un hotel  que se construye en La Caldera?

Cómo hace para manejarse con tanta impunidad?  Qué banca política tiene? Cuando vino Alberto Fernández a Salta, Patricia Argañaraz estuvo entre las principales agitadoras del Frente de Todos.

Cuando comenzaba a complicarse el panorama judicial, cuentan que habría visitado en varias ocasiones el despacho del ex presidente de la cámara de diputados ¿Godoy la banca?

Estafas reiteradas

El fiscal imputó a Argañaraz por armar un Fideicomiso de Administración “Virgen De Urkupiña I”, a pesar de conocer la inviabilidad legal y económica del proyecto; vinculando su realización a la asociación gremial en la que ejercía funciones y publicitándolo entre los asociados, con el fin de que se adhirieran personas en calidad de fiduciantes.

A los afiliados les prometió que por medio de un desembolso inicial de dinero y luego abonando cuotas, accederían a una vivienda en alguno de los loteos que se efectuarían en inmuebles claramente individualizados (loteo denominado Aires de los Andes y un inmueble de Cerrillos); sin haber adquirido a la fecha este último perteneciente a la ADP.

Ante los reclamos y pedidos de rendición de cuentas de los damnificados, ni Patricia Argañaraz ni Ana María Cerezo y tampoco Raúl Dante Argañaraz, dieron cuenta de su actuar, ni del manejo, administración o disposición de fondos. Tampoco presentaron el estado contable financiero del Fideicomiso, aunque estaban obligados en función del cargo que revestían

Consta también que Raúl Argañaraz convocó en 2017 a personas afiliadas a la ADP y ofreció un plan de vivienda para quien quisiera adherirse voluntariamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here