La complicada situación de Aguilera

 

 

 

 

Luego de un traspié con el que la defensa del sacerdote intentaba tirar el balón fuera de cancha, se conoció una nueva presentación formal contra el sacerdote. La misma se realizó pocos días atrás, también por presunto abuso sexual. Por lo que la situación del párroco José Carlos Aguilera tiende a ensombrecerse. 

 

 

En la pedregosa causa contra el sacerdote José Carlos Aguilera, las imputaciones en su  contra por presunto abuso sexual se entremezclaron con presentaciones por aparentes amenazas provenientes del círculo de sus denunciantes. Sin embargo, se confirmó este fin de semana que días atrás ingresó una nueva imputación contra el prelado, en la que le adicionaron un nuevo hecho de esta índole tan escabrosa.

El pasado 26 de junio, ingresó a la Fiscalía Penal N° 2 Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual la que se solicitó incorporarse a las actuaciones numeradas como 72/20 que podrían traer más complicaciones al cura. Por el momento, se desconocen los pormenores de esta nueva presentación, si bien las inferencias se dirigen para el lado que mayor temor infunden a la defensa de Aguilera.

La representación legal del religioso había interpuesto presentaciones por amenazas y coacción hacia el entorno de los querellantes, las que fueran desestimadas recientemente por la UDIS N° 1. El titular de esta fiscalía concluyó en un “dictamen desincriminador” al respecto de esta presentación, al concluir que “no existe conducta penalmente atribuible” en relación a hechos que le impidan ejercer su defensa en el caso por aparente abuso sexual.

En una de tales situaciones alegadas por Aguilera, el titular de la UDIS N° 1 afirmó que las “presuntas amenazas proferidas por el Sr. Gerardo Montaldi” develan una reacción que no encuadra con los tipos penales –“a la luz de los elementos objetivos y subjetivos”-, más allá que puedan considerarse “reprochables” desde el punto de vista del cura, pero en ellos “no se verifica una lesión o puesta en riesgo al bien jurídico protegido y por no haber revestido la conducta los caracteres de gravedad, seriedad o idoneidad de la amenaza para lograr su efecto intimidatorio”.

 

Presbítero en reversa

 

Al respecto, el Fiscal recordó que “las expresiones endilgadas al Sr. Montaldi fueron esgrimidas en la ´biografía´ de su cuenta personal de la red social Facebook –tal como se desprende de la documental acompañada por el propio denunciante Aguilera- para ser leídas únicamente por sus contactos”. Desde dicho punto de partida, la evaluación determinó que no hubo “actos que permitan inferir que intentó hacérselas llegar al sujeto pasivo por alguna otra vía”.

Por esta causa, el razonamiento fue que ante la ausencia de tal “elemento subjetivo” hubiese sido imposible que la conducta de Aguilera se haya visto “alarmada y afectada en su libertad”. En contraste,  la única conclusión posible fue encuadrar las manifestaciones de Montaldi “amparadas por el derecho de libertad de expresión”. Más allá que las circunstancias en las que fueron proferidas “resultan más compatibles con un arrebato de ira o nerviosismo, comportamiento que se adecúa” a la caracterización de lo que los juristas indican en qué circunstancias no hay amenazas.

A ello, el titular de la UDIS 1 la pertenencia del ex funcionario municipal al entorno de quienes denunciaron a Aguilera por la aparente comisión de delitos contra la intimidad. En este punto, la consideración fue que de allí que términos como ´Aguilera, lacra! Hay que hacerlo aca´!, da cuenta del uso metafórico y no literal de las frases analizadas”, más bien “producto del malhumor” y la indignación.

De manera similar, el Fiscal resolvió que “igual conclusión debe predicarse respecto de las denuncias formuladas” por Aguilera en contra de dos actores en la causa por abuso sexual -a quienes achacaba Falsa denuncia, extorsión y coacción- puesto que ambos había concurrido “al fuero eclesiástico y allí formularon denuncia contra el presbítero Aguilera”. Además, recordó que un tiempo después, fue uno sólo de los anteriores que expusieron ante aquel tribunal religioso quien formulase “denuncia penal (…) por lo que tampoco es técnicamente acertado subsumir” esta línea de acción con los tres cargos anteriormente alegados por el cura. Por ello, el fiscal Federico Obeid dispuso la desestimación y archivo de la presentación hecha por Aguilera.

 

 

**************************

Foto Aguilera II

Pie de foto: Fresquita: nueva presentación contra Aguilera. Tramitará la Fiscalía Penal

N° 2.

**********************************************************************

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here