Las previsiones acerca de la Tasa Interna de Retorno que podría alcanzar el bitcoin vallisto, provisoriamente titulado “El Sancarleño” encocoraron a los adrenalínicos muchachos del mundo bursátil. Ni bien fuese puesta a picotear cerebelos la idea del alcalde Rulo Vargas -jefe comunal de esta Intendencia- en breve ya aterrizó en Sarmiento 299, principal reducto bursátil de la Ciudad Autónoma.

En la semana que hoy se extingue, el portal Letra P tomó como base la idea del Intendente de San Carlos en un planteo general que evaluó la posibilidad que el mercado argentino sea el continente para una irrupción de cuasimonedas. Incluso, el mediático economista Carlos Melconián se pronunció a favor de esta posibilidad, la cual remite a sus añorados años como el de 2001 al que el resto de los argentinos aborrecen.

En fin, este sitio metropolitano de noticias explicó que la idea de ponerle un freno a la emisión de billetes por parte del Banco Central está asentada sobre los informes de señales desde el mercado cambiario, junto con las advertencias de una posible espiralización de la inflación. En este contexto, Melconián afirmó que las cuasimonedas impedirían que muchos desemboquen en el dólar.

El tercer mes de 2020 la recaudación nacional se desplomo en términos reales un 37 % (inflación del 48,4 %, impuestos percibidos con suba nominal de 11,6 %), por lo que el Banco Central le al Tesoro $ 310.000 millones en adelantos transitorios y transferencia de utilidades, lo que emparda casi a lo recaudado ($ 398.658).

En referencia a las cuasimonedas o bonos de cancelación, Federico Furiase, le dijo a Letra P que “sería una anestesia que no solucionaría el tema estructural y podría generar los mismos problemas a futuro”. Su colega Gabriel Zelpo analizó que esta “idea atrae a los gobernadores, pero no es una solución mágica porque su efecto es el mismo de emitir pesos. En el fondo sería una devaluación interna”.

Letra P dijo que “el raspado del fondo de la olla es tan intenso que hasta los intendentes barajan la idea”, pasaje en el que mencionó al “Sancarleño” y su Gepetto, Rulo Vargas. Y cerró con una conclusión inquietante, al relativizar el hecho “que lo hagan las provincias o la Nación, como propone Melconián, pagar sueldos en una cuasimoneda implicaría una reducción de salarios porque aquella se devaluaría frente al peso, como ocurrió en 2001 y 2006”.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here