El cierre de campaña del gobernador Gerardo Morales ha dado mucho qué hablar en las últimas horas, generando una grieta mayor a la consabida rivalidad entre salteños y jujeños.

Por Lola Mento

El sitio de internet «Que Pasa Chanta» publicó un video en el que el radical
que va este fin de semana por su reelección entusiasmado en su arenga y ante la
falta de propuestas serias, no tuvo mejor idea que arremeter contra los salteños de
la siguiente manera: ”Y no les vamos a permitir tampoco a los salteños, porque es la
primera vez que un gobierno demanda en la Justicia Federal que dejen de usar
nuestros paisajes. Y los vamos a pasar por encima, y vamos a tener más turistas”.

Morales hizo referencia a la polémica generada en la publicidad que realizan algunas
agencias de turismo, no el gobierno de Salta ni los salteños, con paisajes de Jujuy.
El macrista, al igual que su líder máximo Mauricio, no tuvo mejor idea que buscarse
un enemigo para correr con el odio a la gente, dejando aflorar el resentimiento que
le genera el inconstrastable desarrollo turístico, producto de políticas apuntadas al
sector desde hace dos décadas.

Poco le importó a Morales, que su ministro de turismo sea el salteño Federico
Posadas, en quien todos los salteños invertimos en años de sueldo para que salte de
encuestador a ministro de esa área en la provincia. Incluso Posadas se llevó no solo el
modelo de promoción turística salteño para ser replicado en la vecina provincia, sino
que contó para ello con el publicista Carlos Bustamante, quien al igual que Posadas
supo engrandecer su patrimonio bajo las mieles del gobierno de Juan Manuel
Urtubey. Todas las pautas televisivas debían pasar indefectiblemente a través de
Bustamante como agencia, y cualquier trabajo publicitario generado incluso por los
mismos empleados de prensa del Grand Bourg, deben pasar por el visto bueno de la
agencia de Bustamante, con posterior pago de las comisiones correspondientes, por
supuesto, ya que se trata de un servicio tercerizado.

Pero quienes se vieron sorprendidos de la fuerte prédica de Gerardo Morales contra
los salteños, fueron los integrantes de la agencia oficial de noticias del gobierno
provincial: Troka. Una especie de servicio tercerizado que brinda al gobierno
degradaciones de programas periodísticos, ademas de promocionar las bondades del gobierno provincial a través de su pagina web. La agencia, decidió adentrarse en la
comunicación política, y de la mano del encuestador devenido en ministro Federico
Posadas, llegó a Jujuy a encarar la comunicación de Morales y luego la mismísima
campaña a su reelección.

Fue así como los alma mater de la agencia Federico Storniolo y José Zambrano venían deleitándose en sus redes sociales sobre los avances de la campaña, incluida la mismísima previa del acto del gobernador jujeño, pero las palabras de morales, lejos de ofenderlos como salteños, les provocó una friolera sobre sus espaldas. Los muchachos comprendieron que al igual que Bustamante, luego de haber crecido y engrandecido su negocios merced a la generosidad del gobierno de Urtubey fueron puestos por su asesorado entre la espada
y la pared en tiempos sensibles, donde la deslealtad está a la orden del día frente al final de un mandato.

Dicen, los que conocen de cerca al gobernador Urtubey que él a sus colaboradores los deja ser, les brinda total libertad para decidir sus pasos, pero los sigue de cerca y observa cada movimiento. La mayoría no lo conoce enojado, pero cuando esto sucede es implacable. ¿Será por eso que los muchachos se apuraron a borrar de sus redes antes del periodo de expiración tanta alharaca que promocionaban sobre Gerardo Morales, su acto de cierre de campaña, y la mar en coche? Urtubey se va recién en diciembre, falta un largo trecho para quedarse a pan y agua ¿o no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here