Alonso y Macri

La macrista Laura Alonso, titular de esa oficina, según revela una investigación periodística, estaría envuelta en una trama de corrupción asociada a contrataciones irregulares y fraudulentas.

Laura Alonso es la jefa en la Secretaría de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción. Un título más rimbombante y correcto de lo que en realidad parece que es.

Según la investigación del periodista Sebastian Lacunza, para el medio LetraP, Alonso contrató a la consultora Consualor —vinculada al PRO— como agente de prensa, con contratos que alcanzan los 82.500 pesos mensuales y cifras que llegan al millón de pesos anuales.

Consualor fue fundada en 2005 y, de acuerdo a su página web, ofrece un servicio de estrategia comunicacional, de análisis de “riesgo político regulatorio” y de “lobbyng”.

Según lo publicado, Laura Alonso intentó esconder el vínculo con la consultora. Lo hizo mediante una nota firmada por la Dirección de Gestión Documental del Ministerio de Justicia, en la que “procuró negar la información sobre el pago a Sosa Liprandi y Giudice, porque podría afectar ‘la protección de datos de persona”.

Además, desde la Secretaria revelaron que un 10 por ciento de los funcionarios de Cambiemos aún no presentó declaraciones patrimoniales. Desde dicha Secretaría ampliaron el plazo para presentar las DDJJ Patrimoniales Integrales correspondientes a las obligaciones anuales 2017, hasta el 31 de agosto de 2018.

La trama de corrupción no se detiene ahí, señala la prensa nacional, pues Consualor había sido contratada, previamente, por Federico Pinedo para colaborar con el bloque del PRO en Diputados. Además, Sosa Liprandi era asesor personal del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con un sueldo de 40 mil pesos; sumados a otros 50 mil que cobraba de la oficina de Pinedo y otros 30 mil de parte del gobierno de Salta. A su vez, hasta febrero de 2017, había recibido pagos del Ministerio de Medio Ambiente.

Fuente: ANRed