Causa y condena por un delito federal. Un pedido de captura filtrado y ventilado desde los pasillos del edificio federal. Una orden de detención emanada para ser cumplida por parte de fuerzas federales. Un ex juez federal, que se quita la vida, para evitar ser conducido a una Cárcel Federal.

.
Este, no es un hecho aislado, sino uno más de los tantos que vienen acumulando los funcionarios de la ley, instalados en el edificio de calle Dean Funes y España.

La inacción de este sector, omitiendo permanentemente su actuación y responsabilidad en distintos hechos, vienen cosechando un rosario de causas, en la que elige jugar de distraído.

El suicidio de José Antonio Solá Torino, quien dicho sea de paso para los poco memoriosos, supo ser ex candidato a vicegobernador de Roberto Romero; fue el último ejemplo de esta lista.

Vale también contar, que por estas horas, existe nerviosismo generalizado y una especie de caza de brujas que buscar saber cómo se filtró la información de la detención, ya que si no haber ocurrido esto, el ex juez federal, no habría tenido tiempo de tomar tan drástica decisión. A esta inacción habitual, suman ahora, una muerte sobre sus espaldas.

Recientemente también, ocurrió algo similar en la causa por la trágica y sorpresiva muerte del banquero Jorge Brito. A todas luces, un siniestro en el que el ámbito de actuación debió ser la justicia federal. Sin embargo, muy por el contrario, se pudo observar que todo el operativo de investigación estuvo comandado por la Procuración Provincial, desde fiscales, investigadores a policías locales.

Si observamos en el tiempo, en cada uno de los hechos en los que debieron intervenir los federales, hubo solamente pequeñas reacciones; y solamente una vez tomado estado público, de que tal o cual fiscal provincial, había decidido investigar. Recién parecían despertar del cómodo letargo. Pero fueron casos aislados.

Quedará la duda: ¿Será que este sistemático proceder parte de la inacción, debilidad y modorra a la que nos tienen acostumbrados. O quizás, ¿formará parte de una oscura estrategia de omisiones intencionadas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here