Kenji Gómez Matsumoto

Avendrían nuevos despidos en la Secretaría de Agricultura Familiar, que en Salta es dirigida por un joven PRO al que se le conoce poco recorrido en el área. Cuando la precarización va lentamente convirtiéndose en vaciamiento. (Libertad Flores)

El ministro de Agroindustria y expresidente de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere confirmó a representantes gremiales de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que despedirá a 600 personas de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF). Las cesantías laborales en el sector se vienen produciendo desde 2016 y se suman al vaciamiento nacional de programas estatales de diferentes ámbitos.

Esta situación se agravó a partir del 19 de Abril de 2018 cuando se produjeron 330 despidos en el Ministerio de Agroindustria de la Nación, involucrando a 150 agentes de la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial a nivel país, 18 en la provincia de Salta cuyas antigüedades oscilan entre los 4 y 25 años, según el “Informe sobre la situación institucional y laboral de la Secretaría de Agricultura Familiar”, elaborado por trabajadores.

Porcentualmente, consignan, Salta ha sido una de las provincias más perjudicadas, desafectando a un 30% de su personal y limitando o bien directamente anulando la presencia institucional en 8 departamentos de la provincia.

Además señalaron que la situación de despidos afecta la ejecución de proyectos por un valor de poco más de $26 millones de pesos (46% de los montos en ejecución a nivel provincial) dejando sin asistencia técnica a 1100 familias beneficiarias y poniendo en riesgo la posibilidad de acceso a nuevos proyectos formulados o ideas proyecto en espera de financiamiento por un valor de $45.600.000 sobre un total proyectado de $ 123.200.000.

La situación se agudiza según señalaron los y las propias trabajadoras entre los que se encuentran ingenieros agrónomos/zootecnistas/en recursos naturales, médicos veterinarios, técnicos agrónomos, profesionales de las ciencias sociales (Cs. de la educación, Cs. de la comunicación, antropología, trabajo social) porque específicamente su trabajo es atender a la población más vulnerable: la población campesina y originaria, que se dedica a la agricultura y ganadería de escala familiar. Donde existe un gran porcentaje de trabajadoras mujeres.

La respuesta del Gobierno nacional a través del ahora Ministro Etchevehere fue que el ajuste se va a dar porque los trabajadores significan “un peso fiscal para los pequeños productores y que eso limita el acceso a más financiamiento”. Sobre por qué se afectó a los trabajadores y pequeños productores y no se detienen las bajas en las retenciones mineras y sojeras, el Ministro respondió que no se tiene que perjudicar el derecho de ellos (los sojeros), que además generan trabajo.

Renuncia del joven PRO

Ante los despidos, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) pidió la renuncia de Kenji Gómez Matsumoto, Coordinador de la Secretaria de Agricultura Familiar, delegación Salta, a través de una carta firmada por las y los trabajadores. Si bien el vaciamiento de la SAF viene de la gestión anterior, durante el gobierno de Cristina Fernández, este año se produjo una profundización.

Carta que pide la renuncia de Kenji Gómez Matsumoto

Kenji Gómez Matsumoto sucedió a Carlos López Sanabria en la función de coordinación local, quién se fue en diciembre pasado con otros despidos a cuestas. Pero el referente de la juventud del PRO superó a su antecesor.

La carta enviada a Matsumoto y otras autoridades como el gobernador Urtubey; Martín de los Ríos (presidente del PRO en Salta y diputado provincial); Santiago Hardie (secretario de Agroindustria); y a Luis Miguel Etchevehere asegura que el joven salteño “no está capacitado” para el cargo que ocupa.

Entre una de las razones señaladas en la misiva, describen que el actual coordinador “no conoce los territorios, tampoco los objetivos y prioridades de las organizaciones de la agricultura familiar, y lo central de todo es que desconoce en lo grueso y en lo fino las estrategias, alianzas y acciones para superar las dificultades que tenemos”.

Asimismo describen que “la única gestión conocida fue hacer los trámites para obtener su propio pase a Ley Marco (que a los técnicos que dirige les costó 15 años conseguir), para el resto de las cuestiones no demostró capacidad de gestión y sentido común, ni ganas, ni presencia para insertarse en la problemática del sector de la agricultura familiar a pesar de llevar más de dos años de trabajo”.

Precarización provincial

Las condiciones laborales en la SAF Salta son de las más precarias y no se alejan de la precarización laboral existente en la provincia de Urtubey, donde cerca del 70% de los jóvenes trabaja en negro. Con alrededor de 1500 trabajadores en todo el país, no hay una sola planta permanente. Los contratos se dan por medio de una Ley Marco, con renovaciones anuales y hay contratos aún más precarios que se ejecutan por medio de la fundación argenINTA, que se renuevan cada 3 meses. Arquitectura creada por el kirchnerismo.

En el Informe de situación, los trabajadores advierten que sumado a los despidos, el Ministerio de Agroindustria macrista decidió terminar con el Monotributo Social Agropecuario, “herramienta que permitía a los agricultores familiares en situación de vulnerabilidad acceder a una obra social, la posibilidad de jubilarse y realizar sus ventas en blanco al emitir facturas de curso legal”.

Además consignan que para llevar adelante el reempadronamiento (que permite extender el beneficio hasta Diciembre de 2018) o la baja, se determinó un plazo mínimo de poco más de un mes. “Así, desde el 2 de julio al 10 de agosto lxs técnicxs de la SAF debieron hacer acciones de difusión de la medida, y las acciones administrativas pertinentes que implicaron lidiar con la carga de información de manera virtual en el colapsado sistema GDE y ‘dar la cara’ para quitar un derecho construido para los agricultores familiares a lo largo de 10 años”.

Agroexportación

“La lucha no es solo por las fuentes de trabajo, que sabemos que son la razón de ser de la política pública, porque sin agricultura familiar, sin sector productivo, no hay trabajadores, ¿para qué nos querrían? En realidad vienen por el sector productivo, porque lo único que les interesa es la agro exportación”, señaló una de las trabajadoras despedidas.

Agricultores familiares de todo el país reunidos en la sede de la Federación Agraria Argentina de Rosario señalaron que el gobierno es responsable y sus políticas son funcionales a los grandes terratenientes y los sectores especulativos del agronegocio y de la renta financiera. “Nuestro sector se extingue y junto a nosotros, se empobrecen los pueblos del interior y se apagan los territorios rurales; la tierra y la producción se extranjerizan y concentran y los consumidores pagarán alimentos cada vez más caros”, describieron.

Patrón de estancia

El vaciamiento de El Diario de Paraná y las denuncias por el empleo de mano de obra esclava en sus campos, forman parte de los antecedentes del ahora ministro de Agroindustria de la Nación, según señalan los propios trabajadores y profesionales.

“Luis Miguel Etchevehere no es un loquito descontrolado que hace y deshace a su antojo, su hermano Juan Diego, presidió hasta hace pocos días la Fundación Pensar de Entre Ríos, la misma que proyecta las políticas de Cambiemos y que acaba de avalar el uso de agroquímicos a 10 metros de viviendas en el territorio entrerriano, algo que está en consonancia con los despidos de técnicos que llevan adelante el control de alimentos en el SENASA, organismo encargado de controlar la calidad de los alimentos que consumen los argentinos”, señalaron.