Una Resolución del Consejo Superior de la UNSa establece un “bono de gratificación” de $8000 para consejeros. Criticas del Frente estudiantil y de algunos docentes.

El rector Victor Claros decidió pagar un “bono” a consejeros estudiantiles y graduados a través de una resolución. La medida no fue bien recibida por el Frente de estudiantes y por algunos profesores del sector de Franja Morada que consideraron de insensata la medida: “Nuestro rechazo tiene que ver con el pago a los consejeros, con el agravante de que los propios consejeros hayan consentido votar y adjudicarse un bono de $8000 y $4700 (graduados y estudiantes respectivamente). En lugar de pensar en sus propios compañeros que no tienen trabajo aprovecharon la representación otorgada por el voto de los respectivos claustros para otorgarse ese dinero”, señaló el profesor Ruben Correa.

Desde  el Frente Estudiantil rechazaron también este “Bono de Gratificación”: “porque es un pretexto para la integración política de los distintos sectores y de ninguna forma vamos a ser cómplices de un régimen universitario que llevo al quiebre a la educación. Son la correa de transmisión de todo el ajuste en el presupuesto educativo. No hicieron nada frente a la enorme expulsión de estudiantes que no podían cursar la virtualidad, e improvisaron desde el cursado hasta las mesas de exámenes sobreexplotando a los docentes. Ahora resulta, que gratifican la colaboración de los consejeros estudiantiles en este proceso, que en su mayoría no dijeron nada frente a estos constantes ataques educativos.”

Cuatro docentes dijeron no

Cuatro docentes decidieron devolver el “bono de fin de año”. El profesor Rubén Correa, quien se desempeñó como secretario general de la universidad entre 2018 y 2019,  Marta Pérez, Sergio Quintana y Miriam Tárraga.

Así contó Correa su rechazo:

Hola, tal como venimos informando, hoy nos presentamos en Tesorería General de la Universidad Nacional de Salta los docentes, Marta E. Pérez, Sergio A. Quintana, Miriam Tarraga y quien escribe, con el objetivo de devolver la “gratificación extraordinaria” depositada en nuestras cuenta-sueldo del Banco Patagonia.
Los compañeros PAU nos informaron que tenían instrucciones de no recibir el reintegro de la “gratificación” sino mediaba un instrumento que les indique el carácter de dichos ingresos y dónde incorporarlos. Pero que de todas maneras, iban a consultar con el Secretario Administrativo.
Minutos después tuvimos una breve conversación con el Secretario Administrativo de la UNSa el cual nos señaló que presentáramos una nota solicitando que los $12.000 nos descontaran de los haberes del mes de diciembre y que lo podíamos justificar “como si hubiéramos solicitado un adelanto de sueldo”. A lo cual respondimos que de ninguna manera íbamos a seguir ese procedimiento pues, esta gratificación no puede ser considerada como política salarial por varios motivos, en primer lugar, porque no es Facultad de la Universidad definir la política salarial de los trabajadores docentes y PAU, por lo tanto no pueden colocarnos dinero en la cuenta-sueldo porque no corresponde y menos retirarnos el dinero como adelanto otorgado a nuestros salarios.
En esa contradicción el Secretario Administrativo, muy nervioso, argumento que yo como ex funcionario de la gestión anterior había pagado y cobrado los bonos años anteriores. Esto me demostró el desconocimiento que tiene sobre la Universidad, pues nuestro rechazo tiene que ver con el pago a los consejeros, con el agravante de que los propios consejeros hayan consentido votar y adjudicarse un bono de $8000 y $4700 (graduados y estudiantes respectivamente). En lugar de pensar en sus propios compañeros que no tienen trabajo aprovecharon la representación otorgada por el voto de los respectivos claustros para otorgarse ese dinero.
Esto está muy lejos de lo que pretendía argumentar el Secretario y es mucho más grave cuando señalan que no tienen instrumento para recibir la devolución de dinero que pretendíamos realizar. El dinero tiene un origen y su devolución debe imputarse al renglón presupuestario del cual surge. No vemos cual es la dificultad para recibirnos el dinero que no forma parte de la masa salarial que aporta el Tesoro de la Nación.
Con lo cual vamos a esperar que nos notifiquen e indiquen el procedimiento para devolver esos recursos sin que nos afecten nuestros haberes de diciembre pues nosotros hemos retirado de nuestra cuenta-sueldo un dinero que no corresponde acreditarlo como tal y menos pretender que lo solicitemos como adelanto de salario a devolver con el salario de diciembre.
En relación al otro argumento de que yo como ex funcionario avale en otros años el pago del bono, no voy a entrar en esa discusión pues desvía el motivo de nuestro rechazo a la “gratificación extraordinaria, por las decisiones tomadas desde el Rectorado de involucrar a los consejeros a través de una distribución monetaria antiestatutaria y el manejo de recursos públicos en una época compleja y muy dura para la sociedad argentina, donde el presupuesto debe estar destinado a los gastos que requiere el desarrollo académico frente al ajuste presupuestario del Gobierno Nacional.
Voy a dejar pendiente esa cuestión planteada por el Secretario Administrativo, pues ya tiene suficientes problemas en el área a su cargo y no me voy a entretener sobre el argumento torpe que esgrimió hoy a la mañana producto de los nervios y la inseguridad que manifiesta.
También vamos a esperar que no se vuelva a equivocar en la liquidación de los sueldos durante el período de receso, tal como acurrio a principio de año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here