Especialistas consideran adecuada la medida del gobierno de la tercera dosis de las vacunas contra el coronavirus a personas inmunosuprimidas y mayores de 50 años que recibieron inoculantes a virus inactivados.

Las vacunas inactivadas utilizan la versión muerta del germen que causa una enfermedad.

Las vacunas inactivadas no suelen proporcionar una inmunidad (protección) tan fuerte como las vacunas vivas. Es posible que necesite varias dosis con el tiempo (vacunas de refuerzo) para tener inmunidad continua contra las enfermedades.

«Es importante distinguir la tercera dosis de la dosis de refuerzo; la tercera dosis es un adicional al esquema primario que está indicada para determinadas poblaciones que tienen menor capacidad de respuesta inmune», explicó a Télam la médica infectóloga Florencia Cahn.

En ese sentido, aseguró que «esto tiene que ver con adultos mayores, personas inmunosuprimidas o bien asociadas a determinadas plataformas vacunales que en personas mayores pueden generar una menor respuesta inmune como son las de virus inactivado».

«Cuando hablamos de tercera dosis significa que para considerar que una persona tiene el esquema completo debe completar las tres dosis mientras que la dosis de refuerzo se da al menos seis meses después de completar los esquemas primarios y tiene que ver con que en todas las vacunas con el paso del tiempo la respuesta inmune va disminuyendo», añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here