Desde que empezó la cuarentena en Argentina, los edificios públicos de los distintos ministerios, nacionales y provinciales están casi desiertos. Apareció el trabajo Home Office como la alternativa más usada para que no se frene la vía administrativa de cada organismo. La Casa Rosada no es la excepción. Sólo algunos funcionarios están al pie del cañón. Es el caso de Santiago Cafiero, Jefe de Gabinete Nacional. Su lugar es en el primer piso, pegado al Presidente. Despacito y de a poquito va acumulando poder en la “mesa chica”, desde el cargo más codiciado.  

Como suele pasar aparecieron los rumores sobre su posible salida del cargo, aunque por el otro lado se dice que Alberto Fernández mantiene intacta su confianza en él. Esa versión circuló junto a la de otros cambios de Gabinete en medio de la crisis por la pandemia. “Estamos todos ocupados en la pandemia”, habrían dicho los cercanos al Alberto. 

Aunque las versiones de la salida de Cafiero están más cerca del kirchnerismo fundamentalista que de la oposición. Ya le pasó al propio Alberto, mientras fue Jefe de Gabinete de Nestor. Era la propia “pinguinera” la que se encargaba de bombardearlo. Entre los cercanos a Cafiero está el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, hombre de confianza extrema de Cristina. A pesar de que Cafiero representa al peronismo más tradicional. Es uno de los nietos de Antonio Cafiero. 

Los martes son los días de reunión de la mesa chica. Son 4 los que se sientan con Alberto a almorzar: Santiago Cafiero, Wado de Pedro, Máximo Kirchner y Sergio Massa. Con ellos discute, define medidas, analiza conflictos políticos y la gestión en general. 

La relación de Cafiero con Máximo también creció y hoy es uno de los hombres fuertes con quien el jefe de Gabinete habla todo el tiempo. No pasa lo mismo con Cristina. Hace una semana tuvieron su primera reunión después de 7 meses de gestión. Cafiero fue uno de los que sostuvo que el peronismo no ganaba sin Cristina.  

Por su parte, Massa que ya estuvo en el cargo de Jefe de Gabinete es de los que más empatía con él tiene. Massa y Cafiero se conocen desde hace años y es uno de los encargados de frenar a quienes lo quieren fuera del cargo.  

Con los gobernadores habla seguido, raíz de las habilitaciones para las actividades que están limitadas por el COVID 19.  Con Axel Kicillof se lleva muy bien. También con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, y Juan Manzur de Tucumán. Con el que no tiene relación es con Horacio Rodríguez Larreta.  Tampoco con los “más peronistas” de Cambiemos como Diego Santilli y Cristian Ritondo.

Cafiero tiene un perfil moderado, no es combativo ni mediático, aunque se llegó a convertir en “meme” el día que durante un anuncio presidencial por la cuarentena apareció en remera. Lo que pasó fue que el dia que Alberto anunció la extensión de la cuarentena no estaba previsto que ni él ni Wado de Pedro estuvieran en la conferencia y el presidente le pidió “vengan conmigo”.  Cosas que pasan…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here