Cada persona afronta las situaciones de la vida de diversas maneras por lo que cada uno reacciona de modo distinto ante la epidemia infecciosa. Somos vulnerables a la propagación del miedo por los medios de comunicación, las redes sociales, por lo que debemos cuidarnos de la angustia. Para conocer sobre salud mental hablamos con el psicólogo Lic. Juan Manuel Chehadhi  para que nos de claridad en el tema. (Por Guadalupe Macedo)

La llegada del COVID- 19 fue sorpresiva, y la cuarentena obliga a que los argentinos afrontar una situación que nadie esperaba.  Esta enfermedad puede afectar a la salud mental debido al miedo al contagio, el distanciamiento social, y el aislamiento de nuestros afectos causan inestabilidad en la vida cotidiana. Por esto es necesario convivir con conductas saludables para cuidar la salud mental en este tiempo donde se modificaron las rutinas cotidianas donde existe un corrimiento de la vida pública hacia el terreno de lo privado.

¿El encierro por la cuarentena puede afectar la salud mental? ¿Quiénes son los/las más afectados?

“Analizar este tipo de situaciones implica pensar en términos generales y de conjeturas. Mi hipótesis es que el aislamiento como medida de protección y cuidado ante la pandemia va a repercutir en la salud psíquica de cada uno. Cómo repercute va a depender de los recursos subjetivos que tenga cada persona para elaborar esta situación, y eso se determina en el “caso por caso”.

Para Freud, la salud psíquica estaba determinada por nuestra capacidad de amar y trabajar. Es indudable que con la emergencia sanitaria que vivimos esto se modifique y nos enfrente a un nuevo escenario en el que tenemos que poner en juego nuestra creatividad para que ese lazo con la vida continúe. Y es allí donde la tecnología puede sernos de gran ayuda utilizándola adecuada y responsablemente.

Este nuevo escenario nos exige suspender, y en gran parte renunciar, a muchas actividades de nuestra vida cotidiana. También, pone a prueba con nuestra responsabilidad para cuidarnos a nosotros mismos y a los demás.

¿Qué nos devuelve esta pandemia a nuestra subjetividad? Nos devuelve una dimensión trágica de la vida. Nos advierte de nuestra finitud y de que nuestras acciones como hombres tienen un límite. Nos recuerda, volviendo a Freud, que también la naturaleza es una fuente de sufrimiento. Pero también nos devuelve la oportunidad de poner en juego determinados valores. Por ejemplo, uno lee en las noticias que muchas personas buscan aprovecharse de esta situación para beneficiarse económicamente, personas que no cumplen con las normas y uno deduce qué valores están por detrás de eso: el interés personal, el egoísmo. Pero también, uno sabe que hay personas como los profesionales de la salud, de seguridad, trabajadores de distintas áreas y rubros que están poniendo el cuerpo y comprometiéndose éticamente con esta situación. Personas que realizan desde sus casas y dentro de sus posibilidades, muchas acciones solidarias. Entonces uno sabe que está en presencia de otros valores como la vocación de servicio, la ética y la solidaridad. Esperemos que el Estado pueda traducir esos valores humanitarios en políticas públicas”.

¿Las medidas como por ejemplo lavarse las manos, usar alcohol en gel, pueden perjudicar la salud mental?

“La pandemia, como te mencionaba anteriormente, está modificando nuestra vida cotidiana y también nuestras conductas. Creo que no se puede establecer una relación directa entre esas medidas de higiene y la salud psíquica de cada persona. Lo importante es saber cuál es la finalidad, el sentido de nuestras conductas y advertir que en ellas está en juego el cuidado de la salud propia y la de los demás. Estas medidas nos vuelven sujetos activos y responsables. Esperemos que se pueda garantizar esas medidas, que la gente pueda tener los recursos y los insumos necesarios”.

¿El tiempo en las pantallas, puede afectar en las conductas de los niños y jóvenes?

“Yo creo que lo importante es poder realizar un buen uso responsable y supervisado de las tecnologías, como por ejemplo en el caso de los niños. Casi todos pasamos la mayor parte del tiempo utilizándolas: para comunicarnos, estudiar, investigar, informarnos, jugar y recrearnos. Ahora que estamos cumpliendo con el periodo de aislamiento la tecnología puede ser una herramienta, un medio para compartir con el otro, ya sea en la proximidad como en la distancia. Las generaciones se pueden encontrar durante este aislamiento y la tecnología puede ser un medio. Es importante escuchar a los niños y adolescentes porque hay mucho para aprender de ellos, y, sobre todo, permitirnos el aburrimiento para dar lugar a la creatividad. Es un desafío y una oportunidad para el reencuentro”.

¿Cómo podemos proteger la salud mental?

“Creo que la mejor forma de protegerla es pedir ayuda profesional cuando se presente una situación de urgencia subjetiva. Saber que hay otro que puede escucharnos y darnos una respuesta.

También es muy importante el rol de los comunicadores sociales y los periodistas para poder brindar información confiable sobre la pandemia, sus indicaciones y recomendaciones para trabajar la sobreinformación, el rumor y también poder llegar a aquellos que no tienen acceso a medios tecnológicos para informarse”.

Para cuidar la salud mental la secretaria de Salud Mental y Adicciones del Gobierno de la Provincia de Salta abrió un servicio de apoyo y contención Psicológica a través de la línea 3875172782, donde un equipo de psicólogos brindara un espacio de contención, escucha e información profesional para acompañar y cuidar la salud mental en este tiempo de emergencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here