El escándalo por las facturas gemelas del intendente Gustavo Solís fue ratificado por la Auditoría General de la Provincia y las pruebas quedaron a disposición de la justicia. Hechos y antecedentes de una gestión con poco afecto a la transparencia. (Por Nicolás Bignante)

 

En la ciudad termal que comanda el empresario Gustavo Solis Mónico, es cada vez más difusa la línea divisoria entre el dinero público y el privado. La auditoría realizada en el municipio y próxima a publicarse no prevé grandes sorpresas para los rosarinos, quienes vienen advirtiendo las anomalías de la gestión Solís desde hace años.

Al menos eso puede desprenderse del análisis de las órdenes de pago libradas por la municipalidad de Rosario de la Frontera, en la que aparecen facturas gemelas para justificar contratos distintos con montos de $201.000 y $940.000, entre otras irregularidades.

La empresa sobre la que posan todas las miradas en estos días es «Nico Áridos» de propiedad de Mirta Verónica Corimayo. Una empresa que, dicho sea de paso, está domiciliada en La Merced.

los informes de AFIP correspondientes a las facturas en cuestión indican que el CAI no corresponde al contribuyente, que no tiene una dirección existente y que, en definitiva, no existe. En cuanto a Mirta Verónica Corimayo, el sistema apunta que la contribuyente no es confiable y que está dada de baja del sistema. A eso se suma que, en los registros oficiales, no figura ningún movimiento ni actividad relacionada a «Nico Áridos» desde el año 2008.

Uno de los contratos por el cual se pagó una factura fue concretado en 2017 y la obra fue realizada en el mismo año; no obstante, el comprobante en cuestión está fechado en enero de 2016, algo a todas luces irregular.

 

El detalle:

 

Las facturas halladas llevan el mismo número (0001-0000059), aunque con diferentes montos: uno con fecha del 08/01/2016 por un total de $940.000 y otro de la misma fecha por $201.954. En esta última puede leerse la leyenda «Es duplicado, no original» escrita a mano y las palabras «Pago según Res. 1723/16» en el detalle. La factura que lleva una cifra cercana al millón de pesos refiere que fue extendida en concepto de «Cant Horm Calles», algo difícil de dilucidar.

En ambos casos se comprobó, cruzando datos con AFIP, que el CAI no se corresponde con el punto de venta, con los comprobantes, ni con el CUIT del emisor. Otra rareza en el mecanismo de pago de Solís, es que ambas facturas fueron pagadas con un total de 18 cheques librados el mismo día, exactamente un año después de emitidos los comprobantes gemelos.

A fines de enero de 2016, la misma empresa vuelve a extender otra factura al municipio con el número 0001-0000060, por un valor de $940.000, cuyo detalle expresa: «Pago seg. Res. 82/17. Prov. de hormigón P/ Pav.». Curiosamente, el 9 de febrero de ese año (19 días después) aparece otra factura por $171.000 con el mismo número y con al leyenda «Es duplicado».

Todo apunta a que el destino de aquellos desembolsos debería haber sido la pavimentación de las calles del municipio, algo que aún mantiene en vilo a los vecinos. Entre las irregularidades denunciadas por los opositores a Solís aparecen señalamientos por la cantidad de pavimento adquirido. «Se facturaba el hormigón para una obra de 22 centímetros de alto y se hacía de 14», mencionan.

Las denuncias fueron presentadas en su momento por el diputado Gustavo Orozco y ratificadas por la auditoría General de la Provincia. Por los delitos detectados ya hay una causa que tramita en la fiscalía penal de delitos económicos complejos a cargo del dr. Leandro Flores.

El anhelo de los rosarinos es que las investigaciones tengan un derrotero distinto a las realizadas en el marco de la causa por el cobro irregular de dinero proveniente del plan «Salta Solidaria». Aquella causa, que dormita en los escritorios del fiscal penal Oscar López Ibarra, no ha arrojado mucha claridad sobre el enorme y rudimentario desfalco que el jefe comunal concretó inscribiendo beneficiarios truchos en un programa social de la provincia.

Se trata de un viejo convenio con los municipios para otorgar una ayuda social a los más necesitados a cambio de contraprestaciones de servicios por 3 o 4 horas diarias. Para lograr el alta en el beneficio, era necesario que el postulante presente su fotocopia de DNI y número de CUIL. Nada muy difícil de conseguir para la gente de Solís; ya que, lo primero puede estar en posesión de la administración municipal por cualquier trámite administrativo que hayan realizado los vecinos y lo segundo puede averiguarse fácilmente vía internet. Aún así, para concretar la operación era necesario contar con la firma de los supuestos adjudicatarios, escollo que supieron resolver nada menos que falsificando – o mejor dicho- inventando firmas.

En la ciudad del sur provincial no son pocos los que vinculan la parálisis en las investigaciones con la estrecha relación entre el fiscal López Ibarra y el exsecretario de gobierno municipal Javier Mónico, actual senador departamental.

 

Los antecedentes:

 

Solís dirigió dos empresas contratistas de obra pública antes de ser intendente: El Portal Obras y Servicios e Isidro Solis. A esta última renunció seis días antes de asumir como jefe comunal.

El Portal Obras y Servicios, en tanto, está señalada como una empresa subcontratada por la metanense Conta SRL, para la realización de un tramo del gasoducto del NEA con una extensión de 215 kilómetros en el Chaco. Conta SRL -una de las empresas más favorecidas durante la gestión de Juan Carlos Romero- a su vez, integró una Unión Transitoria de Empresas -UTE- con UCSA y Chediak, una de las empresas de Angelo Calcaterra, primo del expresidente Macri.

Sin embargo, la imagen de emprendedor triunfante que supo construir para fundamentar sus aspiraciones políticas, contrastan fuertemente con los registros públicos oficiales que dan cuenta de deudas millonarias con diferentes entidades bancarias, muchas de las cuales, fueron asumidas como «incobrables». A dos años y 10 meses de gestión, la deuda estimada en casi 20 millones de pesos, está prácticamente saldada según los registros. A esto se añade el ostentoso crecimiento patrimonial del alcalde que se hace palpable en la opinión de los rosarinos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here