120 comunidades originarios de Rivadavia piden el diálogo con el gobierno por la situación sanitaria crítica del lugar. A pesar de la crisis sanitaria provocada por el COVID- 19, las comunidades sufren la falta de agua, la tala desmedida del bosque nativo y la falta de insumos y personal en los hospitales. (Guadalupe Macedo)

Las comunidades a través de un comunicado oficial piden al gobierno un dialogo, para la repartición equitativa de los pozos de aguas, la entrega de módulos alimentarios adeudados desde hace dos meses y reclaman la falta de asistencia ante la pandemia.

Abel Lutsej Mendoza Cacique de una de las comunidades describió la situación que están viviendo las comunidades: “tenemos un problema amplio, primeramente es el problema de agua. Hay comunidades que están tomando agua de las represas. Y el segundo es que nosotros no estamos recibiendo módulos alimentarios, eso lo estamos padeciendo hace muchísimo tiempo, sabemos bien que más de 30 niños murieron por desnutrición y nosotros estamos buscando alguna solución como cacique”. A la vez las comunidades no se encuentran de acuerdo con la construcción de hospitales de campañas “nosotros nos enteramos que van a realizar hospitales de campaña y es muchísimo dinero que va destinado a la provincia de salta, y para nosotros como pueblo originario no es la solución. Porque nosotros estamos pidiendo mediante acta es que vengan a equipar nuestro hospital, es decir la compra de medicamentos, la compra de ambulancias nuevas, respiradores, y nombrar a más personas que estén capacitados, o que tengan el título  y que sean de la zona”.

El principal problemática que viven es la falta de agua, muchas de las comunidades no pueden acceder a aguas limpias. El pasado  8 de septiembre el  ministro de Producción y Desarrollo Sustentable Martín de los Ríos, firmó el contrato para la construcción de obras de perforación de siete pozos en el departamento Rivadavia que serán destinados a las comunidades originarias. Los caciques, reclaman que el IPPIS, destino a que comunidades les corresponde el pozo de agua según afinidades políticas, dejando a comunidades sin agua, y algunas con doble pozo. “Los pozos de aguas que supuestamente el secretario del pueblo originario que es del IPIS, ya ha definido cuales son las comunidades asignados, que los 7 pozos de aguas sean a través de una mesa de diálogo. Porque hay comunidades que ni siquiera son beneficiadas, ya hay comunidades que ya tienen el pozo de agua y sin embargo le van a volver a dar. Eso es políticamente, nosotros rechazamos y repudiamos la decisión política y la decisión del secretario del IPIS. Hay comunidades que se están repitiendo, que ya tienen pozo de agua y porque otra vez se benefician ellos. Nosotros como caciques estamos esperando un diálogo que no es una  decisión política, una decisión que ellos van a tomar por nosotros, acá hay comunidades que están tomando con sus animales y eso es un dolor para nosotros” comentó Abel Lutsej Mendoza.

Otro problema que manifiestan es la desinformación por la pandemia, no existe un dialogo con las comunidades, ni se les informa que se va a realizar. En esta semana las comunidades fueron visitadas para realizar hisopados y para extraer sangre. Las comunidades tienen miedo de lo que puede suceder con sus vidas porque desconocen las decisiones que está tomando el gobierno respecto a sus tierras y sus cuerpos. “Es lamentable, incluso se está hablando de la venta de plasma, en el boletín oficial del gobierno, dice que el que vende plasma es un delito, imagínese lo que están prohibiendo la libertad hay pueblos originarios que dicen que ellos han salido del virus, hay caciques que han salido, yo soy uno de los caciques, salí, me cure con los remedios naturales. Nosotros deambulamos con varios caciques y dijimos que si hay tanto interés por el plasma, al menos queremos tener la libertad de dar o no dar que decidamos nosotros si lo vendemos, ahí está el derecho del ciudadano originario, y que siempre haya un entendimiento profundo” relato Abel Lutsej Mendoza.

Las comunidades mediante acta piden al gobernador que los fondos que destino nación por la crisis del COVID- 19 y los fondos que destino el ministerios de Desarrollo social y Salud, un total de 1151 millones de pesos, sean destinados a mejorar la situación de las comunidades de manera estructural, estableciendo medidas que beneficien a todos. La crisis del coronavirus causo la muerte de 25 personas perteneciente a las comunidades por las falta de insumos y personal en los hospitales. Pero a la vez, las comunidades reclaman que la falta de agua y el desmonte causa malestares en sus comunidades. “Estamos pagando todos, los animales ahora están libres, y nosotros estamos padeciendo, es una lección para nosotros. Mucha gente debe darse cuenta que dañando el monte todo lo que es la naturaleza, después es contra nosotros. Es para  que nosotros tomemos consideración sobre la importancia del monte, de aquel árbol. Entonces el mensaje como pueblo originario es que tomemos conciencia y no solo el dinero nos puede salvar, sino el monte, y es lo que estamos pasando hoy con los medicamentos naturales, no artificiales, es  lo que nos esta sanando. Por eso reiteramos que nos vengan a poner el pozo de agua que es lo más urgente” comento Abel, pidiendo que se pare con el desmonte en sus territorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here