Tras el corte de calles la semana pasada, la Justicia busca amedrentar a los remiseros. Desde la Legislatura ofrecen soluciones que generan malestar entre los taxistas. La AMT y Federico Hanne permanecen indiferentes. (Libertad Flores)

El conflicto de licencias entre remiseros y taxistas volvió a poner el foco en el accionar de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) y en los negocios del transporte público en Salta, manejados por unas cuántas manos. Las agencias son denunciadas por los propios trabajadores, acusadas de sacarles el dinero de su trabajo, mientras legisladores y funcionarios siguen sin poder dar soluciones acordes.

Luego del corte de remiseros que duró varias horas en las calles céntricas de Salta la semana pasada, la Fiscalía Penal 6, a cargo de Horacio Córdoba Mazuranic, inició actuaciones preliminares para identificar a quienes participaron de la movilización que generó un verdadero caos en la ciudad.

“Se trabaja en la individualización” de los participantes, informaron desde la Justicia salteña y describieron que éstos “impidieron y entorpecieron el normal funcionamiento de los servicios públicos de transporte entre las 10.45 hasta las 21.35 del día 23 de Agosto, habiéndose observado del relato de los informes, un accionar deliberado y organizado por parte de los manifestantes, con una clara orquestación previa y habiendo cumplido claramente con el objetivo de entorpecer de manera deliberada el funcionamiento del servicio de transporte”.

En otras palabras, desde la Justicia realizan una persecución a trabajadores en ejercicio del derecho a la protesta y organizados a través de la “Unión de Conductores de Remises y Afines de Salta” (UCRAS).  Específicamente lo que los trabajadores reclaman es el cobro por parte de las agencias de alrededor de 350 pesos diarios para poder trabajar, algo que consideran un exceso puesto que representa entre $2200 y $3200 por semana. Otro de los puntos expuestos en función al reclamo tiene que ver con los recientes despidos que realizaron las agencias, contratando a nuevos choferes. Entonces lo que también solicitaban era la reincorporación de esos trabajadores despedidos. Una posible solución encontrada por los trabajadores de remises estipula unificar el sistema de transporte y que de esta manera todos pasen a ser taxistas.

A la espera de respuestas

Legisladores que integran la Comisión Bicameral de seguimiento en el proceso de Constitución de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), la Sociedad Anónima de Transporte Automotor (SAETA) y la aplicación de la ley nº 7322 recibieron esta semana a referentes de la Unión de Conductores de Remises y Afines de Salta para analizar la conflictiva situación.

Entre las soluciones, los legisladores expresaron que buscarían quitar las licencias a las agencias de remises para que éstas pasen a cargo de la provincia quién las otorgaría a trabajadores que no podrán tener más de una. Las licencias serían así de los conductores de remises, siempre y cuando cumplan con los requisitos, y la mantendrán hasta su jubilación o cuando se produzca una irregularidad que amerite la quita de la misma; en dichos casos, la licencia volvería al poder de la provincia para que se adjudique a un nuevo trabajador.  En cuanto a la jubilación, los trabajadores y según la idea de legisladores, podrán acceder a la misma a los 65 años, siempre y cuando realicen aportes como monotributistas.

Manifestación taxista

Ante esta supuesta solución, los trabajadores de taxis no tardaron en mostrar su malestar.  El Sindicato de Peones de Taxis se declaró en estado de alerta y movilización, según lo anunciado en una conferencia de prensa realizada en la sede sindical de Villa Soledad y anunciaron una movilización y marcha para el próximo martes 4 de septiembre.

«Nuestra medida será de marcha y no de corte. Nos movilizaremos desde el sindicato (Acevedo y San Felipe y Santiago) hasta la Legislatura, porque nosotros no podemos entender cómo los legisladores se dejan llevar por delante por los remiseros. Nosotros entendemos, somos compañeros, pero no vamos a permitir que nos llenen de taxistas porque es inviable», dijo el secretario general del gremio, Carlos Vilá. Desechando de lleno esta posible solución expuesta por remiseros.

Clin caja

Según referentes gremiales, actualmente existen 57 agencias de remises y 1700 licencias para la provincia. La multa por no circular con la orden de viaje es de $2390. El concejal Ernesto Alvarado, secretario general del Sindicato de Conductores de Taxis, al ser consultado sobre el corte de la avenida San Martín de la semana pasada disparó contra la AMT y su actual titular: “La mayoría de los compañeros no están registrados y la AMT mira para el otro lado. Después de una lucha de muchos años uno tiene que llegar a la conclusión de que acá hay alguien que está haciendo caja ¿Por qué el funcionario de turno no está haciendo nada?”, sentenció Alvarado, y volvió a poner la lupa sobre el organismo presidido por el licenciado Federico Hanne.

1 Comentario

Comments are closed.