La mediática logró una banca como diputada provincial  pero no es solo una cara conocida, sino el mascarón de proa de grupos evangélicos y católicos que postergaron diferencias en pos de un objetivo común: representación política para el movimiento anti aborto.

 

Los 146 mil votos que cosechó la lista de candidatos a diputados encabezada por Amalia Granata fue una de las sorpresas de las elecciones primarias. De inmediato, los desprevenidos asociaron ese resultado al alto perfil de la candidata y su fama ganada como botinera y asidua participante en los programas de la farándula

La realidad es otra. Granata es apenas el mascarón de proa de un armado transversal que sobrevuela siglos de desconfianzas entre católicos y evangélicos y que en esta etapa los encuentra codo a codo para resistir la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y con un principio básico e innegociable, según ellos: la defensa de la vida y la familia. En el resto de los temas se admiten criterios diferentes.

Con el resultado del domingo  la lista Unite por la Vida y Familia se aseguró varias bancas de diputados provinciales. Quien comenzó el frente fue Walter Ghione, el pastor evangelista que ocupó el segundo lugar en la lista de candidatos a diputados provinciales. En el tercer escalón se ubicó Nicolás Mayoraz, abogado rosarino vinculado a la Iglesia católica. La cuarta que también ingresa es la fonoaudióloga Betina Fiorito, el quinto es el profesor evangelista de la UTN, Juan Domingo Argañaraz. Y el último lugar es para Natalia Armas, también identificada con los sectores eclesiásticos.

Granata y Ghione habían competido en listas de diputados nacionales diferentes en las elecciones de 2017. Ninguno alcanzó los votos necesarios para entrar al Congreso. Hasta entonces, Amalia no había desplegado el costado antiderechos que explotó un año después cuando el tema aborto llegó al Congreso.

“La única referencia que teníamos de Amalia era la mediática. Nos sorprendió gratamente la defensa en contra que hizo durante el debate del aborto y cómo nos defendió en los medios”, cuenta el pastor Ghione. “Obviamente nos preguntábamos quién estaba detrás, y nos sorprendió mucho porque lo único que había eran sus propias convicciones”.

Por su parte, Nicolás Mayoraz es un conocido abogado constitucionalista que desde mediados de la década pasada intentó infructuosamente frenar en la Justicia ordenanzas y leyes destinadas a garantizar derechos sexuales y reproductivos, entre ellos la anticoncepción de emergencia o píldora del día después.

Es practicante católico y se siente identificado con la Renovación Carismática, pero aclara ante la consulta periodística que su participación en la lista no es confesional, sino “a título de la agrupación Abogados por la vida”, fundada el año pasado cuando se debatió el aborto.

Esa experiencia también decidió a Ghione y Mayoraz a entrar en faz electoral y unir esfuerzos, aunque ambos se conocen y coordinan actividades desde hace una década. La principal es la marcha anual por los derechos del niño por nacer. También coinciden en cuestionar la Educación Sexual Integral, los programa de salud reproductiva y lo que denominan la ideología de género, lo que les vale la etiqueta de “militantes antiderechos” por parte del Movimiento de Mujeres.

“Con el debate por el aborto nos encontramos con diputados que nos habían dicho una cosa y después votaron de otra. Entonces decidimos ir nosotros mismos y ponerlo en cada elección, donde la base son la defensa de la vida desde concepción hasta su muerte natural, la familia y el famoso no se metan con nuestros hijos en la educación. Nosotros decimos claramente que tenemos esta postura y el que no está de acuerdo que no nos vote”, reveló Ghione.

Redes

Quizás la sorpresa que provocó el resultado de Granata se deba a que los candidatos no tuvieron una visibilidad en vía pública y medios como los de los principales frentes electorales, salvo los espacios garantizados por el Estado en TV y radio.

“Gastamos 20 mil pesos en folletos y te aseguro que no sirvieron para nada –afirma el pastor de la iglesia Ministerio de Jesucristo Pan de Vida–. Para nosotros fue esencial el uso de las redes sociales. Hicimos mucha campaña ahí y a través de grupos cerrados como Whatsapp. Hoy esas herramientas nos permiten llegar de forma más directa y eficiente”.

 

Ghione asegura que el trabajo fue casi artesanal. “Ojalá hubiéramos tenido comunity managers, planificadores de comunicación en las redes…, nada de eso. Todo fue muy casero”. La estrategia comunicacional, de todos modos, fue pensada para llegar a quien saben que los puede acompañar.

“Cada organización tiene su base de datos y lo trabajó con las redes que tenía. El año pasado, con el aborto, se crearon muchas bases de datos y redes. Por ejemplo, tenemos el grupo tuiteros por la vida, con bases en Entre Ríos y Córdoba”, explica el pastor-candidato.

Las organizaciones provida a nivel nacional también hicieron lo suyo: “Nos dieron un apoyo muy fuerte para volcar las bases de datos que recolectaron el año pasado y que nuestro mensaje vaya directamente a quien sabemos que puede acompañarnos”.

“Cuando Amalia dice que esta campaña salió 2 pesos no se equivoca. Obviamente, si yo tengo todas las redes de iglesias evangélicas, pastoral… este es el resultado. Hemos utilizado todos los recursos para llegar a la gente”, afirma.

Familia de peso

Ghione viene de una familia de mucho peso en el movimiento evangélico argentino, con abuelo, padre y hermanos pastores al igual que él. Está al frente de uno de los 27 templos que hay en la ciudad de la iglesia Ministerio Jesucristo Pan de Vida (su sede central es la de Uriburu al 1400), que es parte de la organización pentecostal Asamblea de Dios.

Desde hace años está decidido a llevar lo que denomina “sus principios y valores evangélicos” a una etapa política. Fue candidato por primera vez en 2011 cuando disputó sin éxito la candidatura a concejal.

 

Luego el jefe del sindicato de los recolectores de Rosario, Marcelo Pipi Andrada, le presentó al veterinario Carlos Cossia y armaron una lista conjunta. Cossia ingresó al Concejo. Ghione, que le seguía, se quedó afuera y pasó a desempeñarse como secretario de bloque, lo que le permitió foguearse y conocer de adentro la política municipal.

Trabajo fino

Alrededor de 5 años atrás, comenzaron lo que denomina “un trabajo fino” iglesia por iglesia a capacitar dos o tres personas en cada una. Les empezamos a enseñar las bases ideológicas de cada partido. Les explicábamos qué hay detrás de cada uno. Y después decíamos como tenemos que pararnos ante la política”.

Mayoraz, como se dijo, tiene una larga trayectoria en estos temas. “En estos 20 años me dediqué a formar jóvenes y grupos, organizamos la marcha (del niño por nacer). No pertenezco a ninguna congregación en especial, pero si me preguntan con qué me siento más identificado y que he participado es con la Renovación Carismática”.

Fuente: Rosario 3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here