Elba Susana Menendez. Juzgado de Violencia Familiar y de Género Nº1. Tartagal.

En Gral Mosconi, un hombre denunció a su hermano y a la jueza Susana Menéndez a quienes responsabiliza por la muerte de su anciana madre. La demanda fue radicada en la fiscalía penal a cargo de Gonzalo Vega, desde donde aún no habrían comenzado a investigar el caso.  (Claudia Álvarez Ferreyra)

Uno de los hermanos denunció al otro por maltrato a sus padres ya ancianos, posteriormente se realizó una exclusión del hogar. Hace un mes murió la madre y ahora el hijo excluido denuncia al que había quedado a cargo y lo responsabiliza por abandono de persona, también acusa a la jueza Susana Menéndez.  La demanda fue radicada en la fiscalía penal a cargo de Gonzalo Vega, desde donde aún no habrían novedades para esclarecer la muerte de la anciana.

Guillermo Díaz tiene 35 años, es el menor de 4 hermanos y era quien cuidadaba de su madre (68) y de su padre (81). Hace unos meses el hermano, de nombre Omar, lo denunció por maltrato en el Juzgado de Violencia Familiar y de Género a cargo de Susana Menéndez. Guillermo fue excluido de la casa familiar. Él asegura que la acusación fue falsa. El 11 de mayo murió la madre, que se encontraba postrada a causa de varias enfermedades, Guillermo cree que no recibió las atenciones que necesitaba por eso ahora es él quien denunció en la fiscalía penal  a su hermano y a la jueza, sobre la funcionaria dice que no investigó ni realizó las pericias correspondientes para corroborar la veracidad de la demanda que se había efectuado en su contra.

Díaz cuenta con el patrocinio legal de la abogada Sarah Esper. En consulta con la letrada plantea: “La situación es sumamente grave. Guillermo estaba a cargo del cuidado de sus padres, un día su madre se cayó, hay testigos, él no estaba en la casa, hacía las compras, los trámites en el médico. Hizo una exposición dejando constancia, documentando todo. Un hermano de él hizo una denuncia. Ponía en duda la situación. Adujo sin presentar prueba alguna que este chico maltrataba a sus padres y que usaba el dinero. Menéndez dictó la primera cautelar de abstenerse de ejercer violencia. Hay una cuestión económica de por medio. El hermano le hace una segunda denuncia, pide que no intervenga la justicia penal, sólo Menéndez y que lo excluyan de la casa. Lo citan a Guillermo, le toman una declaración. También a Omar, él presenta cosas que no son elemento de pruebas, una carta de él con la hermana, fotos de cómo eran los padres más jóvenes y de cómo estaba la madre, que no prueban nada,  sin revisación médica. La jueza lo excluye. A partir de esa instancia los vecinos empezaron a escuchar a una sra. que gritaba porque quería ver a su hijo, él la cuidaba, le daba de comer”.

Esper dice que había pedido que se hagan las pericias social, ambiental, psicológica y vecinal, pero no las hicieron. Sólo se habría hecho un informe ambiental firmado por la Lic. Patricia Carrizo en la casa de los ancianos,  que figura con fecha 13 de mayo, recepcionada a las 12.40hs., la muerte de la madre se produjo el 11 y “la incorporan como viva. Habla de un padre que se levanta tarde cuando el hombre se levanta temprano entre las 5 o 6”. Además la fuente consultada en ese informe sería Omar Díaz, el hermano que denunció a Guillermo, sin que se prevea la necesidad de objetividad en lo que documentó.  La abogada afirma que la jueza no dio lugar a la presentación de al menos 12 testigos que ofrecieron. Y agrega: “una testigo asegura que la mujer estuvo sin ingerir líquidos y sin ir al baño. Ahora el padre está en un riesgo vital”.

“Viendo una situación de riesgo vital hicimos una presentación en la Corte de justicia, y responde reclamando una estampilla. Cuando se denuncia a una jueza no te pueden pedir estampilla… es una burla”, dice Esper y sobre la denuncia penal radicada en la localidad comenta que “está durmiendo la siesta”

La anciana falleció 45 días después de que la jueza Menéndez disponga que pase a estar a cargo de su hijo Omar. “Guillermo estaba siempre con sus padres, cuando no estaba le dejaba a una enfermera contratada al cuidado. A la enfermera la echaron a los 3 días. Los dejaban solos – a la pareja de ancianos-“, continúa diciendo Esper.

Guillermo y su abogada optaron por hacer público el caso porque no obtienen respuestas hasta el momento de parte de los organismos de justicia, quieren que se investiguen las condiciones en las que murió la mujer de 68 años. Hicieron una nueva presentación en la Corte de Justicia denunciando a la jueza Menéndez, de quien sostienen sería una protegida de la Jueza de la Corte Sandra Bonari, presidenta del Consejo de la Magistratura.