Antes de ser imputado en el robo de caños del Gasoducto y fuera destituido como intendente, Jorge Enrique Prado, anunciaba la construcción de una mega clínica en el municipio con fondos de una empresa venezolana.
Aseguró  a los vecinos que tendría ocho pisos y trabajarían médicos de todo el país. Para ello, se invertirían 50 millones.
En este caso tambien se comprobó que era una mentira, por lo que Prado será imputado por el delito de defraudación agravada por ser funcionario público.
En el momento del anuncio, el ex jefe comunal había solicitado al Concejo Deliberante de Aguaray la donación de un predio de dos hectáreas, donde se edificaria la clínica, cuya obra estaría en manos de la empresa venezolana Baneso, representada por Sebastián Solano. Sin embargo, Banesco nego toda vinculación con este anuncio y con Solano, mediante un comunicado.
Jorge Enrique Prado está en proceso judicial por el robo de caños del Gasoducto. Como también está acusado de malversación de fondos al municipio y ahora suma una causa más al Debe de su balance como intendente de Aguaray.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here