A todos nos cuesta mucho entender y ser entendidos, esa es la gran paradoja de La «Era de las Comunicaciones»; damos vueltas alrededor de múltiples desencuentros y acumulamos frustraciones. Buscamos hacer acuerdos que no prosperan y el acceso fácil a la información y la adquisición de conocimiento no redundan en resultados óptimos para la convivencia. Por Javier Plaza 

Las conductas que tenemos, en general, son reprochables y, aunque es difícil de escuchar en confesión, todos nos sentimos bastante contrariados, confundidos y apenados con nosotros mismos. ¿Cómo nos metimos en ese laberinto? Tan dramática es la situación que, ni siquiera, algo tan simple de observar como es la realidad, alcanza para asumir este error de concepto recurrente e intentar una recomposición en el análisis, las decisiones y la actitud; se nos enredan los pies en la trampa de la paradoja, nos damos de cara con las contradicciones y ahogamos  el ejercicio del entendimiento en la emoción violenta- moneda que no acepta cambio-.

Usted dirá, mientras lee, que conoce muy bien el tema y me sospecha un pelotudo  que presume del ejercicio innecesario de observar obviedades. Deme una chance y no me juzgue, quizá le acerque algún dato útil que le sirva para que cambie su opinión de mí y, si se anima, también de usted.

Vivimos en dos mundos y en ninguno hacemos pie: el mundo real y el virtual. Hace poco más de una década atrás, escuchábamos radio o veíamos TV; nos enojábamos con las noticias o las opiniones de los periodistas y los funcionarios, puteándolos como lo hacemos con un referí en la cancha. Losputeábamos pero no interactuábamos. Hoy, todos tenemos voz pública. A través de las redes sociales tenemos acceso fácil a la opinión ¡Pero no la sabemos  usar!Tampoco sabemos interpretar la multiplicidad de voces y seleccionar la información útil. Canales de noticias que transmiten durante las veinticuatros horas; diarios que, en su versión web, suben notas todo el tiempo; redes sociales que se saturan de expresiones egocéntricas y radios hechas trincheras.

Pero eso, no es  más terrible que las plataformas que proponen series y películas que bajan línea de pensamiento con una simbología maliciosa que proponen desesperación y conflicto ¡Todo al mismo tiempo!

No desespere si se ve reflejado en esta descripción,  le aseguro que todo tiene una explicación; usted, más que culpable, es una víctima de un error de cálculo de reconfiguración. Hay un choque entre dos formas  de percepción que lleva  a la perplejidad. En el  mundo real, ese en el que, usted, toma mate y se rasca la oreja con el dedo meñique, se mueve y resuelve sus problemas de manera visual; no presta atención a más de una cosa por vez; ya que, si lo hace, corre el riesgo de quemarse con el mate y de lastimarse  el pabellón auditivo; al usar la vista como sentido primordial, todos los procesos de análisis  y acción son lineales.

El mundo virtual, en cambio, es acústico, la vista no alcanza para entender y ubicarse en ese medio donde¡todo sucede a la vez! Su teléfono celular parece gobernarlo por la imagen pero no es así. Usted no se concentra en algo puntual más de treinta segundos; lo que lo estimula es el tacto y el sonido. Usted responde al llamado del sonido y la vibracióny sus dedos son los que  lo llevan de paseo por el mundo virtual.

Cada una de estas modalidades es una preferencia sensorial de la cultura. Para una sociedad que la acepta, dicha modalidad, ya sea acústica o visual, es la base sobre la cual reconoce su propia percepción de la cordura y eso es lo que, hoy, a usted lo perturba: la falta de un ideal de conducta donde recostarse para pelearle a la adversidad. Durante miles de años el sensorio del humano ha sido desviado. En alguien saludable y en estado natural, las energías físicas y psíquicas se distribuyen en forma equilibrada hacia todas las áreas sensoriales; en dichas condiciones es difícil alucinarse.

En cualquier medio cultural surgen problemas cuando solo un sentido es sometido a una andanada de energía y recibe más estímulos que los demás. Eso le pasó a usted en los últimos años. Todo se basó en lo visual y lineal, claro que hace unos veinte años atrás, usted, todavía tenía un lugar donde escapar para no ser bombardeado por la información; hoy, eso es casi imposible. Usted está en el  medio del conflicto y no es el único centro, es uno entre millones y no le alcanzan los ojos para ver en 360°  pero si, le es útil el oído.

A usted lo entrenaron para usar su cerebro de una manera que, hoy, le resulta ineficiente. Usa el hemisferio equivocado. Euclides y Newton fijaron el cuerpo del humano occidental en un espacio rígido y lo orientaron hacia el horizonte. El modo secuencial lineal del hemisferio izquierdo sirve de fundamento al lenguaje y al pensamiento analítico; el hemisferio derecho, cuya función principal  es el reconocimiento de normas de calidad artística y holística capta la relación entre distintas partes sin dificultad alguna y no está limitada por la secuencia rígida de deducciones.

Lo visual es una sustitución de perspectiva  para el pensamiento cualitativo que es multisensorial.  Usted piensa como ve  pero, ahora, debe adaptarse a pensar de acuerdo a como oye. Por eso, el mundo  actual lo lleva a sentirse estúpido y apenarse de sus conductas; llenándose  de insatisfacciones que derivan en agresiones a los demás. Usted no está acostumbrado a escuchar. Ese desfasaje que produce el cambio de modalidad afecta a las conductas. Pero quédese tranquilo, sus ancestros eran seres acústicos; yava a recordar como era eso de ser un humano íntegro. Aprenda a entender escuchando… como hacen el resto de los animales.

Le propongo un último ejercicio: Usted, seguro, escucha música y le gusta hacerlo con frecuencia. Con seguridad,también, no entiende lo que está escuchando. Solo sigue la melodía – que es lineal- y ni presta atención a la armonía y al tempo. Usted no escucha todo; se aprende la letra y si tiene suerte, afina cuando canta. Imaginemos  la música y a usted en una pista de baile -elijamos un ritmo: tango- , tome a su pareja y dance. Ahora tiene que prestar atención al espacio, al tempo, a su propio ritmo, tiene que guiar a su pareja con el tacto, cuidar sus movimientos para no entorpecer a los otros bailarines, siente el sudor de todos los participantes de la pista, sale de los espacios más agobiantes y busca los más frescos y donde pueda escuchar mejor ¿Se da cuenta?

Todos sus sentidos se activan en un espacio acústico y atienden a la totalidad de la realidad. No hay una linealidad. Todo a la vez. La reeducación de la percepción le puede ayudar a cambiar de actitud. Entienda que la gente con la que se pelea en las redes es igual a usted y hace lo mismo, aunque parezca que no…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here