Así lo mencionó el cantante al declarar en la causa donde su hijo está imputado y aseguró que le confesó que había abusado de otra niña. La hermana de Lautaro minimizó los abusos. Por Andrea Sztychmasjter

Durante el segundo día de audiencias en el juicio contra Lautaro Teruel declaró el padre del joven de 29 años y cantante del grupo folclórico Los Nocheros.

En su declaración el artista se mostró visiblemente emocionado y lloró al referirse a los hechos por los cuales su descendiente es llevado a juicio: “Sentí una cosa muy espantosa por mi hijo. Es algo que no se lo deseo a nadie”, dijo Teruel frente al Tribunal que deberá decidir la situación de los imputados denunciados por abusos sexuales.

En su testimonio el músico relató el momento cuando se enteró lo que su hijo había hecho: “Estábamos todos atormentados. Fue espantoso porque sentí los peores sentimientos que un padre puede tener con un hijo”, señaló.

Teruel padre manifestó que en una oportunidad se reunió con la madre y la niña que denunciaron, y criticó que la mujer le haya pedido plata a cambio, algo que sin embargo la mujer negó rotundamente haber hecho: “Ella me dijo, lo único que me interesa son los millones que vas a tener que poner”,  y contó que la mujer le mencionó que iba a escracharlo en la prensa.

Según su declaración el cantante le respondió: “No hagas eso, conversemos esto, veamos (…)Le vas a dar de comer a la prensa”.

El músico relató además el vínculo que unía a la familia Teruel con la familia de la niña y señaló que siempre intentaron acompañar a la abuela que en muchas oportunidades se hacía cargo de la nena. Mencionó que cuando habló con la abuela de la niña y amiga de su esposa se había quedado tranquilo: “Ella me dijo ‘dios aborrece el pecado y no el pecador’. Eso me dio mucha tranquilidad”, marcó el folclorista aunque señaló que su decepción fue grande al enterarse que habían efectuado las denuncias formales.

Durante su declaración el artista se refirió a los abusos por los cuales su hijo se encuentra imputado con una polémica frase que según retrató fue la forma en la que Lautaro le había contado lo sucedido. A su entender la niña “se hizo manosear”. Además señaló que fue su hijo quien posteriormente le confesó de los abusos contra la niña y que incluso le contó que lo había hecho con otra niña, hija de una amiga de la familia.

Teruel está imputado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el daño en la salud de la víctima, en concurso ideal con corrupción de menores doblemente agravada por tratarse de menor de 13 años y por mediar engaño.

En la causa acumulada,  está acusado, junto a Silvio Rodríguez  y Gonzalo Isaac Farfán, por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas en perjuicio de otra joven que también los denunció.

Al ser consultado el cantante sobre si conocía a la denunciante, respondió que solo había escuchado que “los muchachos” se referían a ella en relación “a su comportamiento de tener relaciones con dos o tres”. “Escuchaba que la nombraban mucho”, manifestó al tiempo que negó según lo que le contó su hijo que junto a sus compañeros de colegio hayan abusado de la joven sino que la chica había ido a tener relaciones con los tres.

Minimizar los abusos

Durante la jornada también declaró María Jimena Teruel, hermana del imputado quien retrató a la madre de la víctima como una persona conflictiva. La hermana también minimizó en todo momento los abusos y dijo que su hermano “es la persona más buena del mundo”.

En la jornada de audiencia también declaró la abuela de una de las denunciantes y amiga íntima de la esposa de Mario Teruel. También se escucharon audios que fueron rastreados de los teléfonos celulares de la familia de la joven. En la oportunidad al igual que su hija la abuela negó que le hayan pedido dinero a los Teruel y en cambio denunció que el cantante al enterarse de los hechos le dijo que él podía destruirlas socialmente “que era amigo de Urtubey”.

Acerca de los abusos denunciados, I. J. A. refirió que se iniciaron cuando ella estaba por cumplir los 10 años y continuaron hasta antes de que cumpliera los 13 años, cuando estaba en séptimo grado.

La víctima describió cómo ocurrían los abusos, cuando el imputado la llevaba a un baño de su casa y la obligaba a realizarle sexo oral. Dijo que cuando se negaba a acompañarlo, él cambiaba el tono de voz y eso le daba miedo. A veces la agarraba del brazo y la hacía arrodillarse. Otras veces la amenazaba con pegarle.

La damnificada refirió que las imágenes de esos momentos le llegan a la memoria mezcladas, pero sí recuerda que ella lloraba.

  1. J. A. contó también acerca de una reunión que mantuvieron ella y su madre con Mario Teruel, padre del imputado. Dijo que ella quiso hablar con él y con su esposa para pedirles perdón por la denuncia que iba a hacer contra su hijo. “Quería aclararles que mi problema era con Lautaro y que con ellos estaba todo bien”, precisó. Contó que el padre del acusado se mostró enojado y que les dijo que todos los chicos “cometían esas pendejadas”. También les advirtió que no tocaran a su familia porque él iba a salir en su defensa. La joven dijo que no recordaba exactamente todo lo que hablaron, pero sí les dijo que tenía contactos en los medios de comunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here