El mandatario venezolano calificó de “atroz” la detención del fundador de WikiLeaks y señaló que esto es una “afrenta al Derecho Internacional” El ex presidente ecuatoriano dijo que su cesor, Moreno, “entregó” a Assange a EE.UU a cambio de un acuerdo con el FMI

“Julian Assange no debe ser entregado a los EEUU donde su vida corre peligro por un proceso judicial amañado, en el cual ni siquiera han sido revelados los cargos de los que se le acusa, y donde existe claramente la intención de acabar con su vida”, aseguró desde Venezuela Nicolás Maduro. A través de un comunicado oficial, su Gobierno expresó “el más categórico rechazo a la atroz decisión que privó del derecho de asilo diplomático al ciudadano australiano-ecuatoriano”. Su arresto en Londres, añadió Maduro, fue realizado “de forma torpe y vergonzosa por la policía británica”.

Como era de suponer, el ex presidente ecuatoriano Rafel Correa calificó la decisión de su sucesor Lenín Moreno de suspender su asilo en la embajada londinense como “una de las traiciones más grandes de la historia latinoamericana”. Correa, quien gobernó ese país entre 2007 y 2017, consideró que Moreno ofreció entregar a Assange a cambio del apoyo financiero de EEUU en el Fondo Monetario Internacional (FMI). El actual Gobierno ecuatoriano recibirá pronto un préstamo del organismo financiero de 4.200 millones de dólares.

Moreno basó su decisión en la presunta “violación de las normas establecidas en las convenciones interamericanas sobre asilo diplomático de La Habana (1928) y Caracas (1954)”, por parte de Assange, informó su Ministerio de Exteriores. También “por los incumplimientos del Protocolo Especial de Convivencia de la Embajada” que Ecuador le había entregado en agosto pasado, tras varios pronunciamientos políticos sobre temas internos de terceros países, entre ellos la crisis catalana.

El mundo al revés según Kirchner

Cristina Kirchner también fustigó el cambio de postura de Quito que desembocó en la detención del fundador de Wikileaks. “En el mundo al revés, las noticas falsas circulan libremente y aquellos que revelan la verdad son perseguidos y encarcelados. El derecho a la información de los ciudadanos y ciudadanas, bien gracias. #Assange””, dijo a través de las redes sociales.

El Partido de los Trabajadores (PT) de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva  y Dilma Rousseff  tiene desde años una inocultable simpatía por Assange. Con Lula en la carcel,  le tocó al partido actualmente en la oposición condenar lo ocurrido. “El actual Gobierno ecuatoriano viola principios fundamentales de protección a los derechos humanos de la ONU y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos al entregar a un ciudadano ecuatoriano que estaba dentro de la embajada de su propio país, algo inaudito en la historia diplomática mundial”.

El PT recordó en ese sentido que Assange ayudó a revelar casos de espionaje puestos en marcha por el Gobierno de EEUU,  algunos de ellos de impacto directo en Brasil que incidieron en la destitución parlamentaria de Roussef  y “cuyas consecuencias para la soberanía nacional  aún vivimos en los días actuales”.

“Condenamos enérgicamente la detención de #JulianAssange y la violación a la libertad de expresión. Nuestra solidaridad con este hermano que es perseguido por el gobierno de #EEUU por revelar sus violaciones a los derechos humanos, asesinatos de civiles y espionaje diplomático”, dijo por su parte el mandatario boliviano Evo Morales.  Meses atrás, Bolivia había entregado a las autoridades italianas al ex activista de extrema izquierda Cesare Battisti, lo que le valió críticas como las que recibe por estas horas Moreno.