El Presidente destacó que la estructura principal logró ser conservada. “Lo peor se ha evitado”, aseguró.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se acercó hasta la catedral de Notre Dame para seguir de cerca el operativo dispuesto por los bomberos. Desde allí, dio un discurso en el que consideró “que lo peor del incendio se evitó”, aunque destacó que la batalla “todavía no se ganó totalmente”.

 

El mandatario hizo esas afirmaciones al confirmar que gracias al trabajo de los bomberos “la fachada y la torre principal” de la catedral “no fueron destruidas”. “Nuestra gratitud hacia los bomberos, que pusieron en riesgo su vida para intentar terminar con el fuego”, insistió.

“Reconstruiremos Notre Dame”, anunció Macron en la noche parisina. Y detalló sobre su importancia: “Es nuestra historia, el lugar donde vivimos nuestras guerras y liberaciones, es desde donde parten todas las distancias. Es la catedral de todos los franceses, aún los que nunca estuvieron aquí”.

“También quiero darles una palabra de esperanza. Les digo que esta noche es una parte del destino de los franceses y del desafío que tendremos en los próximos años. La vamos a volver a construir porque es lo que nuestro futuro merece”, concluyó.

“Sé lo que sienten los católicos de todo el mundo en esta Semana Santa. Es la catedral de todos los parisinos”, expresó el Presidente, que canceló un discurso televisivo que tenía previsto para este lunes. Allí, Macron iba a detallar las principales medidas adoptadas tras haber consultado al pueblo como respuesta a las manifestaciones de los llamados “chalecos amarillos”.

Sin embargo, ni bien se conoció el incendio, Macron se expresó desde su cuenta de Twitter:  “Notre Dame de París en llamas. Como todos nuestros compatriotas, estoy triste esta noche al ver que esta parte de nosotros se quema. Emoción de toda una nación. Pensada para todos los católicos y para todos los franceses”, se lamentó, en vísperas del inicio de las ceremonias religiosas por la Semana Santa.