La banda de los desfachatados

Luego de que pasaran tres días desde la asunción de Gustavo Sáenz como primer mandatario sin que hubieran novedades sobre la presentación de dimisiones por parte de los directores de los entes reguladores y la Autoridad Metropolitana de Transporte, desde el gobierno decidieron pedirles las respectivas renuncias. Se terminó la paciencia con los remolones para dejar la función pública, algo habitual en todo cambio de gestión.

 

 

La gentileza que en toda transición admite esperar hasta el día de la efectiva toma de poder se encuentra caracterizada por los buenos modos. Salvo que medie un abuso de confianza por parte de los pasajeros en espera de su próximo bus, con los cuales la tolerancia queda a merced de la gentileza que tenga el anfitrión.

Dicen que el llamado para que armen las valijas lo dio el Ministro de Economía y Servicios Públicos, Roberto Dib Ashur. Casi de inmediato aparecieron algunas renuncias pero todavía faltan la de los más reticentes como Jorge Figueroa Garzón en el Ente Regulador de los Servicios Públicos y Silvina María del Carmen Cainelli en el ENREJA.

El primero (Figueroa) se fue en la semana a Buenos Aires y no quiso darse por enterado de la asunción de un nuevo gobernador. El mentidero interno del ENRESP afirma que, como su mandato vencería supuestamente en Mayo de 2025, estaría preparando un planteo judicial para que lo indemnicen y juega a que lo echen.

Por si esto fuera poco Figueroa Garzón se autodesignó como personal de planta permanente. Los excesos de la gestión urtubeycista muestran a abogados de toda laya, al igual que el constitucionalista Fernando Saravia Toledo que también es director, se puso en planta permanente y no quiere jubilarse.

Dicen que algunos de sus alumnos de la Universidad Católica se quejan de que dicte clases enseñando ética virtual mientras abraza el sillón de funcionario sosteniendo otros principios no tan dignos.

Antes de irse, los directores del ENRESP le cargaron un 35% de aumento a los bosillos de los usuarios del agua y por el favor quieren cobrar a Urtubey otros seis años como becados del presupuesto provincial.

Dentro los beneficios se fijaron cobertura de OSDE y SWISS MEDICAL para sus grupos familiares, denostando la obra social estatal del IPS. Toda una muestra de que se puede ser despreciable con saco y corbata y solo por tener amistad con el gobernador de turno.

Cainelli también es planta permanente en el ENREJA y en su momento fue designada para avalar las decisiones que por fuera del equipo formal de directores tomaba un hermano de Urtubey. En el último mes el directorio de ENREJA aprobó una nuestra estructura de cargos y designó personas en planta permanente en violación con la ley de emergencia económica y con el discurso oficial de que se iban a suspender los excesos.

El Enano Mendoza, Cainelli y Ferraris, junto al abogado Federico Saravia Silvester son los responsables de la revocación de la concesión a Casinos Austria que terminó comprometiendo el presupuesto en $3.800 millones en caso de que progrese la demanda por daños y perjuicios que tramita en el CIADI y en el que la responsabilidad se dirige al Estado Nacional.

Algunas versiones sostienen que no hubo demasiada diligencia a la hora de defender los intereses del Estado Provincial en este caso y que mientras a la entonces Fiscal de Estado Pamela Caletti le entregaron los antecedentes del caso tres días antes de viajar a Paris a la audiencia en el CIADI, al asesor legal del ENREJA le pagaron varios días más en Europa para preparar una defensa que parece que garantizará una derrota. Una foto levantada en facebook por unos pocos minutos de Caletti habla también de que un gran porcentaje de la estadía en Paris se dedicó a otra cosa.

Todos cobran jugosos sueldos y nadie puede convencerlos de renunciar a mandatos que según casi todos los juristas son truchos. El senador José Ibarra presentó esta semana un proyecto para que se eliminen los mandatos que no reconocen antecedente en la constitución y que solamente fueron establecidos para facilitar las posiciones de quienes entienden que la teta del Estado es eterna. Una designación del gobernador no puede garantizar a nadie seis años en ninguna parte.

El que presentó la renuncia a la Autoridad Metropolitana de Transporte es Marcelo Ferraris, pero se olvidó de presentar la dimisión a su cargo de director del ENREJA. Nadie dijo nada de que estaría en incompatibilidad y desde la Auditoría General hacen oídos sordos, quizás porque algunos parientes lo avalan y no le recomiendan una dieta que a estas alturas parece necesaria para aliviar las arcas públicas. Por lo visto, a Ferraris le prendieron la luz y podría terminar en su cargo de planta permanente del Ministerio de Educación. Aunque no tiene siete vidas, sus tres cargos parecen suficientes para sobrevivir a la ola saencista.

En Salta Forestal S.A. hay gente que carece de cualquier título o profesión que los vincule con el agro. Un García Bes y otros directores de bajo perfil también resisten el paso del cedazo que los colocaría en la calle. Igualmente, nadie les quita lo bailado.

Por lo visto, para sacarlos habrá que llamar a la cana.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here