Juan Emilio Ameri ya poseía denuncias de varias mujeres militantas de su mismo espacio político que no fueron escuchadas por todos los que hoy deciden despegarse de su malograda figura. (Andrea Sztychmasjter)

Casi no hubo personas en este país que salieran en defensa del exdiputado nacional por Salta, militante k de la primera hora y defensor acérrimo del Frente de Todos, el mismo espacio que conociendo las denuncias contra él logró posicionarlo en el Congreso. Contradicciones que este medio señaló hace más de un año, antes que asumiera. Hoy funcionarias, periodistas y militantes de su espacio repudian las denuncias en su contra. ¿Qué hicieron en ese entonces? La respuesta también encierra una contradicción: nada y mucho; porque al no hacer nada lograron que un personaje como Ameri ocupe un cargo en el Parlamento.

¿Aguantando violentos? Juan Ameri el reemplazante de Leavy en el Congreso

De reemplazo en reemplazo

Como al parecer todo es conflicto en el FdT, también el reemplazo de Ameri produjo encontronazos. En primer y segundo lugar de suplentes de la lista que llevaba como diputado nacional a Sergio “oso” Leavy y a Nora “casita” Giménez, durante las lecciones de 2017, aparecen Alcira Figueroa y Justino Ustarez respectivamente. A nivel nacional se emprendió una campaña de las propias mujeres del FdT, para que dejando de lado la ley de paridad de género, quien asuma en el cargo sea la antropóloga oranense y madre de la exconcejal y ex asesora de Gimenez, Lihue Figueroa. Señalaron como punto a favor que Figueroa es “pañuelo verde” e integrante de la comisión de detenidos y desaparecidos de la ciudad norteña y argumentaron que la Ley de Paridad de género fue posterior a esa elección. La Ley 27.412 aprobada apenas un mes después de las elecciones de ese año, estipula que en los casos de reemplazo de un/a legislador/a, la persona que lo reemplace debe tener el mismo género que la reemplazada. Sin embargo Leavy asumió su cargo en las elecciones del año pasado al igual que la primera suplente que era Nora Giménez y además fue el Frente de Todos quien justamente realizó los reemplazos de Leavy y Gimenez en base a la Ley de Paridad de género, motivo por el cual no entró Figueroa en reemplazo de Gimenez en su momento y pusieron a Ameri.

 

Es decir que la igualdad de género en las listas que lleva adelante el espacio oficialista es utilizada a conveniencia cada vez que la necesitan, es pura retórica de la que se valen para acomodar a su gusto a las y los candidatos. Ayer militantas del FdT informaban que el abogado Martín Plaza estaba revisando la ley y los fallos pensando en la posibilidad de una presentación también si fuera necesario, para que asuma Figueroa.

Por su parte el pediatra Justino Ustarez, presidente de la Asociación Profesional del Hospital Público Materno es tildado por grupos antiderechos como “pañuelo celeste” actualmente ocupa una banca en el Concejo Deliberante de Cerrillos y no es visto con buenos ojos por el lado más progre de los partidos que conforman el FdT.

Todxs

Los primeros en salir a despegarse de la malograda figura de Juan Ameri, los senadores Leavy y Giménez, son justamente sus jefes políticos y quienes ya sabían de las denuncias públicas que varias militantas de El Aguante y del Partido de la Victoria habían realizado en su contra. Pero el FdT haciendo gala de sus estrategias para gobernar llevó adelante la doble candidatura de Leavy, Giménez quien debía reemplazarlo buscó un nuevo cargo y en ese recambio Juan Ameri llegó a asumir como legislador nacional por Salta sin contar siquiera con el voto popular. Lo hizo con la complicidad lisa y llana de todxs lxs referentes políticos del FdT local.

Juan Emilio Ameri de 47 años, padre de hijas, separado y nuevamente “de novio” ni siquiera es salteño, nació en Buenos Aires y llegó a nuestra provincia donde a través de sus “habilidades” políticas logró ser lo que es hoy: un exdiputado. No lo hizo solo, lo logró gracias a la ayuda de muchxs defensores del proyecto nacional & popular que hoy decidieron echarlo.

¿Tiene sentido que ahora se escandalicen con sus actos y actitudes? La respuesta es no y existe una palabra para definir sus actuales repudios: intempestivos. Sus pedidos de renuncia, una comisión abocada al caso, sus posiciones “institucionales” que rechazan su conducta “indecorosa”; todo llega fuera de tiempo. Todo es posterior al desprecio social que generó y que se muestra solo como la punta de un aparato con mucha podredumbre.

Ameri en el Frente

Como decíamos casi nadie quiso defender al diputado luego de la viralización de su escena íntima en plena sesión, ni siquiera compañeras que hasta hace días y conociendo su prontuario reivindicaban que el FdT es un espacio político donde se prioriza la idoneidad para los cargos (¿). Casi nadie porque minutos antes de las 4 de la madrugada, diputadxs votaron aceptar o rechazar su renuncia. Con 224 votos positivos, uno negativo y tres abstenciones. El voto negativo fue de Alfredo Schiavoni, del PRO, y las abstenciones de Héctor Flores y Fernando Iglesias, ambos del PRO; y Javier Campos de la Coalición Cívica.

Otra que también salió a defender a Ameri es la Titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA, diputada Porteña (MC), María Rachid, con un racionamiento falaz, ella dijo: “De verdad van a hacer tanto escándalo porque un diputado pensó que no tenía conexión y le besó la teta a su compañera? ¿Se reactivó moralidad? Una sanción a él y los que juegan candy crash mientras trabajan me parece bien. Pero no exageren”.

Para quienes decidieron defender a Ameri les recordamos una vez más desde el interior profundo que ya había sido denunciado por acosador y actitudes violentas contra compañeras, que el ahora exlegislador fue registrado en una situación íntima de connotación sexual con su asesora mientras se desarrollaba la sesión en la que se debatía la ley de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad y que luego cuando le consultaron no supo responder sobre esa ley que se estaba debatiendo. Ni él ni su compañera mostraron el interés que representan las sesiones legislativas para la ciudadanía en general, donde justamente se arman leyes y se debate sobre el futuro de un país.

La compañera

Según contó el propio “dirigente”, sufrió un ataque de llanto tras haber quedado expuesta en los medios y delante de legisladores presentes en el debate vía Zoom. Pese a las versiones periodísticas que indicaban que era asesora del exdiputado, quedó desmentido por el director de recursos humanos de la Cámara.  Algunas periodistas feministas afines al FdT criticaron el “morbo” de los medios por mostrar hasta el cansancio la escena íntima, señalaron como violencia que se la muestre –sin su consentimiento- en pleno acto erótico porque era sumarle más a la “vergüenza que estará pasando”.

Las víctimas

El Ministerio Público Fiscal de Salta rápidamente informó que no existen en Salta en las fiscalías especializadas denuncias contra Ameri por delitos contra la integridad sexual. Las denuncias contra él fueron públicas y por redes sociales porque los antecedentes que tiene la provincia en materia de prevención y acompañamiento a las víctimas cuando los involucrados son personas de la política, son casi nulas. Si no pregúntenle a Paula Medici  la mujer que se animó a denunciar a su ex pareja y diputado kirchnerista por violencia de género, Tury Rodríguez. Quienes denunciaron a Ameri no se animaron a radicar las denuncias correspondientes, los motivos son claros.

No obstante, en el mismo comunicado del Ministerio agregaron que “según consta en el Sistema Informático del Ministerio Público Fiscal de Salta, en fiscalías penales comunes obran denuncias en contra del diputado nacional por supuestas amenazas, daños y otros delitos”.

El año pasado antes que Ameri asumiera, organizaciones de mujeres salteñas firmaron un comunicado repudiando la presencia de Martín del Frari exconcejal y Juán Emilio Ameri en los espacios políticos, denunciaron también que estos dirigentes contaban con el privilegio de poder formar parte del armado y cierre de las listas y responsabilizaban al Secretario del Partido de la Victoria Jose Vilariño, quien era nombrado por Ameri como quien cambia favores por relaciones sexuales,  pedían por el esclarecimiento de los hechos y protección de la víctima sobreviviente del acoso, maltrato y abuso sexual e hicieron públicas las capturas de pantallas con los mensajes de WhatsApp que Ameri mandaba. Solo pocos medios de comunicación se hicieron eco de las denuncias que igualmente fueron compartidas masivamente en las redes sociales.

 

La moralina

En ese universo del casi todos, donde aparecen los que defienden a Ameri se encuentran personajes no solo de la clase política también de diversas clases sociales, profesionales y económicas. Entonces aparecieron utilizando la palabra “moralina” para tratar de desacreditar el repudio generalizado contra la actitud de Ameri mientras tenía que estar atento al debate que se daba en la sesión remota. El sufijo ina se refiere a diminutivo y la palabra moralina es empleada para hacer alusión a una falsa, inoportuna o superficial moral. Aunque lo que hizo Ameri es indefendible a través de un falso contraste se intenta decir que en nuestro país ocurrieron hechos peores que no tuvieron tamaña repercusión y enojo, justamente es la situación de crisis que atraviesa nuestro país la que exige que quienes ocupan una banca en el Congreso Nacional estén a la altura de las circunstancias y muestren mínimamente el respeto que se merecen quienes en este contexto de pandemia sufren diariamente las consecuencias de las decisiones políticas. Quienes antes callaron, quienes ahora se muestran asombradxs, como la palabra lo indica, son cómplices; están entrelazados completamente, trenzados, rodeados, están en un Frente todxs juntxs.

2 Comentarios

  1. Excelente análisis y revisión amplia del tema integral. Y muy cierto que la igualdad de género en las listas que lleva adelante el espacio oficialista es utilizada según la conveniencia. Felicito¡ Pero en este caso se está omitiendo con la misma finalidad, evadir la ley que rige en la materia que no es la de paridad de género, sino la ley 19.945 de 1983 y sus modificatorias, del Código Electoral Nacional en su artículo 164, que es el de aplicación. Y establece que la sucesión y sustitución para estos casos se hace por el mismo sexo, que en este caso de Ameri, es varón. Esto es lo legal, guste o no guste.

  2. A mi, lo que mas me preocupa de la saga Ameri, Vilariño, Leavy, es que los macristas aprovechen la volteada para hacer aparecer como santo a Macri. Por favor, mostremos madurez y equilibrio, lo que nos costó Ameris no es nada frente a los 370.000 millones de dólares, 29.000 empresas y mas del 50% de los argentinos en la miseria, que produjeron los dolares que se esfumaron con Macri.
    Por otra parte, lo de Ameri no nos debe hacer olvidar que en el mismo recinto convive bichos peores que él, ese Bulrich, por ejemplo y otro peor aun, ése Alperovich, y el peor de todos, Menem.
    Opino que el caso de Bulrich y el de los otros dos «angelitos» es peor que el de Ameris. En efecto, éste ultimo tiene derecho a justificar su inmoralidad atribuyéndola a su retardo mental, mientras que Bulrich, Menem y Alperovich no tienen esa salida. Son unos inmorales de inteligencia normal. Por tanto, habría que expulsarlos de las cámaras que utilizan como su revolcadero antes que, o junto a, Ameris. Sería justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here