Salta tiene siete diputados nacionales. Ganan más de 176 mil pesos por mes. Algunos no presentaron más de 6 proyectos de declaración en un año. Otro pronunció cuatro palabras en 165 días. Realizamos un repaso de la labor de cada uno de ellos, ya que algunos se mueren por ser votados en las próximas elecciones. (Ulises de Salta)

Casi todos se mueren por estar en un lugar privilegiado en las boletas en los próximos comicios para seguir levantándola en pala. Hasta fines de 2018 un diputado nacional por Salta cobraba $153 mil pesos mensuales, con el ítem por desarraigo un legislador podía llegar a percibir más $176 mil. Salta tiene 7 representantes en esa cámara baja y se nota que algunos fueron a trabajar, mientras otros creen que están de vacaciones: es un lugar de paso, donde recargan energías mientras se preparan para tener un nuevo cargo. 

Realicemos un repaso de la labor de cada uno de los legisladores salteños, ya que algunos de ellos se mueren por ser votados en las próximas elecciones. 

Empresario radial 

En todo el 2018, Martín Grande presentó seis proyectos como firmante, todos de resolución. Pidió declarar de interés de la Honorable Cámara el libro “Argentina Salvaje”. En otro expresó su repudio por un fallo judicial que concedió una medida cautelar solicitada por Sarandi S.A., donde se la exceptúa del pago del tributo de productos derivados del tabaco. Dos meses después Grande tuvo ganas de trabajar de nuevo y presentó un proyecto para expresar su beneplácito por el hallazgo de tres documentos epistolares oficiales de 1767, cuya autentificación reivindica la soberanía argentina en las Islas Malvinas. Unos 60 días después se reactivó y armó otro proyecto para expresar su preocupación por que en la Feria del Libro no dejaron proyectar el film “Será Venganza”.  Un día se le antojó repudiar la decisión del Concejo Deliberante de Puerto Iguazú, provincia de Misiones, de remover al concejal Gabriel Llamas.

¿Hizo algo por Salta el representante de los salteños? Lo más cercano fue un proyecto en el que le pidió al Ejecutivo Nacional que disponga las medidas necesarias para declarar “situación de emergencia por desastre” a varios departamentos de la provincia de Salta, afectados por inundaciones de los ríos Bermejo y Pilcomayo.

Todo esto en 2018. En esos 12 meses, Martín Grande cobró $2.112.000. 

Ahondemos, un poco, en dos de estos proyectos. El libro “Argentina Salvaje”, que quiso  declarar de interés general. Es un libro que recopila fotos de paisajes, plantas y animales silvestres. Cuesta más de mil pesos y Grande destaca que “en sus páginas el lector se sumerge en las aguas del mar, ríos y lagunas, vuela sobre paisajes insondables, se acerca a los grandes mamíferos o mira detalles del mundo de los insectos”.

Hay muchos escritores salteños que merecen un reconocimiento. Pero Grande salió a respaldar este libro porque “Así es nuestra Argentina, tan diversa como maravillosa, y entendemos que esta obra es un homenaje a su naturaleza, una humilde muestra de su infinito misterio” (sic). 

El documental “Será Venganza”, que respalda Grande, reivindica a los genocidas. El film, producido por el Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta, cuestiona “el uso interesado de la memoria histórica. El título original del documental iba a ser “Memoria, Verdad e Injusticia”.

El radical 

Miguel Nanni, quien ya anunció su deseo de competir por la gobernación de Salta, presentó, como firmante, nueve proyectos en 2018. Cinco de esos proyectos son de Ley, los cuales son mucho más importantes que los de resolución o declaración. 

Estos son los proyectos de declaración del cafayateño: 1) solicitar al poder ejecutivo disponga incrementar y actualizar los montos que se asignan al conjunto de los estudiantes beneficiarios del programa progresar en todo el territorio argentino. 2) Solicitar al poder ejecutivo disponga normalizar la prestación y cobertura de los servicios del “PAMI -programa de asistencia médica integral-“, a los beneficiarios de Salta. 

Nanni también impulsó un proyecto para declarar el 20 de noviembre como el “Día Nacional del Soldado Conscripto”. 

Algunos proyectos de Ley son interesantes. Buscó modificar el impuesto a las ganancias, especialmente sobre docentes y profesionales de la salud. Y hay otro proyecto llamativo: cambiar el nombre del Centro Cultural Néstor Carlos Kirchner. 

El basquetbolista

Aunque cada vez que debe tomar la palabra, todo cobra un cariz de inseguridad, Andrés Zottos presentó 19 proyectos como firmante en 2018. Zottos es una máquina de realizar pedidos de informes sobre obras que deberían estar terminadas y que, por lo general, el gobierno nacional no concluye en Salta. 

También presentó varios proyectos de Ley. Uno para crear un plan nacional habitacional, otro para establecer el techo del 30% del sueldo del monto de las cuotas de créditos con garantía hipotecaria. Presentó, asimismo, un proyecto para mejorar las pensiones por discapacidad en todo el país.

El hombre de la gorra

Alfredo Olmedo es una máquina de plagiarse a él mismo. Como no le tratan un proyecto un año, lo vuele a presentar al siguiente. Así, Olmedo llegó a los 69 proyectos en 2018. En uno de ley pretendió suspender las PASO.  

Muchos de los otros proyectos son los ya conocidos por todos: servicio militar obligatorio, castración a los violadores, etc. 

Y como nacionaliza su labor también presentó un proyecto para declarar monumento histórico nacional al vía crucis de la localidad de Villa de la Quebrada, departamento Belgrano, provincia de San Luis.

Oso revoltoso

Sergio Leavy presentó 73 proyectos como firmante en 2018. En el Congreso, Leavy también realizó muchos pedidos de informes y expresó su repudio ante cada error del gobierno nacional, como por ejemplo la nueva reglamentación de armas de fuego por parte de las fuerzas policiales. 

Sus proyectos de Ley no son muchos. En una oportunidad pidió aumentar la pena para quienes incumplen con los deberes de asistencia familiar. Otro proyecto de Ley fue para impulsar la biominería. Solicitó, asimismo, varias obras necesarias para el norte salteño. Obras básicas que el gobierno nacional no realizó. 

El jefe del bloque

Pablo Kosiner presentó, como firmante, 32 proyectos. En un proyecto de ley pidió la derogación del decreto de necesidad y urgencia por el cual se dejó sin efecto el Fondo Federal Solidario. Buscó, asimismo, que el 18 de febrero de cada año sea instituido como el día nacional del síndrome de Ásperger. 

En otro proyecto pidió la “Razonabilidad de las tarifas de servicios públicos”. Tiene otro proyecto para que se declare la emergencia tarifaria a las micro, pequeñas y medianas cooperativas en todo el país. Asimismo solicitó un subsidio al costo del transporte de productos agropecuarios. 

La labor de Kosiner es más amplia y quienes deseen conocerla en más detalle pueden visitar la página web de la Cámara de Diputados de la Nación. 

El rubio

Javier David presentó 28 proyectos como firmante en 2018, muchos de ellos de ley, relacionados con el área económica, de la que entiende. Buscó armar un programa de recuperación productiva.  Pidió al poder ejecutivo disponga considerar a la “Asociación de jubilados y pensionados de la provincia de Salta”, como entidad incluida en la operatoria de “descuentos a favor de terceras entidades. En otro proyecto de Ley buscó la protección de deudores hipotecarios de vivienda única con créditos del programa PROCREAR. 

En otro proyecto buscó establecer un régimen de igualdad de precios de combustibles líquidos para los consumidores de todo el país.

Este ha sido un sucinto resumen de la labor de los legisladores. El pantallazo alcanza para apreciar quiénes trabajan y quiénes se toman un año sabático mientras se llenan los bolsillos.

Martín Grande, como diputado, un mero espectador
Cuando se conoció el relevamiento sobre el uso de la palabra en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación durante 2018, quedó en claro que el empresario radial de Cambiemos no es muy adepto al trabajo. Martín Grande es el que menos intervenciones tuvo.
El relevamiento realizado por Parlamentario, da cuenta que quien más palabras expresó fue, como suele suceder, el titular del cuerpo, Emilio Monzó, titular del cuerpo, emitió 41.842 palabras, según el relevamiento de Parlamentario.com
En el caso de los salteños quién más habló fue Pablo Kosiner, presidente del bloque Justicialista y se ubicó en el octavo puesto con 18.426 palabras. Detrás de él se ubicó en el puesto 22 Javier David y en los puestos 45, 97 y 121 Andrés Zottos y Sergio Leavy y Alfredo Olmedo respectivamente. Más atrás en el puesto 183 aparece el radical Miguel Nanni. En el puesto 225 Martín Grande con 463 palabras (si uno dice hola y chau todos los días del año logra superar ese número). La mayoría de esas palabras fueron vertidas en el debate sobre el proyecto de ley Aborto Legal. En esa oportunidad, el legislador de Cambiemos trazó un desafortunado parangón entre las mujeres y los marsupiales, una especie silvestre de mamíferos típica de Australia.
Cuando Grande votó a favor del recorte de las jubilaciones y pensiones lo hizo en silencio.