Jueces y ex magistrados salteños denunciados por su accionar durante la dictadura. 

Abel Fleming, Edgardo Albarracín, Luis Félix Costas, Ricardo Lona y Esteban Dubois serían “la patota judicial del proceso”. Así por lo menos fue la calificación aportada por el denunciante de los jueces y ex magistrados.

El abogado y ex diputado de la UCR José Fernando Chamorro denunció nuevamente la complicidad de jueces salteños con la última dictadura. Lo volvió a sostener en el juicio oral por delitos de lesa humanidad, que se juzgan en Salta. De los cinco magistrados mencionados, sólo dos continúan en actividad, mientras que los restantes pasaron al sector pasivo.

Las declaraciones de Chamorro fueron noticia para Telám y Tiempo Argentino, que suelen estar atentos a este tipo de  información. A nivel local, la noticia fue reproducida por El Acople informativo. Son personajes altamente vinculados a la represión y altamente posicionados hoy en día, que por lo menos tienen información», señaló el letrado, tras mencionar a dos jueces del Tribunal de Impugnación del Poder Judicial local, como miembros de la Policía salteña durante los ’70 y los ’80. Se refirió al juez Edgardo Albarracín, a quien reconoció como asesor letrado de la policía de la Unidad Regional Sur Metán entre 1976 y 1979, y a Abel Fleming, quien ocupó entre 1982 y 1989 la División de Investigaciones Científicas de la Policía de la Provincia. Ambos integran actualmente el Tribunal de Impugnaciones, el cuerpo encargado de revisar las decisiones de primera instancia del fuero penal.

En el caso de Abel Fleming, se especula incluso que pudiera llegar a la Corte de Salta en noviembre próximo, cuando termine el periodo de Fabián Vittar en el máximo tribunal. Si bien Fleming hizo en democracia una larga carrera en el Poder Judicial de Salta -presidiendo la Federación Argentina de la Magistratura entre 2011 y 2013-, en los últimos años de la dictadura formó parte de una fuerza con un rol central de la represión en la provincia. En su legajo, según relató Chamorro, Fleming «fue felicitado en reiteradas oportunidades por el jefe de Policía, que era un militar, por sus habilidades para infiltrarse, vale decir que era un espía que teníamos en medio de los abogados y en medio de la población». Albarracín, por su parte, a pesar de ser asesor del cuerpo, fue visto desfilando junto a la policía provincial y, por su rol en la región de Metán, fue convocado como testigo del juicio oral, aunque prefirió declarar por escrito, beneficio del que gozan los magistrados, y así evitar posibles preguntas incómodas. «Por sus roles como funcionarios policiales seguramente saben algo sobre los delitos de lesa humanidad que se cometieron en la provincia, y debería aclarar si participaron o no en esos crímenes», señaló Chamorro. El abogado advirtió sobre la gravedad que haya jueces que fueron miembros de las fuerzas represivas en tiempos del terrorismo de Estado. «Esto debería ser grave, gravísimo, pero el Poder Ejecutivo no hace absolutamente nada. Al presidente de la Corte de Salta, Guillermo Posadas, le presenté por lo menos dos denuncias por estos casos, pero nunca sucedió nada», se quejó Chamorro. La denuncia no quedó sólo en los dos miembros activos de “la patota judicial” como la calificó, sino que también cargó contra los jubilados Lona, Costas y Dubois.

Al respecto denunció al ex juez Esteban Dubois Fleming, (primo de  Abel) ahora jubilado. Dijo que Dubois antes de llegar a Salta ya se había desempeñado como fiscal entre 1977 y 1978, y juez de Instrucción hasta 1984 en Tucumán, donde la represión fue particularmente encarnizada, tras el nefasto “Operativo Independencia”. «Se conoce que funcionaron más de 30 centros clandestinos de detención en Tucumán. El juez Dubois no podía ignorar qué pasaba en la provincia. Sin duda que los conocía así que era cómplice o coautor, y en vez de ser juzgado está libre y consiguió que lo jubilen», detalló el ex diputado. También mencionó a Luis Félix Costas, juez de instrucción en la dictadura, quien llegó a estar a cargo del Ministerio Público de Salta, hasta su jubilación. El ex magistrado fue una pieza fundamental -según reconoció el propio Rodolfo “senador” Urtubey- en la reforma del Código Procesal Penal de Salta, el cual entregó la acusación a los fiscales, bajo la órbita de Pablo López Viñals. Félix también recibió lo suyo en las palabras de Chamorro. Por último, quien no podía faltar en una patota de este tipo, apareció la figura de Ricardo “Dicky” Lona en la denuncia de Chamorro. Para el abogado en el fuero federal de Salta fue central la figura del ex magistrado. En el caso de este juez, a pesar de las pruebas en su contra, logró evitar el procesamiento, y demorar el proceso luego de que casi 70 jueces de la provincia se excusaran de intervenir por sus vínculos con el ex juez. Lona fue un gran maestro de quienes hoy componen la justicia U. entre sus ex alumnos se cuentan incluso encumbrados magistrados que integran el máximo tribunal salteño en la actualidad. Lona, quien sigue siendo investigado. Nada más y nada menos que por haber sido acusado por el encubrimiento de la desaparición del gobernador Miguel Ragone y de la Masacre de Palomitas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here