La comuna capitalina desestimó tres denuncias de particulares por daños ocasionados en sus vehículos. Esto es genial: los baches son una muestra de la inoperancia de una gestión, que además no se hace cargo de las consecuencias de esa inoperancia.

“Todo daño, debe ser probado por quien lo alega”, dijeron desde la Muni. El crimen perfecto.

La Municipalidad desestimó tres reclamos resarcitorios por daños a vehículos ocasionados por deficiencias de pavimento y en todos los casos, el rechazo tiene como fundamento la insuficiencia de elementos probatorios, que efectivamente certifiquen la existencia de daños y las circunstancias en que se produjeron.
Las resoluciones fueron dictadas a fines de diciembre del año pasado por la secretaria de Ambiente y Servicios Públicos.

Los casos resultan de interés para entender la forma en que los ciudadanos deben proceder cuando se producen accidentes derivados de falta de mantenimiento de las calles o de señalización adecuada de obras de bacheo.

Según consigno el sitio web Carta Urbana, los rechazos se apoyan también en cita de jurisprudencia, casi siempre la misma, respecto a que la demostración del daño incumbe a la parte actora y que el requisito fundamental para obtener una condena indemnizatoria, es que todo daño, debe ser probado por quien lo alega”.

Generalmente sucede que cuando se producen circunstancias en las que evidentemente el daño fue provocado por un bache o una obra mal señalizada, la mayoría de los conductores desconoce los requisitos probatorios para poder argumentar con exactitud la situación.

Lo decíamos en serio, pero quizá va en serio: los que venden repuestos de amortiguadores y los mecánicos le prenden una velita a Bettina y esperan que la reforma constitucional no se apruebe: sueñan con una intendenta eterna, que multiplique los baches y sus ganancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here