«Ante la duda, ¡niégate!», reza el popular refrán de quienes se manejan de forma sospechosa en la vida. Y al parecer es la estrategia de Mauricio Macri, ante la inminente aparición del libro de Santiago O’Donnell, en el que el hermano del ex mandatario argentino revela secretos que lo comprometerían demasiado.

El material, que será publicado en los próximos días, narrará la intimidad de los negocios familiares y del gobierno de su hermano. El ex presidente señaló que lo dicho por su hermano «son cosas falsas, que decidió canalizar sus broncas de manera equivocada». Asumiendo de ante mano un enojo importante por parte de Mariano. «Son las cosas falsas que viene diciendo el kirchnerismo desde hace mucho tiempo», explica de una manera confusa el líder de Juntos por el Cambio.
A pesar de que hizo todo para frenar la publicación del libro que muestra la versión que tiene su hermano de la vida del ex presidente en su gestión y en su intimidad familiar, en pocos días va estar en la calle y al paso que va será best seller, hay varios que ya están haciendo fila para comprarlo.
Ante lo irremediable de los hechos, el ex mandatario busca desentenderse de todas las acusaciones e impartir culpas familiares en su hermano, «lo que más me preocupa es mi madre, que está destrozada porque siente que algo faltó». Seguramente refiriéndose a que Mariano se quedó corto con lo que publicó.
No dejemos de lado los dichos del ya difunto Franco Macri, en enero de 2014, antes de las elecciones que lo pusieron en el sillón de Rivadavia a su hijo Mauricio «Me van a matar, pero para mí, el nuevo presidente tiene que seguir el partido, con los jugadores y los criterios del kirchnerismo. Una figura que nos dé la tranquilidad que necesitamos de que se va a continuar con lo bueno del modelo. Mauricio tiene la mente de un presidente, pero no el corazón. Es una vocación». Con familias como esta, no hacen falta enemigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here