“Las ordenanzas ni siquiera pueden limpiar”, denunciaron las madres de alumnos del establecimiento ubicado en el norte de la ciudad.

Desde hace varios días que madres y padres de alumnos que asisten a la escuela Eva Perón de barrio Castañares se quejan del estado del edificio. Comenzaron las clases y los baños no tienen agua. Pese al grave problema sanitario con el coronavirus, los ordenanzas ni siquiera puede limpiar.

“Los niños van a clases y sin agua es imposible cumplir el protocolo. Las ordenanzas también están cansadas porque así no pueden limpiar nada. Hay días que tienen una hora de agua y luego se les corta. Eso ocurre tanto a la mañana como en la tarde”, dijo una mamá.

La directora sólo ha tenido una respuesta a los reclamos: pidió que la policía concurra al lugar a custodiar el establecimiento.

Por último, comentó que si arreglaron el tanque de agua con el dinero de la Cooperadora y es por eso que no entienden por qué la falta de agua. “Ayer fuimos a pedir un certificado, entramos al baño y nos dimos con que no tienen agua. Nuestros hijos también nos cuentan que son un asco los baños. También con el dinero de Cooperadora se compró jabones líquidos, los cuales no están en el baño o siempre están vacíos”, lamentó la vecina.