El gobierno intenta negociar sus deudas

Gerry Rice, el vocero del organismo internacional,  aclaró que todavía no se establecieron  los plazos para avanzar en el programa de pago de la deuda de USD 44 mil millones de la Argentina. A pesar de la euforia no es una opción la renegociación de  la  deuda del país. (Por Guadalupe Macedo)

Tras las visita de la misión técnica del FMI en Argentina, el organismo afirmó que el país no se encuentra en condiciones de pagar la deuda adquirida en el gobierno de Mauricio Macri.

Afirmó que pagar la deuda a los bonistas privados “no es económicamente ni políticamente factible” lo que permitió abrir las negociaciones. La visita de la misión técnica a cargo de Luis Cobeddu, abrió la puerta a que el gobierno negocie plazos en el repago de las obligaciones y la aplicación de la quita de capital o intereses.

Empezaron las tratativas para negociar la deuda pero el organismo a través del director de comunicación, Gerry Rice en la conferencia de prensa en Washington afirmó que las conversaciones  entre Argentina y el Fondo son “muy activas y constructivas”, pero no dio a conocer los aspectos  que se discutieron durante las reuniones del día lunes.

“No tenemos más información de las discusiones del lunes, tampoco de las modalidades del Artículo IV”, dijo. Destacó en la conferencia en Washington que: “hubo un diálogo continuo y activo entre las autoridades argentinas y el FMI. Y en los últimos días hubo reuniones muy importantes entre Kristalina Georgieva y Martín Guzmán en Riad” pero la deuda y los plazos establecidos son los mismos que los contraídos en el gobierno anterior.

Rice afirmó que: “hay un entendimiento mutuo”, pero que el diálogo establecido “no son negociaciones, solo discusiones por ahora”. Destacó que la medida del organismo de enviar a la Argentina una misión del Artículo IV es un “paso valioso».

El vocero del FMI, destaca la importancia que el país acepte el monitoreo, la revisión del artículo IV del estatuto del organismo, cosa que fue rechazada por Argentina entre los años 2004 a 2015 durante el gobierno de Néstor Kirchner para evitar que el país sea sometido a la evaluación de las políticas públicas implementadas. Por esta razón, el FMI destaca la necesidad de la implementación del articula IV.

El FMI dejó en claro que no acepta ni quitas ni reperfilamiento en sus créditos otorgados, por lo que el gobierno deberá entrar en un programa de financiamiento los pagos previstos para los años 2022 y 2023. Unas de las opciones del gobierno, como es de tradición económica, es negociar con el FMI para poder negociar luego con los acreedores privados.

La deuda de Argentina

Entre los años 2018 y 2019 el fondo Monetario Internacional entregó al gobierno de Mauricio Macri una suma de US$44.000 millones, una de las sumas más grandes de la historia del país y en la actualidad la suma más grande en Latinoamérica. “Estamos ante una de las renegociaciones más importantes de la deuda Argentina. El país debe 310 mil millones de dólares que representan el 90% del PBI”, afirma  Ariel Sdbar analista financiero. A la vez el país tiene una deuda de US$100.000 millones en deuda soberana.

Argentina le debe el equivalente a un 25% del Producto Bruto Interno (PBI) a acreedores privados, entre ellos, tenedores de bonos locales e internacionales, un 35% al sector público en bonos del Tesoro Nacional y el 20% restante se a organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) analiza Sdbar.

El presidente, Alberto Fernández, estableció que se debe elaborar una propuesta para negociar la reestructuración de la deuda hasta el 31 de marzo. Ariel Sdbar afirma para infobae que es necesario la reestructuración “para sortear la crisis y volver a crecer”. A la vez, “La renegociación de la deuda recién arranca. Los acreedores quieren perder la menor cantidad posible de capital mientras que el Gobierno quiere mejora las variables macroeconómicas a toda costa. Dependerá de la buena voluntad y de la astucia de cada una de las partes llegar a buen puerto y evitar el default”, concluyó Sdbar.

Martín Guzmán, Ministro de economía quien estudia medidas para la reestructuración de la deuda, afirma que deben establecerse medidas completas para terminar con esta deuda. A la vez no aceptar las condiciones clásicas en materia de austeridad fiscal y reformas estructurales que ponen en peligro al país.

El FMI afirmó que la situación actual de mundo es complicada debido a la crisis sanitaria del coronavirus, ya que genera un menor crecimiento global. El organismo según Rice, debe evaluar las repercusiones económicas de la enfermedad, a la vez confirmó que el Fondo recortará las proyecciones de crecimiento de la economía global como resultado del coronavirus. Esta situación condiciona la economía del país y del mundo, por lo que el FMI establece medidas para cuidar sus propios patrimonios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here