Siguiendo con la línea de coherencia del gobierno municipal, en la que todo lo que se pueda hacer mal, se hará peor, en la jornada de ayer, Bettina Romero le tomó juramento como secretario de Servicios Públicos y Ambiente a Federico Casas, en reemplazo de Aroldo Tonini que deja el cargo para ser candidato a concejal.

Se trata de un hombre de la más íntima confianza de la familia Romero, ya que trabajó en varios emprendimientos privados de la familia hasta que fue incluido en la gestión municipal de Gustavo Sáenz como parte del reparto de cargos para cada espacio político que acompañó esa gestión.

Casas ocupó el cargo de secretario de Ambiente de la Municipalidad de Salta en la gestión municipal de Gustavo Sáenz, hasta que fue conminado por el Tribunal de Cuentas a causa de un pago de más de un millón de pesos por trabajos que nunca se realizaron.

Fue tal el despiplume que causó este cobro indebido por trabajos de limpieza de canales y doble facturaciones de desmalezados, que Casas se sintió obligado a presentar la renuncia en 2018.

Para eso, tuvo que volver de sus vacaciones en Uruguay.

Fue radio Cadena365 la que  publicara la conminación efectuada al funcionario por el Tribunal de Cuentas Municipal debido al pago de $1.200.000 por trabajos que nunca se efectuaron en el Canal Oeste.

La Resolución 5662 del Tribunal de Cuentas Municipal, se basa en un informe del 30 de agosto de 2017, emitido por la Gerencia de Auditoria de Servicios Públicos del organismo que inspeccionó la tarea de desmalezado y parquización a lo largo de la Avenida Robustiano Patrón Costas, entre Bolivia y Constitución, que se realizó de forma directa.

El problema es que se trata de una zona cuyo mantenimiento y limpieza ya estaba a cargo de la empresa Agrotécnica Fueguina, con lo cual es claro que se pagaba dos veces por el mismo servicio, a sabiendas de que los trabajos de la segunda contratación nunca fueron realizados.

Para pagar esa contratación directa se emitieron tres cheques con fecha 2 de agosto, el primero de ellos, cobrado el 9 de agosto de 2017 y los otros dos con vencimiento el 1 de setiembre y el 2 de octubre del mismo año. Los montos eran por $73.173,99, $115.500,00 y $115.500,00, respectivamente.

Para agregar condimentos al escándalo desatado, los pagos se realizaron mediante cheques, reafirmando que los trabajos nunca se realizaron, “la Gerencia de Auditoria de Servicios Públicos destaca que se han conformado ambas facturas de las contrataciones sin que se observen tareas ejecutadas; que solo se tuvo acceso a un Acta de Certificación Final de Servicios, restando la correspondiente a la Contratación Directa Nº830/17; y que hasta la fecha, según el reporte de Sistema Siga “Ordenes de Pago por Número”, las Contrataciones Directas aludidas se encuentran pagadas según el siguiente detalles: a)- Expediente Nº20661-SG/17: Cheques Nº067103294 – por $119.903,63 – emitido el 04-04-17 –cobrado el 11-04-17; Nº067104327 – por $217.000,00 – emitido el 04-04-17 – cobrado el 09-05-17; y Nº067104328 – por $217.000,000 – emitido el 04-04-17 – cobrado el 06-06- 17; b)- Expediente Nº48975-SG/17: Cheques Nº071227605 – por $151.290,74 – emitido el 02-08-17 – cobrado el 11-08-17; Nº073295610 – por $217.000,00 – emitido el 02-08- 17 – con vencimiento el 01-09-17; y Nº073295611 – por $217.000,00 – emitido el 02- 08-17

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here