La causa por el Memorándum de Entendimiento con Irán, a cargo de María Gabriela López Iñiguez, titular del Tribunal Oral Federal 8 está trabajando arduamente en este momento. La autorización a todas las partes interesadas para que formulen las preguntas que le quieren hacer a Noble y a Joël Sollier, ex secretario general y ex responsable legal de Interpol, respectivamente es uno de los principales pasos a seguir. 
Fueron ellos los que estuvieron a cargo de las órdenes de captura con alertas rojas respecto de los sospechosos iraníes de haber perpetrado el atentado contra la AMIA.
Pero, desde Interpol entienden que no se necesita preguntar nada: es un hecho que las órdenes de captura con alertas rojas están vigentes y nunca dejaron de estarlo.
Noble, por su parte, reclamó al actual titular, Jurgen Stock, que habilite su testimonio ante la justicia argentina y aseguró que si no lo autoriza apelará la decisión ante el comité ejecutivo del organismo. Lo hizo mediante veinticinco mensajes seguidos y numerados en su cuenta personal en Twitter, donde también adelantó lo que ya había declarado antes en la misma red social, y en entrevistas, sobre que ningún miembro del entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner realizó gestiones para que se levantaran los pedidos de captura internacional ni las alertas rojas sobre los iraníes imputados.
La ley 24.186 de aprobación del acuerdo de la Argentina con Interpol dice en sus artículos 15 y 17 que los funcionarios y ex funcionarias de la organización internacional de policía tienen inmunidad en todo lo que tiene que ver con sus actividades en Interpol. Los artículos 22 y 24 son categóricos en que los secretarios generales de Interpol tienen la obligación de colaborar “con las autoridades argentinas competentes a fin de facilitar la administración de justicia”. Este último párrafo virtualmente no les da alternativas ni a Stock (actual secretario general) ni a Noble en cuanto a responder lo que la Justicia argentina pregunte. Pero la interna explotó de una manera asombrosa. Noble recibió la citación de la Justicia Argentina junto con una carta en la que Stock le decía que no puede contestar porque está sujeto a la disciplina de Interpol.
Jürgen Stock es un ex comisario alemán. Noble, es un abogado que fue quien tuvo el comando de Interpol durante 14 años y tuvo altísimos cargos en el gobierno de Estados Unidos. Tiene un perfil muchísimo más político que Stock y siempre buscó algún tipo de acuerdo en el caso AMIA para que pueda avanzar la investigación del atentado.

Ya en su momento Noble rechazó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman acerca de un pedido del gobierno para levantar las alertas rojas sobre imputados iraníes como parte del acuerdo con las autoridades de ese país. Recordemos que la principal imputada en esta causa es la entonces presidenta de la nación, Cristina Fernández. Quizas por lo mismo, el fallecido juez Claudio Bonadio nunca quiso que Noble o Sollier declararan en el expediente. Con su respuesta se termina la acusación.

En principio, las audiencias del juicio por el Memorándum están convocadas para iniciarse en diciembre, aunque la pandemia será la que decida.
No se puede descartar que finalmente haya una respuesta de institucional y cauta de Interpol, que se limite a certificar si las órdenes de captura siguen vigentes y nunca interrumpieron su vigencia desde 2007. También pesarán las declaraciones públicas de Noble. Además de tener en cuenta que el Memorándum fue votado por el Congreso y que nunca entró en vigencia.
Pese a ello, se concretó la acusación contra Cristina Fernández de Kirchner y el fallecido canciller Héctor Timerman por traición a la patria, la misma acusación que recibiera en 1955 Juan Domingo Perón.
Las maniobras y recontra maniobras realizadas desde Comodoro Py, respecto al caso sólo dejan al descubierto que el objetivo de esta causa tiene nombre y apellido: Cristina Fernández de Kirchner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here