Julia Leal denunció el año pasado que su esposo estaba involucrado en una red de trata y que mantuvo secuestrada a María Cash. Ahora denuncian que estuvo 30 horas desaparecida y le dejaron mensajes “escritos” con cuchillo en la espalda.

A través de un comunicado, organizaciones de mujeres que vienen acompañando a Julia Leal señalaron:

“Julia Leal estuvo desaparecida por más de 30 horas. Seguimos denunciando que se trató de hechos de desaparición forzada. Presumimos que la detuvieron efectivos federales vinculados a Martín Altieri, progenitor y secuestrador de sus hijos y uno de los denunciados en el caso María Cash, penitenciario de las provincias de Tucumán y Salta. Fundamos nuestra presunción en la violencia que este sujeto con connivencia de diversos poderes ejerce sobre Julia hace años. Desapareció en la Ciudad judicial de Salta cuando fue citada a acercar documentación que le pedía la in-justicia salteña para restituirle a sus hijos, que llevan más de dos años secuestrados.
Cercano a las 14.30 horas del día de ayer, 8 de abril, Julia se comunicó por última vez con una compañera. Posteriormente, familia y compañeros y compañeras intentan comunicación con ella infructuosamente: su celular daba apagado. Julia nunca tiene el celular apagado y nunca, por ningún motivo deja de comunicarse con familia y compañeros y compañeras de militancia porque esa es su forma de preservarse. Tampoco se queda sin batería nunca, lleva consigo un cargador portátil por emergencias y doble batería de celular. Esos son métodos que distintas compañeras han ayudado a que implemente para resguardo de su integridad física, porque lamentablemente no ha sido ayer la primera vez que amenazan su vida. No desapareció en cualquier lugar ni en cualquier momento, desapareció en la Ciudad Judicial en un día que tenía citación de las autoridades competentes, fecha que era por todos los vinculados al caso, conocida.
Desde hace más de dos años Julia viene sufriendo un infierno en carne propia, pero lo que es necesario que reflexione el conjunto de la militancia de derechos humanos, feminista, etc… es que el dolor de Julia tiene el peso de una tortura sistemática y de delito de lesa humanidad, y que sobre las espaldas de Julia lo que pesan son las represalias de la corrupción del sistema “democrático”, que en buena medida se financia con prácticas ilegales. A Julia le toca ese infierno en suerte porque Julia se animó a decir la verdad, porque Julia denunció la trata en Salta y Tucumán. Y cada vez que Julia está en Salta o en Tucumán molesta al poder su presencia allí. Pero Julia no puede estar lejos de sus hijos, aunque no los pueda tener con ella y no sepa con exactitud su paradero, sí sabe que están en esa provincia.
Julia molesta al poder además porque la quieren encerrada o muerta, y como no cometió delitos más que reclamar que le devuelvan a sus hijos, intentan deslegitimar su palabra, intentan amedrentarla, la desaparecen como ha pasado hasta ayer, amenazan con la medicalización. A poco de aparecer, en el hospital, un médico le preguntó por qué se había hecho eso. Esa es la misoginia y la discriminación que sufre en el sistema de salud de Salta y Tucumán, que la quiere encerrada, lo mismo que las fuerzas represoras.
Julia estuvo desaparecida por más de 30 horas. Aún no sabemos adónde la tuvieron. Sí sabemos que la golpearon terriblemente, a golpe de puño, en la cara, en la cabeza, la torturaron y le escribieron con un cuchillo en la espalda, tiene cortes que dejan ver la palabra altieri. Laura Romano, compañera que en Salta acompaña la lucha de Julia por recuperar a tres de sus hijos, fue amenazada de muerte.
Frente a tanta violencia hacemos responsable, no solo a Martín Altieri, penitenciario de Salta y Tucumán, a los sistemas judicial, policial, de esas provincias y al gobierno salteño y al nacional, y a cuantos organismos y funcionarios dependan de estos poderes que tengan la responsabilidad de preservar la integridad física de Julia, de sus hijos, y la hayan incumplido. Pruebas hay de sobra en que ha sido flagrante no la ausencia del estado aquí sino su connivencia. En este sentido, URGE QUE LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS INTERNACIONALES TOMEN CONOCIMIENTO, SE OCUPEN DE ESTOS HECHOS QUE CON ALEVOSÍA ENCUADRAN TODOS EN DELITOS DE LESA HUMANIDAD Y QUE LAS ORGANIZACIONES ACOMPAÑEN, Y QUE ORGANISMOS INTERNACIONALES Y ORGANIZACIONES POLÍTICAS EN EL PAÍS ARBITREN TODAS LOS MEDIOS PARA QUE JULIA Y SUS HIJOS TENGAN JUSTICIA.

HACEMOS UN LLAMADO A TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS, ORGANIZACIONES, DE DERECHOS HUMANOS, FEMINISTAS, LGBTIQ, DE VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO, ESTUDIANTILES, SINDICATOS, A ADHERIR A ESTE COMUNICADO Y A LA CONCENTRACIÓN FRENTE A LA CASA DE SALTA ESTE VIERNES A LAS 10 HS. PARA EXIGIR JUSTICIA POR JULIA LEAL Y SUS HIJOS.

Convocan:

Compañeras y amigas de Julia

Amora

Familia Leal

Adhieren: H.I.J.O.S – Familiares de Detenidos desaparecidos por razones políticas y gremiales de Salta en la Red por la defensa de los DDHH.