En esta primavera las altas temperaturas se están haciendo sufrir y para los que no poseen automóvil el viaje en colectivo es una tortura. Ahora cambiaron el lugar de las máquinas para pasar la tarjeta; se debe hacerlo desde los escalones. (Gabriela Hernández)

Suenan las alarmas al comienzo del día, es hora de ir al trabajo, a estudiar o simplemente levantarse. Los primeros rayos aparecen y todo indica que será un día de calor en la ciudad de Salta, vas a la parada de colectivo y el transporte público se acerca lento, al subir nos encontramos con una unidad sin aire acondicionado, superada en su capacidad de pasajeros y en donde hacés equilibrio para no caerte porque no hay de donde sostenerse a la hora de viajar de pie.

En los últimos días los usuarios del transporte público, como todos los años, han denunciado las malas condiciones en las que se viaja, casi como ganado y en algunas calles se vio el colapso de los motores de algunas unidades por sobrecalentamiento, que se ven obligadas a suspender los viajes y bajar a todos los pasajeros. También se producen golpes de calor y bajas de presión por la falta de aire y ventilación de colectivos abarrotados de gente.

Para sumar la falta de cinturones  seguridad y agarraderas hace que en caso de un accidente o freno fuerte los pasajeros terminen golpeados.

La ley

El conductor debe circular siempre a una velocidad tal que, teniendo en cuenta su salud, el estado del vehículo y su carga, la visibilidad existente, las condiciones de la vía y el tiempo y densidad del tránsito, tenga siempre el total dominio de su vehículo y no entorpezca la circulación. De no ser así deberá abandonar la vía o detener la marcha.

Los vehículos que se destinen al servicio de transporte de pasajeros estarán diseñados específicamente para esa función con las mejores condiciones de seguridad de manejo y comodidad del usuario, debiendo contar con: 1. Salidas de emergencia en relación a la cantidad de plazas; 2. El motor en cualquier ubicación, siempre que tenga un adecuado aislamiento termo acústico respecto al habitáculo. En los del servicio urbano el de las unidades nuevas que se habiliten, deberá estar dispuesto en la parte trasera del vehículo; 3. Suspensión neumática en los del servicio urbano o equivalente para el resto de los servicios; 4. Dirección asistida; 5. Los del servicio urbano; caja automática para cambios de marcha; 6. Aislación termo-acústica ignífuga o que retarde la propagación de llama; 7. El puesto de conductor diseñado ergonómicamente, con asiento de amortiguación propia; 8. Las unidades de transporte urbano de pasajeros que se utilicen en ciudades con alta densidad de tránsito, un equipo especial para el cobro de pasajes

Ley de tránsito Nacional

En el servicio de transporte urbano regirán, además de las normas del artículo anterior, las siguientes reglas: a) El ascenso y descenso de pasajeros se hará en las paradas establecidas; b) Cuando no haya parada señalada, el ascenso y descenso se efectuará sobre el costado derecho de la calzada, antes de la encrucijada; c) Entre las 22 y 6 horas del día siguiente y durante tormenta o lluvia, el ascenso y descenso debe hacerse antes de la encrucijada que el pasajero requiera, aunque no coincida con parada establecida. De igual beneficio gozarán permanentemente las personas con movilidad reducida (embarazadas, discapacitadas, etc ), que además tendrán preferencia para el uso de asientos; d) En toda circunstancia la detención se hará paralelamente a la acera y junto a ella, de manera tal que permita el adelantamiento de otros vehículos por su izquierda y lo impida por su derecha; e) Queda prohibido en los vehículos en circulación, fumar, sacar los brazos o partes del cuerpo fuera de los mismos, o llevar sus puertas abiertas.

Pasar la tarjeta, un peligro

Recientemente en los colectivos se cambió la ubicación de la maquina boletera, fue puesta al lado de la puerta de acceso y en medio de las escalinatas por donde se sube a la unidad, esto fue motivo de quejas por parte de personas que afirman dificultades a la hora de pasar la tarjeta y sostenerse de algún lugar para no caerse.

Un servicio no tan humano

Si bien la empresa SAETA recibe una gran suma del gobierno esto no impide que se deshumanice al pasajero en pos de ganar la mayor cantidad  de dinero. Cada mes los salteños que no cuentan con transporte particular sufren una nueva suba del boleto, es entonces que el viajar se va convirtiendo de a poco en un lujo, se piensa dos veces antes de viajar o solo se viaja en situaciones extremadamente necesarias como ser la asistencia al trabajo o la realización de trámites.

Candelaria Arjona nos comentó su mala experiencia “Estaba en el colectivo yendo a mi facultad, no había asientos y apenas pude sostenerme del respaldar de uno de los asientos, afuera llovía por lo que llevaba mi paraguas. En un momento el chofer frena de golpe y todos los que estábamos de a pie caemos al piso, me salvé de no clavarme el paraguas en el estomago, la que no la paso bien fue una señora que golpeó su cabeza con la parte dura asiento”.

Los ciudadanos nos merecemos un mejor transporte público.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here