Salta, viernes 19 de abril de 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Esta semana hizo su reaparición pública el derrotado candidato a senador del 2017, Adrián Valenzuela. Lo cierto es que el autodenominado “Chico Malo” parece que volvió recargado y con sed de venganza. Es tanto el rencor que vomitó por la pantalla de Cablevisión, el periodista, que más de uno tuvo que tomarse un uvasal, para pasar el mal rato.                                                                                                          Por Lola Mento En la entrevista Valenzuela pasó de las rebuscadas frases hechas, hasta otras tantas de las que la gente quiere escuchar como: “La política es el arte de todo lo posible”. “Muchos tienen que jubilarse en la política”, “Tienen que terminar los cargos enquistados de los políticos que nos gobiernan y los punteros políticos también”.  Incluso llegó a la ridiculez de responder a la pregunta de a qué espacio pertenece, con un lacrimógeno: “Estoy dentro de la gente”. La letanía de Chico Malo se agrava cuando se refiere a las acusaciones que se hicieron sobre su persona en aquella campaña. Su nivel de “yoismo” alcanza allí, el punto máximo casi comparándose con Jesucristo. Además de aclarar que todo lo que se dijo sobre él, fue mentira, analiza que todo fue producto del miedo que provocaba su candidatura. Llegó incluso a decir que “su caso” siente un “precedente de estudio periodístico” y que es el tema tomado para ¡varias tesis de estudiantes de la Universidad Católica de Salta! El ego atizado por la sed de venganza del ex candidato a senador tuvo su punto máximo, cuando en una especie de monólogo se apropió de la entrevista (prácticamente la hizo solo) y acusó a quienes se metieron con su vida privada, sin evitar ventilar él mismo su vida privada. Contó que tuvo que sacar a uno de sus hijos de la escuela, porque los pseudo  (¿?) padres de sus compañeritos lo señalaban. Con un excesivo uso de la palabra “refrendado” y en evidente desconocimiento del significado de otras palabras que usó en la entrevista, el ex candidato se dedicó a relatar un rosario de penurias que se extendieron hasta luego de la derrota, cuando ya nadie le atendió el teléfono. Para sintetizar, el periodista se autodefinió como un gentleman, dijo que fue “inocente”, y habló de la justicia divina, volviendo a su remanida frase: “El que nada debe nada teme”. En definitiva, una entrevista con sabor a nada y de la cual lo único que se rescata, es que es tal el grado de resentimiento que porta, que contabiliza el tiempo transcurrido desde aquella derrota: “Un año, siete meses, 24 horas 32 minutos y nadie se acordó de mí”, repite. Resumen: Valenzuela quiere revancha, pero termina siendo otro candidato sin solvencia, ni propuestas que al menos se vislumbre que pretenda modificar las necesidades de la gente. Uno más…
Ese es el nuevo slogan con el que el intendente Alfredo Soto empapelará  la localidad de Iruya para la campaña que se viene a gobernador de la provincia de Salta.                                                                                               Por Lola Mento Lo cierto es que al diminuto jefe comunal se lo vio exultante de felicidad de poder posar junto al piloto de tormenta del gobierno provincial Fernando Yarade. El intendente conocido más popularmente como “guardavidas de charquito”, está de más acostumbrado a pivotear con la altura -ya que su municipio se encuentra a casi tres mil metros sobre el nivel del mar- y para él no fue un tema para terapia, el sacarse una fotito con el lungo candidato a gobernador que detenta una altura de 2,05 cm. La publicación en redes sociales tuvo, como era de esperar, un sinnúmero de comentarios entre los que podemos mencionar: “Parecen evo con ginobili”, “Quien es el.petiso ese...el cantante del grupo guinda jajajj”, “dice el de saco...yo voy a tratar de llegar hasta donde alcance...luego continuara mi compañero y llegaremos muy alto!!!”,  “Eso si que es llegar asta el corazón 😂“Pero quien es esa criatura ??? es menor y no puede ni debe andar en política , como todo niño solo debe jugar , no al uso de menores en propaganda política”. La cosa se puso tan chistosa que los asesores del candidato que detenta una altura mayor que la inflación, ya se consiguieron de Sprayette un banquito plegable que desde la próxima semana no podrá faltar en los viajes de Yarade, a fin de que las fotografías sean más prolijas. Al fin y al cabo, no hace falta andar por ahí humillando a todos sus comprovincianos que somos en gran parte, negados para la altura. Y el intendente, se fue ahuecando su voz, mientras se lo escuchaba decir: Ya probaste el chiquito, ahora proba el Grandote!

Poder en el Cuarto: Entusiasmados los Paquitos

La campaña arrancó fuerte en Salta y a modo de calentar motores el actual Jefe de Gabinete de Salta...

Poder en el Cuarto: Si no pautás, hablo mal

En el periodismo, también existen los aprietes y corrupción; y lamentablemente están al orden del día.        ...

Miguel, ¿es o se hace?

No señoras y señores, no se trata de un nuevo bochorno que suma el exintendente y precandidato a gobernador...

Poder en el Cuarto: Pelean por la bendición de Gustavo

Un raro clima se está viviendo por estos tiempos en los equipos municipales de campaña con dos que aspiran...

Poder en el Cuarto: Bettina va por todo, sin permiso de...

La incipiente dirigente de “Salta Nos Une” tiene preparado el anuncio de su candidatura a intendenta para después de...

Poder en el Cuarto: ¿Mónica Juárez diputada?

La proximidad de las decisiones políticas y algunos coqueteos en redes sociales, han puesto durante la semana la atención...

Poder en el Cuarto: Ella baila sola

En este mundo de hoy en día todos nos sentimos estresados de vez en cuando. En nuestro país la...

Poder en el Cuarto: La lista de Nanni

El diminuto legislador nacional radical decidió cortarse solo y ya armó una lista que prescinde de los principales dirigentes...

Poder en el cuarto: El perro de Madile

La posibilidad de ser candidatos, a muchos les está pegando mal. Y es que en esta desesperación de mostrarse...
Don`t copy text!