Salta, viernes 06 de diciembre de 2019
El tiempo - Tutiempo.net
La estudiante avanzada de Antropología de la Universidad Nacional de Salta ganó una beca de investigación de la Facultad de Humanidades para poder investigar sobre las prácticas de movilidad de las mujeres trans del Valle Calchaquí. Poder acceder a la beca le genera la posibilidad de aportar al campo desde la investigación de su identidad de género y le otorga una estabilidad económica. (Guadalupe Macedo) Ganó la beca para la carrera de antropología. Cada año se seleccionan dos becas para cada carrera y en el caso de antropología se dan una al área de arqueología y una a la orientación de antropología social. “Para mi esta beca es súper importante, no solamente por la posibilidad que me da a mí de relajarme un poco con lo económico que siempre es el problema para todas las personas que nos salimos de las normas establecidas por la sociedad, siempre es un problema acceder a trabajos, acceder a recursos económicos. Para mi esta beca  implica poder relajarme un poco en este sentido, pero además, yo la célebre con mucha alegría y mis compañeras la celebraron con mucha alegría porque para mí es un logro para el feminismo, para el transfeminismo y para todas las personas que venimos trabajando en esta área” comentó Marce. La obtención de esta beca marca un camino, Butierre comentó “es la primera vez que se elige un trabajo con esta perspectiva, con este grado de compromiso político”. Esta investigación se abordara desde la realidad de las disidencias sexuales, que sean ellas quienes sean las investigadoras y dejen de ser estudiadas por otros. Conquistar espacios en la universidad permite disputar lugares que siempre le fueron negados a las identidades no binarias. La investigadora comento: “Yo valoro, y no condeno para nada, que haya personas blanca, CIS, heterosexuales, de clase alta escribiendo sobre travestis, negras e indígenas, pero me parece que lo más importante y lo más valioso es que las personas que representan  y encarnan esas identidades estén dentro de la academia, estén dentro de los espacios y para eso también se necesita generar cupos” Conquistar espacios en la academia revindica luchas y visibiliza al colectivo que históricamente fue negado. “El reconocimiento de la beca, no solamente es un reconocimiento a mi trabajo, a mi persona, a mi trayectoria personal que es bastante basta porque me he esforzado bastante en esto, sino también a todo un área de estudio y a toda un área de militancia y de acción política que estamos las que somos parte de este colectivo feminista” declaró. Investigará las prácticas de movilidad de mujeres trans de Valle Calchaquí, donde abordara las situaciones de violencia que se viven en esos espacios, y las estrategias de resistencia que las mujeres trans tienen para salir adelante y poder habitar esos lugares. “Es tratar de pensar como las identidades sexo disidente, las identidades trans están puestas en el margen del estado y por lo tanto en algún punto constituyen al mismo estado” reflexionó Butierre. “Las compañeras trans vivimos una exclusión del espacio público no somos  personas fáciles de mirar, cualquier persona puede mirar alrededor suyo y ve que no hay travestis, en cualquier espacio te podes parar en una plaza, en una universidad, en un hospital podes mirar alrededor tuyo y vas a ver que no hay travestis y no es porque las travestis no existan sino porque la circulación dentro de los espacios está vedada o está sujeta a condiciones. Entonces hay que incorporar a las travestis en la vida cotidiana, en todos los espacios y pensar en un aparato de derechos y garantías estatales que nos introduzcan con nuestra naturaleza, con nuestra especificidad y no como sujetas adaptadas y fáciles de ver” relato marce, destacando la posibilidad que le genera a ella y sus compañeres poder habitar espacios académicos como protagonistas activas desde su propia identidad apartándose de las normas sociales. “Esto es una manera de discutir el binarismo de género, para mí las travestis somos terroristas de lo binario venimos a romper con eso, no nos interesa ser mujeres y no nos interesa ser varones, nos interesa ser personas con un libre ejercicio de nuestra corporalidad y sobre nuestra identidad” destacó que habitar este espacio de investigación académico permite aportar a la lucha de las identidades disidentes desde la construcción de teorías científicas que reflejen su identidad. El tránsito por la universidad “Mi experiencia en la universidad ha sido compleja. Mi expresión de género, mi transición, también ha ido atravesándose de diferentes lecturas, de diferentes avances en mi propia formación. Pero he tenido claro desde el día uno que yo llegue a mi universidad que quería ser identificada como Marce, ni como Marcelo ni como Marcela. En líneas generales, no he tenido problemas con la universidad en este sentido, pero si es una dificultad que hay que aclarar, que soy Marce, no Marcelo y no Marcela y todo el tiempo hay que reafirmarlo, hay que reiterar continuamente las cosas y la universidad está pensada en términos binarios. Sus aparatos administrativos y burocráticos están pensados en términos binarios y las personas que están en frente de los espacios académicos también tienen una mentalidad mayormente binaria como todo en la sociedad, la universidad no es distinta al resto de la sociedad” cometa Marce. Gracias a su forma de pararse en la vida pudo afrontar el tránsito por la universidad “pero para una persona que tal vez tiene otra extracción de clase, otra edad, otra manera de habitar la vida es mucho más difícil. La universidad si necesita adaptarse, y yo estoy hablando desde la facultad de humanidades donde de alguna manera somos más perceptivos y tenemos una apertura a estas cuestiones. Yo no sé si en salud, en ingenierías, o en exactas o en económicas existe esta posibilidad de recibir a una persona que no encuadra dentro de la categoría varón y dentro de la categoría mujer y si las personas están preparadas y desean prepararse para recibir estas identidades” dijo Marce. “Me parece que la universidad todavía tiene mucho debate para dar, desde el protocolo de violencia de género que nunca se discutió, hasta la posibilidad de que ese protocolo incluya actos discriminatorios hacia las disidencias sexuales y un montón de espacios que todavía no existen en los centros estudiantiles para abordar estas cuestiones del género, las disidencias, las diversidades, las sexualidades” concluyó Butierre.
Es la única argentina y una de las diez latinoamericanas que figuran en el ránking elaborado por la BBC. Aquí la nota que Cuarto Poder le realizó. La médica feminista Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (Feim), fue elegida entre las "más influyentes e inspiradoras del mundo" en la lista "100 Mujeres de la BBC".
Bianco, quien trabaja desde hace 40 años por la salud y los derechos reproductivos de las mujeres y la legalización del aborto, fue elegida en la categoría "Liderazgo", mientras que las otras ternas existentes fueron "Tierra", "Conocimiento", "Creatividad", "Deporte" e "Identidad". En Salta Bianco estuve en 2016 en Salta y habló sobre partos domiciliarios, salud, aborto y demás problemáticas de los derechos femeninos. Historia e ideas de una de las mujeres que utilizó el término femicidio a fines de los 80. (Por Andrea Sztychmasjter) Con casi nula participación de legisladores hombres presentes, en el marco de la adhesión a los “16 Días de Acciones Mundiales contra la Violencia de Género”, la Cámara de Diputados organizó una jornada de la que participó la doctora Mabel Bianco, histórica médica feminista presidenta de FEIM. Ante una sala colmada de mujeres de diferentes ámbitos, el presidente de la cámara de diputados Manuel Santiago Godoy, uno de los pocos legisladores presentes junto a Lucas Godoy y Ramón Villa, aprovechó la ocasión para reivindicar el trabajo del Observatorio de Violencia contra las mujeres “El observatorio fue idea de nosotros los legisladores y creemos que es algo muy bueno”, señaló y especificó que a partir del primer informe presentado por el organismo “es necesario que identifiquemos responsabilidades, el poder ejecutivo deberá invertir en presupuesto y el judicial en hacer lo que creo no está haciendo”, agregó. El diputado Lucas Godoy, durante la charla, se quedó a un costado prestando especial atención a lo expuesto, mientras que Ramón Villa aprovechó el momento para regalarle a Bianco dos yiscas tejidas por mujeres originarias del norte provincial. La charla Corría el año 1988, en Mar del Plata, el famoso boxeador  Carlos Monzón asesinaba a su expareja, la actriz y modelo Alicia Muñiz. Por entonces, la palabra femicidio no era tema de agenda, por el contrario, en los años 80 se hablaba de “crímenes pasionales”. El proceso informativo desencadenado a partir de ese asesinato constituye un hito en la visibilidad mediática de la violencia hacia las mujeres en Argentina, y esto se debió no sola a la noticiabilidad en si misma del caso, que tenía a un campeón mundial como protagonista, sino también a la incansable lucha feminista de la que Mabel Bianco participó. Las activistas fueron pioneras al enmarcar el caso como “femicidio”; concepto que tardaría cerca de dos décadas en ser apropiado por las organizaciones de mujeres latinoamericanas y más tiempo aún, por el discurso de periodistas. Mabel Bianco al comenzar su charla en Salta se refirió a este caso para señalar por un lado el rol importante que poseen los medios en los tratamientos de las problemáticas de las mujeres, y por otro para  manifestar que “los valores culturales no se cambian solo con leyes”, y se refirió a la aceptación y apoyo que el femicida Monzón poseía en aquel entonces. “Alain Delon lo fue a visitar a la cárcel, muchos decían que a Monzón había que sacarlo. Y resulta que con las mujeres nos enteramos que salía de la cárcel y le iba a enseñar boxeo a niños. ¿Este es el ejemplo que damos?”, mencionó. Por eso Mabel hizo hincapié en la importancia de la educación para deconstruir estereotipos, no solo en la escuela, sino también en las familias y en la propia justicia. “Todos tenemos un enano machista hasta las propias mujeres, debemos trabajar día a día contra eso. Por eso el papel de la escuela es tan importante, porque junto con las familias y los medios son los principales reproductores de la diferenciación de los roles que propician la desigualdad”, señaló y criticó fuertemente las figuras de reinas y princesas que aún hoy se siguen reproduciendo “Acabemos con esto de la princesita, que debe estar siempre hermosa para los otros”, mencionó y agregó la importancia que tiene la escuela no solo en enseñar genitalidad a los alumnos sino también sexualidad y trabajar sobre la idealización del amor para prevenir noviazgos violentos. En su charla se refirió además a la división sexual del trabajo y al trabajo no pago que realizan día a día las mujeres en sus casas. Mencionó que es responsabilidad de los gobiernos trabajar en esto y apuntar a mermar las desigualdades en las oportunidades de las mujeres. “En los medios de comunicación hasta hace poco a las periodistas no las dejaban ni firmar sus notas”, ejemplificó. “Yo no soy especialista en mujeres, soy especialista en derechos humanos de las mujeres, que es el derecho fundamental para vivir una vida sin violencias de ningún  tipo”, señaló la doctora y se refirió a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belém do Pará, que fue la base para elaborar la ley nacional 26.485. Aclaró que recién en 1996 la OMS reconoció la violencia contra las mujeres como un problema de salud pública. Mencionó el rol del trabajo articulado intra e intercultural que se debe realizar. “Todos las formas de violencia son un problema de salud pública y requieren atención integral, psicofísica, social, legal y cultural”. “En nuestro país tenemos leyes muy buenas, pero el tema aquí es como se implementan, y en eso tenemos aún mucho por recorrer”, mencionó la médica y se refirió a la importancia del acompañamiento cuando la mujer decide hacer la denuncia. Criticó que exista mediación en casos de violencia de género, a las medidas cautelares y botones antipáticos que han demostrado no ser suficientemente eficaces “La mujer no puede vivir todo el tiempo con un policía parado en la puerta”, manifestó. Señaló que aún existe un camino por recorrer en sanciones a los violentos, un ejemplo de ello es la implementación de tobilleras. Además exhortó a todas a no quedarse calladas: “Algo que necesitamos en temas de violencia, es hablar”, señaló. “No nos quedemos calladas”. Mujeres participando Durante la charla en el recinto, las mujeres presentes tuvieron la oportunidad de contar sus experiencias en los diferentes ámbitos en donde se desarrollan. Una abogada presente señaló la importancia de una reforma en el código penal que ponga estrictas sanciones a los agresores. Las mujeres presentes se refirieron a la ruta crítica que atraviesan las víctimas de violencia y la urgencia de un rediseño de los circuitos judiciales. Una gerontóloga se refirió a la violencia que vivencian los adultos mayores. Una investigadora se refirió a la práctica del chineo, término con el que se designa las violaciones en banda de criollos sobre niñas y mujeres de comunidades originarias. Práctica que aún hoy se percibe como “ancestral” y continúa silenciada. Una dirigente barrial relató que con otras mujeres armaron una red de comunicación: “Nosotras nos convertimos en el botón antipánico humano y estamos ahí acompañándonos entre nosotras”, señaló y comentó como a través del arte ayudan a empoderar a mujeres. Al terminar la participación una mujer criticó la falta de presencia masculina en la charla. “El observatorio realizó sus informes, ahora ¿Qué hacemos con las estadísticas?” Se preguntó y alentó a la participación política de las mujeres “no siempre podemos ser políticamente correctas porque los hombres siguen ocupando los lugares de decisión”. Además reivindicaron la lucha de Alika Kinan protagonista del primer proceso en el que una víctima de trata querella a sus proxenetas y al Estado, y de la activista salteña Lohana Berkins.  

Mary Robles, la primera candidata trans de Salta

  La referente provincial de la diversidad, ATTA y la Federación nacional Lgbt, describió que fue la primera mujer trans...

Verónica Caliva, una diputada en defensa de las mujeres

  Lia Verónica Caliva acompañará al candidato ganador de las PASO por el Frente de Todos y si se vuelven...

Petronila Infantes: chola, sindicalista y anarquista

Un 29 de julio de 1911 nació en La Paz, Bolivia, Petronila Infantes. Sus discípulas y sus compañeras de...

Enheduanna, la primera escritora de la Historia

Primera Autora de la que tenemos noticia: la más remota asociación que conocemos entre una obra y una persona...

La mujer que denunció al diputado “Turi” Rodríguez 

  Paula Medici es la mujer que se animó a denunciar a su ex pareja y actual diputado kirchnerista por...

“La lucha docente tiene cara de mujer”

  Irene Cari trabaja en una escuela, es presidenta del Foro de Mujeres y hoy se encuentra acompañando la lucha...

La feminista que desmontó a Freud y su ‘envidia de pene’

  Karen Horney fue una psicoanalista feminista de principios del siglo XX que se rebeló contra las teorías de Freud...

Entrevista a Milo Peñalba

Fue la más joven expositora en el Congreso de la Nación a favor del aborto legal. Milagros Peñalba contó...

Pinturas cíclicas

Naia logró a través del arte transformar su vida atravesada por la violencia en un camino hacia su propio empoderamiento. Aquí nos cuenta sobre una de las técnicas que emplea conocida como “arte menstrual” y nos muestra sus obras. (Andrea Sztychmasjter)