Salta, lunes 17 de junio de 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Se estima que, en la Argentina, se realizan cerca de 500 mil abortos clandestinos por año. Y las complicaciones por estas prácticas son la principal causa de muerte de mujeres gestantes, por eso en un día de lucha como es NiUnaMenos presentamos a estas 3 mujeres que pelean incansablemente para que la Interrupción Voluntaria del Embarazo sea Ley. Hace 30 años, una decena de mujeres se propuso que el Aborto Legal, Seguro y Gratuito sea un derecho en Argentina. Enfrentaron prejuicios y repudios hasta lograr que, en junio de 2018, el proyecto tenga media sanción en Diputados. Martha Rosenberg, Olga Cristiano y Alicia Schejter, tres de las pioneras del pañuelo verde, aseguran que no van a desistir hasta que sea ley. “¡Paso a una histórica!”. El grito atravesó cantos, consignas y redoblantes cada vez más encendidos. La multitud se abrió para permitir el avance de la chica que empujaba una silla de ruedas. “¡Paso a una histórica”. La mujer que iba sentada sonreía a los que le sacaban fotos. La alerta se repitió al día siguiente, mientras una mujer de cabello blanco caminaba rápido por Avenida Callao. El Proyecto de Ley acababa de obtener media sanción en Diputados y ella se apuraba para celebrarlo con sus compañeras. Alguien la reconoció y advirtió: “¡Paso a una histórica!”. Era la mañana del 14 de junio de 2018, el final de la primera vigilia por la Ley del aborto. Una cruzada que había empezado hacía muchos años, más de 30, cuando un grupo de mujeres quiso tener el derecho a decidir. Y así se convirtieron en históricas.
Las feministas que impulsan la legalización del aborto desde hace más de 30 años   “¿Qué podemos hacer?” En 1982, con los últimos espasmos de la dictadura, un grupo de feministas fundó ATEM (Asociación de Trabajo y Estudio de la Mujer), una de las primeras organizaciones que visibilizó la violencia contra las mujeres. “Investigamos, difundimos, organizamos jornadas, publicamos la revista ‘Brujas’... Hicimos de todo. En aquella época, yo trabajaba como enfermera en el Policlínico Bancario y era delegada sindical. Mucho después estudié Psicología, me recibí en 2007. En el feminismo encontré un movimiento liberador. Eso es lo que genera tanta resistencia: cuando la mujer se libera, el varón pierde el lugar de privilegio y poder”, asegura Alicia Schejter. El nuevo movimiento estaba integrado por médicas, abogadas, enfermeras, activistas de derechos humanos, enfermeras y hasta una Madre de Plaza de Mayo: diez mujeres unidas por una causa en común. “Dentro de la Comisión, había voces diferentes. Mientras que algunas argumentaban que el aborto era un tema de salud pública, otras considerábamos que se trataba del derecho a decidir sobre el cuerpo. Pero estábamos de acuerdo en lo fundamental, había que legalizarlo y despenalizarlo. Las mujeres debemos tener la posibilidad de elegir ser madre o no serlo. Es un derecho y negarlo es una forma de totalitarismo”, sostiene Schetjer. “Todos los lunes, llevábamos una mesita a la puerta de la Confitería del Molino. Además de juntar firmas para el proyecto de ley, repartíamos folletos y la revista ‘Nuevas aportes’. Los primeros ejemplares estaban fotocopiados, no teníamos fondos para imprimirlos”, recuerda Alicia. “Muchas personas nos gritaban ‘¡Asesinas!’, pero algunas se acercaban a preguntar y otras, a contar su experiencia”, cuenta. Las chicas del pañuelo verde Alicia Schejter “Al principio, cuando la Comisión empezó a asistir a los encuentros nacionales de mujeres, el tema del aborto no estaba incluido en el programa, preferían que habláramos de anticoncepción. Como no nos daban bolilla, empezamos a colgar carteles de ‘Derecho al aborto’ en las aulas vacías del colegio en el que se realizaba la jornada. Finalmente, terminaron por incorporar nuestros talleres al cronograma, nos lo ganamos de prepo”, recuerda Olga Cristiano. En 1992, la Comisión presentó el primer Proyecto de Ley en la legislatura. No fue más allá de la Mesa de entradas. Después, la organización participó en otros tres proyectos que redactaron los diputados Martha Mercader, Alfredo Bravo y Luis Zamora. Ninguno llegó al recinto. “Las condiciones no eran favorables. Dora explicaba que eso se iba a dar cuando hubiera una explosión de mujeres”, cuenta Olga. La Comisión por el Derecho al Aborto no tenía dinero para una sede. Cada quince días, “las chicas” se reunían en una sala de Villa Crespo que les prestaban. Ahí, hablaban durante horas sobre la interrupción del embarazo, sobre legalización y despenalización. En esas charlas no había lugar para temas personales. Los encuentros de mujeres fueron sumando hitos a la gesta. En 1990, en el de San Bernardo, se declaró el 28 de septiembre como el Día por el Derecho al Aborto de las Mujeres de América Latina y el Caribe. En 2003, en Rosario, el pañuelo verde quedó oficializado como símbolo de la lucha por el aborto legal. Se revisó la disponibilidad de colores: el blanco era el de las Madres de Plaza de Mayo; el violeta, el del feminismo; el rojo, el de la izquierda; el amarillo, el del Papa… El pañuelo fue verde por descarte, no por esperanza. “El encuentro en Rosario marcó un antes y un después para la Comisión. Pedimos el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas para hablar del aborto. Unas 500 mujeres levantaron la mano para contar: ‘Yo aborté’. La última noche, la marcha de mujeres alcanzaba las diez cuadras. La mayoría llevaba puesto el pañuelo verde. Las más jóvenes entonaban consignas que nosotras habíamos inventado”, recuerda Olga. El reclamo ya era visible: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Olga Cristiano
El lugar común les dice “niñas madres” pero los términos son mutuamente excluyentes. En el primer aniversario de la media sanción de Diputados a la ley por la Interrupción Voluntaria del Embarazo presentamos un exhaustivo relevamiento sobre la maternidad precoz en el país.
Se llamaba P y estaba saliendo con un chico más grande que ella y ya se sentía “grande” ella también. Era su primer novio, su primer beso, su primer todo. Estaba contenta. Hasta que un día su panza –hasta ayer plana y con los huesos de la cadera marcándose bajo la piel- comenzó a crecer. Y a crecer. Y a crecer.
Su mamá no tardó mucho en darse cuenta de lo que pasaba, pero ella sí. Será que en ese momento tenía doce años y nadie–ni en la escuela, ni en su familia- le había contado demasiado al respecto. Después, el tiempo hizo lo suyo y P. terminó, con trece años, con la primaria incompleta y un niño en brazos.
“Yo me estoy criando con mi hijo. Imagínate que yo estaba embarazada y me iba a la casa de mi hermana y me sentaba y tenía la manía de chuparme el dedo y miraba Los ositos cariñositos. Mi mamá me decía vos estás por tener un hijo. Dejá de hacer eso. Y hasta ahora. Vemos los dibujitos. Él se va y yo quedo ahí”, cuenta P. en uno de los pocos informes actualizados que hay en nuestro país al respecto.
Ese trabajo, hecho por Georgina Binstock y Mónica Cogna (ambas investigadoras del CONICET), se llama Estudio sobre maternidad adolescente con énfasis en menores de 15 años, es de alcance nacional y pone cifras y voces a una realidad escamoteada: la de las miles de niñas que, año tras año, cambian lápices y juguetes por pañales y bebés de carne y hueso.
“Yo me estoy criando con mi hijo”, resumió P., una de las chicas entrevistadas para ese estudio, y la frase no podría haber sido más cierta. Ni más injusta, porque detrás del promedio de 3000 menores de 15 años que paren anualmente en Argentina hay una infancia rota, un proyecto de vida  truncado, un riesgo de salud bien concreto.
De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una menor de 20 años tiene cuatro veces más chances de morir en el parto y a veces también una historia de violencia que terminó en ese embarazo. Puede que no haya existido una violación, pero las autoras del estudio coinciden en señalar que siempre entre la niña y el hombre o adolescente con el que tuvo relaciones sexuales hubo una asimetría de poder en donde la menor no pudo elegir demasiado.
Por eso mismo aplica “la noción de embarazo forzado, pues las niñas/adolescentes no tenían conciencia de las consecuencias de la actividad sexual o no tuvieron las herramientas necesarias para prevenir un embarazo que mayoritariamente no buscaron y que las angustió y asustó. Aquellas que hubieran querido interrumpir esa gestación tampoco pudieron acceder a esta práctica”, precisa el informe.
Así las cosas, desde hace veinte años y más allá de las medidas que desde distintas gestiones hayan podido tomarse, el número de niñas de 14 años o menos que por año terminan en la sala de partos no desciende. Y refleja además las enormes asimetrías que existen para niñas y adolescentes según dónde vivan, cuál sea el nivel de ingresos de sus familias o la educación de sus padres.
En algunas zonas de Argentina, de hecho, mujeres, adolescentes y niñas son aún “ciudadanas de segunda” y todo (desde el sistema de salud hasta legislación, pasando por la educación o las oportunidades de conseguir un empleo) se lo recuerdan a cada paso. Por eso tampoco sorprende lo que se lee en otra de las páginas del informe, adonde se detalla que “Los resultados muestran una firme resistencia a la baja de la fecundidad y maternidad adolescente precoz (antes de los 15) y tardía (entre 15 y 19 años). Esta resistencia se mantiene acompañada por importantes brechas regionales.
La fecundidad precoz es extremadamente alta en Formosa (6.4) triplicando el promedio nacional, y sextuplicando la de la Ciudad de Buenos Aires (0.4). Misiones y Chaco también presentan tasas de fecundidad precoz altas (entre 4.3 y 4.6)”.
Y desde la misma Dirección de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud se señala quetanto la poca edad de la madre (menos de 20 años) como un bajo nivel educativo están asociados a un mayor riesgo para el bebé. Las nacidos de madres más jóvenes comparten un “riesgo alto” porque  “La edad de la madre es un factor que se asocia fuertemente con el posible daño del niño (muerte o enfermedad). Esto ha sido estudiado en diferentes países y verificado para la Argentina en diferentes investigaciones”, detalla el trabajo. Y agrega que “El mayor riesgo corresponde a los niños hijos de madres con bajo Nivel de Instrucción y el menor riesgo a los hijos de madres con alto Nivel de Instrucción”
P., una de las miles de niñas- madres de Argentina, reúne sobre sí las dos variables, y todos los olvidos del Estado. Nació en Misiones, no tuvo educación sexual, parió a los 12 años y hoy vive con su mamá, su hermano menor y su hijo de 4 años en una casa precaria. Casi tan endeble como sus chances de desarrollar una vida plena cuando –en el camino de la vida- su derecho a la salud, a la educación y al esparcimiento, entre otros, ya fueron recortados desde el vamos. Nenas pariendo nenes La chica, con aspecto cansado, se sienta a tomar un respiro en su recorrida por la Feria del Libro. La rodean compañeros y compañeras de las secundaria del conurbano a la que van todos. Hoy vinieron de visita y todos están de lo más exaltados entre los libros, los shows y las exhibiciones. Todos menos ella, que se sienta por un momento en el stand de la Secretaría de Educación, a recuperar el aliento. Sobre su el hombro, duerme una beba de meses, ajena al mundo. “¿A usted le parece? Tiene quince y ya es mamá”, comenta al pasar y como en broma un chico con una cresta teñida de violeta, mientras le guiña un ojo a la joven mamá, que es también su compañera de curso. Como en broma y como si la chica hubiese llegado hasta esa situación sola y voluntariamente. Como si fueran, ella y su hija, un chiste. Algo de que burlarse con los demás y no el drama que representa para una adolescente tener que vérselas al mismo tiempo con Historia y con las mamaderas, con Geografía y con la urticaria, el reflujo, el sueño cortado y las fiebres que nunca faltan. Su cara ojerosa habla de eso. De todo eso. La escena, ocurrida hace pocas semanas en el último día de la 45 edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA) da cuenta de uno de los aspectos más complejos de la maternidad adolescente: su impacto en las trayectorias educativas y vitales de sus protagonistas. Porque lo cierto es que más allá de que algunas de las familias de estas adolescentes prometan ayudarlas a seguir estudiando, las estadísticas prueban que, a más pañales, menos parciales. Absorbidas –quieran o no- por su nuevo rol de “madres” y eventualmente amas de casa si es que se mudan con sus parejas, las chances de abandonar el colegio se disparan. Según las estadísticas, más de la mitad de las niñas que quedan embarazadas interrumpe sus estudios y 40% deja las aulas para no volver.  Así, según se lee en Niñas Madres. Embarazo y Maternidad Infantil Forzada en Latinoamérica y el Caribe, un informe de CLADEM de 2016, “Las consecuencias de las maternidades en la vida de las niñas son a corto y largo plazo. Tanto sea que permanezca con la criatura, como que la dé en adopción, esa maternidad la marcará para siempre. En la mayoría de los casos, afectará también a su entorno, ya que la niña no podrá hacerse cargo del bebé, que quedará bajo la responsabilidad de otras mujeres de la familia. Su inserción en la comunidad también se alterará, ya que sus pares ya no la verán como una igual. La maternidad también limitará sus posibilidades de salir de la pobreza”. Educación, escucha y alerta El dibujo va de la ternura a la impresión, sin escalas. Representa el perfil de una nena y está hecho de cientos de puntos rosas. Conmueve cuando se ve a la niña y espanta cuando se sabe que- por cada punto rosa- hubo una nena dando a luz. El diseño viene de Colombia, donde –como en toda Latinoamérica- las niñas que paren niños son también una realidad invisible a fuerza de repetición. De ver chicas, nenas casi, llevando a upa bebés tan frágiles como ellas mismas. Lucía (que no se llama Lucía pero así llegó a las primeras planas de los diarios nacionales cuando la pareja de su abuela la violó y la dejó embarazada) tiene once años y una cicatriz en la panza. Es una nena tucumana que, en realidad, representa a muchas otras en esa misma provincia que no adhirió a leyes clave para asegurar el acceso a la salud sexual y reproductiva y en donde cumplir con la ley puede volverse una odisea. Allí hubo en 2018 otras 136 “Lucías” de doce, once, trece y catorce años dieron a luz niños, a menudo como resultado de una violación. Lucía, en su momento, rogó a los médicos que terminaran con su pesadilla. “Quiero que me saquen lo que el viejo me puso adentro”, dijo más de una vez. Nadie la escuchó. Dejaron que el tiempo pasara y al mismo tiempo presionaron a su mamá con una mezcla siniestra de terror y promesas. Le dijeron que Lucía podría morir si abortaba. Le prometieron una casa si seguía adelante con el embarazo. La Organización Mundial de la Salud, en cambio, destaca el peligro que representa para una nena de la edad de Lucía llevar adelante un embarazo. “La niña aún está en edad de crecimiento. La placenta se nutrirá de la madre, que en realidad es una niña. Eso significa que el feto en desarrollo absorberá calcio y otros nutrientes de una niña que todavía los necesita para sí misma”, destaca. Finalmente en febrero de este año y en medio de una enorme movilización de grupos antiderechos y de otros que pedían que se respetara la ley vigente (casos como el de Lucía están contemplados por el artículo 82 del Código Penal, tratados internacionales a los que Argentina ha suscripto y fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación), se le realizó una microcesárea. Los médicos José Gijena y Cecilia Ousset, que realizaron la intervención, fueron amenazados por grupos religiosos y debieron cambiar de colegio a sus hijos. A Lucía le quedó una cicatriz en el vientre. Y muchas otras que no se ven a simple vista. Según estimaciones de UNICEF, anualmente y alrededor del mundo se producen dos millones de partos en menores. Y eso implica, para las niñas involucradas, violencias y renuncias de todo tipo. De hecho, según detalla un documento del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNPFA, según su sigla en inglés), llamado Abusos sexuales y embarazo forzado hacia niñas, niños y adolescentes, “un embarazo temprano forzado producto de un abuso sexual puede tener un fuerte costo emocional y generar muchas dificultades para enfrentar la situación. Además, el embarazo y la maternidad forzados pueden provocar la interrupción de la escolaridad y afectar significativamente la vida adulta, afectiva, familiar y social de esa niña o adolescente”. Justamente por eso el rol del Estado y de los adultos protectores resulta clave en este tipo de situaciones. Alguien –una maestra, un profesor, un efector de salud, una pediatra- alguien que, conocida la situación, se anime a hablar por ellas. A denunciar. A decir lo que ellas no pueden y hacer algo de lo que hicieron las maestras de un colegio de la localidad de Médano de Oro, en San Juan,  cuando una nena se cayó redonda al piso en medio de recreo. Terminó hablando y contando que su padrastro la violaba. Cursaba un embarazo de tres meses. Accedió a una ILE en marzo. El arzobispo de la provincia, Jorge Lozano, se expresó en contra. “El aborto provocado esta mañana a una niña de once años nos ha conmovido y entristecido. Porque toda vida vale”, dijo. Frente a esto, cabe recordar que, como dice la doctora Mabel Bianco, de FEIM, “La maternidad en las niñas más chicas no fue algo decidido por ellas. Les ocurre porque no saben cómo prevenirlo. Adolescentes y niñas no pueden dar su consentimiento porque nadie les explica nada. Y que quede claro que la mayoría de los grupos que se oponen a la legalización del aborto son los mismos que se vienen oponiendo desde hace años a la implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) y también al Programa de Salud Sexual y Reproductiva”. Así las cosas, niñas y adolescentes en Argentina siguen en riesgo. Sin educación  sexual en 8 de cada 10 casos, sin un sistema de salud que las escuche a tiempo, sin una justicia que las vea como lo que son: sujetos de derechos. Y, sobre todo, niñas. No madres.
Por Fernande Sández

Educación Sexual para Decidir

A 11 años de su creación y con la potencia de la lucha del movimiento de mujeres, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito vuelve a salir a las calles a gritar que sin #AbortoLegal no hay #NiUnaMenos.

La lista maldita

A horas de una nueva movilización por #NiUnaMenos compartimos los casos de femicidios ocurridos en Salta en lo que va del año. Seis mujeres murieron a causa de la extrema violencia de género.

Ni una olla menos

Laura, Martu, Norma, Flavia y Vanesa dan sus testimonios, con nombre propio y cuerpo presente ya que están al frente de comedores comunitarios en sus barrios. Advierten que por el ajuste y la ola de despidos aumentó la cantidad de familias que asisten a esos espacios.

Los hipócritas del “Ni una menos”

La amiga que sueña un marido que la mantenga, el jefe que escupe: “Es que está en día femenino”, la compañera que te dice: “Así no vas a conseguir novio”, y una larga lista que compartimos a continuación.

Salta el “vallecito patriarcal”

Antes de una nueva movilización, se realizó en la UNSa la charla debate “A un año del #NiUnaMenos”. Disertaron la especialista en estudios de género Andrea D’Atri y la antropóloga Andrea Flores. Calificaron a Salta como un “vallecito patriarcal”.

El viernes se marcha

Organizaciones de mujeres convocan a una “marcha unitaria” para el próximo 3 de junio, con fuertes críticas hacia el Observatorio de Violencia contra las Mujeres “utilizado para ocultar y manipular las cifras reales y los verdaderos responsables”, señalaron.

La prevención sigue fallando

Mientras Salta sigue a la cabeza de las provincias con mayor cantidad de casos de femicidios, por resolución del Procurador General, Pablo López Viñals, se creó el “Comité de Evaluación de Femicidios”. La medida reconoce la responsabilidad estatal en el “resultado fatal”.

Derechos de mujeres en tiempos de Macri

A un año del Ni una menos, Andrea D’Atri de Pan y Rosas visitará Salta. En la charla- debate que brindará hoy en la UNSa estará también la docente de la carrera de Antropología, Andrea Flores.

Cada vez peor

El Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano” publicó un informe donde revela que durante 2015 hubo 286 casos en el país. Salta es una de las provincias de mayor porcentaje.

Fertilización asistida: emplean una técnica inédita

Investigadores de La Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata desarrollan una investigación para mejorar la fertilización asistida. El estudio está orientado a optimizar la elección de embriones a través del uso de una técnica inédita, que permitiría disminuir los riesgos que conllevan los embarazos múltiples.

Queremos saber

La Multisectorial de Mujeres pide a las autoridades de la cartera provincial de salud conocer información pública relativa a cantidad de abortos no punibles realizados en Salta, y sí es que existe un registro de objetores de conciencia, entre otros puntos.

Femicidio en Tucumán

Milagros Daiana Torres tenía 12 años y la asesinaron en la casa donde vivía mientras su madre había salido. El violento crimen tuvo lugar en la localidad tucumana de La Cocha.
No copiar el contenido!