Salta, miércoles 17 de julio de 2019
El tiempo - Tutiempo.net
#LaSalaViolín Luego de exculpar a los sacerdotes salteños acusados de abusos sexuales, los jueces jubilados de la Sala IV del Tribunal de Impugnación Antonio Omar Silisque y Adolfo Figueroa, mostraron incoherencia con una sentencia en un caso de abuso y señalaron que “no es no”, aunque en los casos de curas abusadores no piensen lo mismo. A través de un parte de prensa de la Justicia de Salta titulado “Aunque no se diga expresamente, ‘no es no’ ”, informan que los jueces jubilados Antonio Omar Silisque y Adolfo Figueroa, de la Sala IV del Tribunal de Impugnación, a la que se la denominó “La Sala violín”- decidieron hacer lugar parcialmente a un recurso de casación y revocar una sentencia absolutoria dictada por el Tribunal de Juicio. Leer más:Los sonidos del silencio Sala IV Específicamente lo que hicieron los jueces que aparecieron en medios de todo el país al exculpar a sacerdotes salteños acusados de abusos recurrentes, es dejar sin efecto la sentencia dictada por la Sala VII del Tribunal de Juicio, y condenaron a Julio César Olivares por ser autor del delito de abuso sexual simple. En la instancia anterior, había sido absuelto por el beneficio de la duda. La causa será remitida nuevamente al Tribunal de Juicio, donde se determinará la pena que corresponde cumplir al imputado. Leer más:Duras críticas contra dos jueces jubilados que siguen trabajando Según sostuvieron en la información oficial “Los jueces tuvieron en cuenta que, si bien es cierto que la crónica de los hechos que proporcionó la víctima en tres oportunidades resultó diferente y presentó ciertas imprecisiones, surge de esos relatos que efectivamente sufrió acciones sexuales que no fueron consentidas, y que el autor de ese hecho fue Olivares. Resaltaron que en cuestión de consentir las relaciones sexuales, si bien es cierto que el ‘no es no’, no se requiere que la expresión sea con esas exactas palabras, sino que el mismo comportamiento de la mujer, sus gestos y señales corporales demuestran si está de acuerdo o no con el acto, siendo que ni siquiera el silencio puede tomarse como consentimiento tácito”. Leer más:Cargnello, sus curas abusadores y el sermón hipócrita Además mencionan que “Destacaron que si bien no se logró probar en el caso el acceso carnal, sí se comprobó que el avance sexual y el tocamiento impúdico llevado a cabo por el acusado, para el que no contaba con el consentimiento de la víctima, por lo que decidieron dictar la sentencia referida.” La semana pasada  desde la Asociación de DDHH «Coca Gallardo”, se solidarizan con las víctimas de abuso eclesiástico, y exigieron a la justicia condenas reales y efectivas, luego que uno de los jueces revocara elevar a juicio la causa contra el sacerdote Rosa Torino. A través de un comunicado repudiaron la decisión del juez salteño Adolfo Figueroa de revocar la elevación a juicio oral de la causa contra el cura Agustín Rosa Torino. “No es la primera vez que este magistrado beneficia a sacerdotes implicados en casos de abuso sexual”, mencionaron desde la Asociación de Derechos Humanos.
  Karen Horney fue una psicoanalista feminista de principios del siglo XX que se rebeló contra las teorías de Freud y acuñó términos como la 'envidia de útero'. Sigmund Freud y su método del psicoanálisis han soportado muy mal el paso del tiempo: hoy en día algunas de sus teorías se incluyen en el saco de las pseudociencias. Sin embargo, hace un siglo no era tan fácil criticar sus prestigiosos postulados y, mucho menos, si eras una mujer. Por esta razón, tiene tanto mérito el trabajo de Karen Horney. Nacida a las afueras de Hamburgo (Alemania) en 1885, estudió medicina animada por su madre. Posteriormente, trató de especializarse en psicoanálisis en Berlín de la mano de Karl Abraham, uno de los discípulos más destacados de Freud. A la vez que se formaba, ella misma recibía terapia por parte de este experto, ya que sufría depresión y problemas sexuales en su matrimonio. La interpretación que obtuvo ante esta situación, al más puro estilo freudiano, fue que ocultaba deseos incestuosos reprimidos hacia su padre. Sin embargo, ella no estaba dispuesta a aceptar aquella estupidez: ése fue el primer encontronazo con el psicoanálisis y sólo acababa de empezar. Uno de los conceptos clave para Freud a la hora de explicar la sexualidad era el de envidia de pene. Las niñas, en su desarrollo psicosexual, se dan cuenta de que los niños tienen pene y ellas no. Esto les lleva a querer tener uno y ser hombres, lo que acaba derivando en su deseo de practicar el coito y ser madres. Karen Horney no se veía identificada en absoluto con esta idea, así que sus críticas se centraron especialmente en este punto, pero también atacó otros aspectos del psicoanálisis. Cuando empezó a tratar a sus propios pacientes y a realizar estudios en el Instituto Psicoanalítico de Berlín se dio cuenta de que la conducta humana no encajaba con lo que le habían enseñado. Desigualdad de la mujer ¿Envidia de pene? No, desigualdad. Las mujeres no querían ser hombres, pero la sociedad les reservaba un papel secundario, sin poder, a la sombra de sus maridos e hijos. Así que, según explicó pasando de un enfoque biologicista a otro social, lo que en realidad envidiaban era la independencia masculina. Sin saberlo, estaba dando origen a la psicología feminista. Incluso le dio una vuelta de tuerca más al argumento freudiano y desarrolló la teoría de que, probablemente, eran los hombres quienes sentían envidia por no poder dar a luz. Esto se ha llamado envidia de ser madre, envidia de útero o envidia de vagina. Horney tuvo tres hijas con su marido. Sin embargo, debido a sus problemas de convivencia, terminaron por separarse. Aquella ruptura le dio alas para cambiar de aires y, en 1932, se trasladó a Estados Unidos donde montó una consulta privada y logró un gran prestigio. El entorno era la clave Allí desarrolló nuevas teorías que la alejaron aún más de su formación inicial. Si Freud explicaba los problemas basándose en supuestos traumas de la infancia y en fantasías, procedentes de impulsos biológicos, Horney apostaba por identificar en cada paciente las causas específicas de sus angustias. Para ella, el entorno en el que crece una persona era la clave para entender la ansiedad y las neurosis. En su opinión, la falta de afecto por parte de los padres era uno de los principales condicionantes para la aparición de problemas posteriores. Así lo plasmó en su libro La personalidad neurótica de nuestro tiempo, todo un best seller publicado en 1937. La obra la convirtió en una de las psicólogas más destacadas de la Historia. Por eso sus terapias también eran diferentes y se basaban en la posibilidad de controlar esas angustias progresivamente hasta llegar al punto en que los pacientes no necesitaran tratamiento de ningún tipo. Expulsada por los psicoanalistas Sin embargo, sus nuevas ideas fueron demasiado en un mundo aún dominado por el pensamiento de Freud. Además, se consideraba que era heredera de su pensamiento, por lo que el Instituto de Psicoanálisis de Nueva York la castigó con la expulsión en 1941. Su reacción fue fundar un nuevo grupo denominado Asociación para el Desarrollo del Psicoanálisis, aunque lo suyo ya era neofreudismo. Karen Horney murió de cáncer en 1952 dejando un montón de obras con sus teorías y sus experiencias. No obstante, a pesar de que llegó a gozar de cierta fama, su figura cayó bastante en el olvido hasta que, en 1967, se publicó una colección de ensayos (Psicología Femenina) que había escrito hace décadas. Su pensamiento fue por delante de su época. Fuente: El Español  

Primera denuncia por violencia de género contra la Iglesia en Argentina

Una mujer demandó al Arzobispado de Mendoza por las presiones y maltratos que padeció de parte de quienes debían...

Comenzó el juicio por el femicidio de Celeste Yamila Vega

El cuerpo de Celeste Yamila Vega fue encontrado el 7 de febrero de 2015, en avanzado estado de descomposición,...

“En la sexualidad, no se sabe con qué pie bailar”

En conferencias pronunciadas ante público no especializado y publicadas en español, Jacques Lacan se refirió al valor de la...

Comienza la Cátedra Abierta sobre aborto en la UNSa

Este sábado 20 de julio comienza una nueva edición de la Cátedra Abierta sobre aborto con el primer encuentro...

En defensa del matrimonio igualitario: ¡Habla Marica!

  La Ley de Matrimonio Igualitario cumple 9 años y por ello recordamos el emotivo texto con el que el...

El Vaticano no quiere dialogar sobre género

Un reciente documento de la Iglesia católica elude las investigaciones científicas sobre sexualidad. El 10 de junio pasado la...

María Cash: La pista del narcotráfico tras su desaparición

A 8 años de su desaparición, el Juzgado Federal N° 2 de Salta solicitó el testimonio del periodista Christian Sanz,...

Juana Manso: luchadora pionera del feminismo, el laicismo y la educación

Menos de una decena de mujeres sobresale en la historia política argentina de la primera mitad del siglo XIX....

Repensar las ciudades desde el feminismo, para hacerlas más inclusivas

La arquitectura y el urbanismo con perspectiva de género proponen cambios en el planteamiento urbano poniendo en el centro...

Piden la renuncia de un ministro que postuló «curar» a los...

Diversos partidos de oposición en Israel pidieron hoy la renuncia del ministro de Educación, Rafi Peretz, por haber afirmado...

René Favaloro, el médico a favor del aborto legal

  René Gerónimo Favaloro nació en La Plata un día como hoy en 1923. Reconocido en el mundo y creador...

Oriel Briant: a 35 años del femicidio

Un 9 de julio de 1984 en la localidad de City Bell, el llanto de un niño rubio desde...
No copiar el contenido!