Por graves errores de procedimiento y torpezas, quedaría sin efecto la destitución del intendente de Cafayate.

La destitución del intendente de Cafayate se realizó con muchas irregularidades. Entre gallos y media noche y con errores técnicos. Así que hay «Casita» Almeda para rato.
De manera sorprendente la Comisión Investigadora presidida por Patricia Castro cometió faltas increíbles al debido proceso que debe regir en todo juicio. Lo actuado muestra un evidente desapego a las normas.

El abogado de Fernando Almeda, Jonás Garnica, dijo a nuestro medio que entre los errores más llamativos, resalta el que nunca hayan convocado al Intendente Fernando «Casita» Almeda a una audiencia de descargo para que exponga, o se abstenga de hacerlo, sobre las acusaciones. Tampoco citaron al jefe comunal o a su representante legal para que escuche o conozca la declaración de los testigos y en base a ello controle o impugne esas declaraciones. En otras palabras: que ejerza su derecho a defensa.

Esas y una series de torpezas increíbles fueron cometidas por la Comisión Investigadora que preside Patricia Castro y que integran, además, Facundo Guzmán, Antonela Yañez y Cristian Avellaneda, que, o no estuvieron bien asesorados o no quisieron asesorarse puesto que el nivel de faltas en el proceso son de una increíble magnitud.

Garnica se mostró sorprendido de que entre otras tantas, una de las torpezas más grandes y errores más graves cometidos en la acción de destituir a Almeda es haber aprobado una Ordenanza y no una resolución, ya que según dictan las leyes y las normas en vigencia, la ordenanza debe ser promulgada o vetada por el Intendente en tanto que a las resoluciones las cumple o las apela.

Esto quiere decir que lo actuado por los Concejales este miércoles por la noche puede ser vetado por el Intendente y regresado al Concejo Deliberante tras un plazo de 10 días y el cuerpo deliberativo deberá darle tratamiento nuevamente.

De todas maneras, el cúmulo de errores y torpezas cometidos por los miembros de la Comisión Investigadora deja al intendente Almeda en un estado de cierta tranquilidad y le allana el camino para una apelación en la Corte de Justicia de Salta en donde, por los enormes incumplimientos al debido proceso, que afectan seriamente las garantías del acusado, es casi seguro suponer que el máximo tribunal desestimaría todo lo actuado por ese grupo de concejales.

Las alternativas de Almeda

Según el abogado del Intendente de Cafayate, partir de lo actuado por el Concejo Deliberante, Fernando Almeda tiene por delante dos opciones.

-1) Por ley dispone de 10 días hábiles para vetar la Ordenanza en caso que decida hacerlo.

-2) Tiene un plazo de cinco días hábiles para apelar directamente a la Corte de Justicia de Salta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here