“No necesito el Concejo para tener cámara encima; la tengo todo el tiempo, donde se me cante la gana”, le dijo a otro edil.

Consciente del lugar de la cámara, con caras sobreactuadas, ofreció otra escena de antología bizarra.

Cande dejó en claro que ella maneja a las cámaras y no que es manejada por las cámaras. Todo empezó cuando la chica-fitnes acusó al concejal Raúl Córdoba de plagiar un proyecto. Ante esto, casi todos los ediles le saltaron al cuello y Cande se re calentó y dijo que ella tiene todo controlado en el mundo de la imagen y la salida en los medios.

No todo tiempo pasado fue mejor. Pero hay algo, en este presente, que apesta. La banalidad política mientras el caos aumenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here