Desde el día lunes 16 de Noviembre la Unión Autónoma de Comunidades Originarias del Pilcomayo inició una histórica marcha por el respeto de sus derechos humanos. Viven en la marginación y la miseria, hostigados en sus propias tierras. (Guadalupe Macedo)

60 caciques, niños, mujeres y ancianos de comunidades Wichí, Chorote, Chulupí, Tapiete, Qom, Guaraní, Chané, Kolla y Diaguita caminan desde Santa Victoria hasta Salta para reclamar en forma pacífica la falta de agua y alimentos en sus comunidades, el desmonte salvaje y depredación de los ríos. También reclaman la falta de educación, vivienda, trabajo y salud en los territorios en los que habitan.

El día Jueves 19, en Pichanal el Gobernador Gustavo Saenz se acercó a dialogar con las comunidades, donde las comunidades solicitaron una mesa de diálogo con todos los organismos. Las comunidades pidieron llegar hasta salta para tener una reunión donde se puedan debatir todos los puntos que necesitan las comunidades y llegar a consensuar soluciones con las garantías correspondientes.

El gobernador y parte de su gabinete se acercaron a la caminata, donde representantes jóvenes de los pueblos originarios le pidieron a través del cacique  Tizchil Mendoza, de la Comunidad de Santa Victoria 2: “necesitamos respeto, necesitamos construir nuestra política, necesitamos participar. Sufrimos mucho para llegar hasta aquí, mujeres lastimada, los niños. Muchos políticos no comprendieron, no pudieron entender el significado de la mesa. Porque nunca pudieron entender lo que los pueblos originarios, lo que significa”.

Las comunidades a través de sus representantes pidieron llegar hasta la capital salteña para ahí tener la reunión con el gobernador y su gabinete, no basto con la presencia del gobernador porque consideran que el contexto no era el adecuado para poder negociar y establecer medidas que favorezcan a las comunidades. “Queremos que en la mesa de dialogo estén todos los sectores, que sea consensuado” afirmo Tizchil Mendoza.

«Sólo aceptamos una Mesa de Diálogo con garantías, con un trabajo serio entre distintos ministerios, con presencia de autoridades nacionales y referentes que elegiremos para garantizar la transparencia, y dar respuestas a nuestras comunidades” pidió al gobernador Abel Mendoza, Presidente de la Unión Autónoma de Comunidades del Pilcomayo. Piden ir a la ciudad de Salta para poder tener garantías, ya que siempre sus pedidos no fueron atendidos o fueron engañados.

Las comunidades del Pilcomayo sufren falta de agua potable y el desmonte salvaje por parte de terratenientes locales e internacionales como la contaminación y depredación de los ríos de la zona. Esta realidad llevo a que cientos de niños originarios mueran por desnutrición en sus comunidades ya que no pueden acceder a una alimentación de calidad dado el desmonte y deforestación de sus suelos. Otra problemática que viven cotidianamente es el despojo con violencia de sus tierras e injusticia por las causas por la defensa de su territorio donde muchos de los miembros de la comunidad fueron enjuiciados por defender sus tierras. Los pueblos originarios son despojados de sus tierras a pesar de que existan legislaciones nacionales e internacionales que los amparen.

El estado nacional y provincial no garantiza el acceso a los derechos humanos de los pueblos originarios. El acceso al agua es uno de los principales problemas de estas comunidades que se agruparon para pedir al gobierno provincial una respuesta a su problemática.

“Nosotros en el departamento en el que vivimos padecemos momentos muy difíciles. Más de 30 niños fallecieron por desnutrición. Nosotros sufrimos escases de agua potable. No existe una política para nosotros como pueblo originario. Nosotros estamos tratando de unificar todos los pueblos para hacer una marcha histórica. Nosotros como pueblo estamos pasando un momento muy difícil, muy crítico. Hacemos la marcha para exigir al gobierno, para dialogar, nosotros buscamos un dialogo. Buscamos que nuestras comunidades sean partícipes de los que es la política” comento a Radio Nacional Tartagal Abel  Mendoza de la Cacique de la Comunidad Wichi.

La Unión Autónoma de Comunidades Originarias del Pilcomayos es una organización que nuclea a varias comunidades originarios que están viviendo malas condiciones de vida y se agruparon para estar constituidos y poder organizarse en forma colectiva y pedir por mejoras en la situación socioeconómica que están atravesando.

“Sabemos que nosotros tenemos 528 años de historia, de sufrimiento, de masacre, entonces nosotros optamos por poner nuestro yero de vida para obtener un dialogo, para pedir esta mesa de diálogo, donde esta este pedido comunitario de salud, educación. En ningún momento nos han respondido, ellos dicen que estén en cuarentena la gente, pero nos siguen desalojando a los pueblos originarios. La parte de justicia está reprimiendo a nuestros hermanos originarios. Ellos mientras nos dicen que nos quedemos en casa, las topadoras siguen y siguen. Esto es un dolor para nosotros. Ahora vamos a poner en riesgo nuestra vida para ver si obtenemos un dialogo con el señor gobernador, no queremos intermediarios porque ya aparecieron autoridades del IPIS, del INADI, pero nos gente que ya conocemos” relato Abel  Mendoza de la Cacique de la Comunidad Wichi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here