La crisis económica que atraviesa el país y la provincia, afectó principalmente a las mujeres ya que  según el informe del INDEC la tasa más alta de desocupación se registró en mujeres de 14 a 29 años. Esto llevó a que las mujeres tuvieran que reinventar nuevas formas de subsistencia. Una de ellas es el trueque. (Guadalupe Macedo)

“La violencia económica, nos impide llegar a muchas de nuestras metas, pero a través de este mecanismo de economía alternativa podemos acceder a alimentos, accesorios, electrodomésticos, camas, colchones, cosas de primera necesidad. Muchos ofrecen servicios para poder satisfacer necesidades que de la forma tradicional no se puede y esto es una alternativa para muchos de nosotres” comentó Mariana Juárez referente del grupo de trueque de zona sur.

Mucha de ellas perdió los sustentos para llevar alimentos al hogar, por lo que buscaron alternativas a la crisis. El trueque es una forma de intercambiar productos o servicios, no se compran los productos, sino que se los cambia. Esta práctica que había tenido su auge en el año 2001 pero en este tiempo está volviendo a cobrar importancia. En salta, se organizan grupos de trueque de mujeres por los diferentes puntos de la ciudad. Se utilizan las redes sociales para intercambiar productos.

Cada vez son más mujeres las que se suman a los grupos de trueque a través de las redes sociales. Mariana Juárez, una de las referentes de trueque en zona sur nos comentó que antes de la pandemia realizaban los trueques en las plazas de los barrios, en espacios públicos y privados en donde algunas mujeres dictaban talleres. La llegada  de la pandemia cambio los modos de realizar los intercambios, ahora deben arreglarse con anterioridad a través de las redes sociales, principalmente en los grupos de whatsApp. Se ofrecen a través de fotos lo que se quiere permutar y se coloca lo que se busca, y cuando dos personas coinciden se encuentran en un lugar próximo al hogar con los protocolos establecidos.

Mariana comenzó a trocar hace un año, “de la mano de una conocida, ella me incorporó al grupo de Facebook Género Trueque, en dónde intercambian distintos productos, artículos y servicios, además de hacer talleres y colectas para distintas causas”. Además comenta que: “Elijo el trueque como alternativa económica porque me permite soltar cosas que ya no utilizo, o no me entran, o están ocupando lugar en casa”.

Desde el año 2017, las ferias de trueque se multiplicaron en la ciudad, en donde los vecinos se reúnen en un lugar público e intercambian bienes y servicios. Las mujeres intercambian ropa, plantas, cosméticos, servicios como peluquería, realización de tatuajes a cambio de cosa que necesitan como mercadería, o insumos para sus emprendimientos. “Dependiendo mis proyectos o necesidades voy haciendo los trueques, por ejemplo, antes de que empiece el invierno conseguí mucha ropa de abrigo para mi” comenta  Mariana Juárez.

“La verdad que el trueque me ha ayudado un montón, porque además de ropa de abrigo conseguí alimentos. Por ejemplo, hay muchas de nosotras que pedimos por cosas que tenemos como como puede ser bazar, juguetes, servicio, es casi infinito, yo conseguí alimentos no perecederos, artículos de librería de todo. Me ayudo un monto en mi economía, ya que soy independiente, y hay cosas que necesito y no tengo la plata para comprarlo porque es muy caro y a partir del trueque lo pude conseguir. El trueque es muy bueno y ha ayudado a la economía de las mujeres”

Las mujeres que realizan trueque, tienen como fin cuidarse entre ellas, para evitar situaciones de violencia, robos y violaciones. Marina Juárez comento: “el grupo es que es para mujeres y disidencia, la idea es la de luchar contra la violencia machista, por eso es que es solo para mujeres y disidencia, para poder protegernos entre nosotras. Uno de los valores que manejamos es la sororidad, la comprensión, la solidaridad. La intención de nosotras es ayudarnos las unas de las otras. Muchas veces hay situaciones donde mujeres viven violencia y entre nosotras nos apoyamos, nos acompañamos, a veces cuando alguien se queda fuera de su casa hacemos colectas, cooperamos entre todas con alimentos, ropa para niños”.

“Lo principal es cuidarnos entre nosotras, que cuando hacemos los trueque determinamos un lugar en común, no siempre vamos a la casa de compañeras, y siempre tratamos que el trueque se haga entre nosotras, que no lo hagan intermediarios como novios, primos o padres porque nosotras no sabemos las cosas que nos pueden pasar y tratamos de evitar. Evitar abusos, violaciones, acosos, entre nosotras nos cuidamos mucho” relato Juárez.

En la provincia de Salta, la situación de precariedad de trabajos a los que acceden las mujeres se empeoro por la situación de pandemia. Donde muchas mujeres que eran emprendedoras, niñeras, cuidadoras, empleadas domésticas, peluqueras, esteticista tuvieron que cerrar sus negocios o fueron despedidas, o se redujeron notablemente las ventas o prestación de sus servicios. A la vez, las mujeres deben afrontar las desigualdades de género en la sociedad en donde perciben salarios más bajos, puestos de trabajos mal remunerados y aceptar la doble carga de realizar el labor y los cuidados del hogar que son actividades económicas no remuneradas. Por lo que el trueque se convirtió en una alternativa para la vida de las mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here