Las investigaciones que la justicia federal lleva adelante sobre las empresas CECSA y ARCADIO se posaron la semana pasada en el otro costado de la historia: La relación entre el Estado provincial, Aguas del Norte y las firmas señaladas por evasión fiscal. (Nicolás Bignante)

Un nuevo capítulo se sumó esta semana a la investigación que se sigue contra dos empresas contratistas del Estado por evasión fiscal. Las oficinas de Aguas del Norte y algunas dependencias del centro cívico Grand Bourg fueron el escenario de allanamientos simultáneos por parte de AFIP y la PSA. Se trata de la causa que lleva adelante el juez federal Leonardo Bavio contra las firmas SECSA y ARCADIO SRL, vinculadas a los operativos realizados en la municipalidad, donde se secuestró entre otras cosas: documentación digital y en papel, notebooks, computadoras, sellos, chequeras y DVD’s.

A pesar del hermetismo que caracteriza a la justicia federal cada vez que sus investigaciones involucran dependencias públicas, se pudo conocer que los operativos del jueves pasado se encadenan con las tareas llevadas a cabo en el centro cívico municipal en enero de este año. Al parecer, la palabra allanamiento incomoda sobremanera a los delegados de la función pública y sólo aplicaría a los operativos antidrogas desplegados en los barrios o cuando se trata de empresas privadas. De manera que, dependiendo de quienes sean los actores involucrados en la novela, puede hablarse de allanamientos o de “requerimientos de información”.

El operativo simultáneo de AFIP en dependencias vinculadas a la provincia trajo algo de alivio en el CCM, desde donde surgieron las primeras sospechas de una operación política. Los portavoces del municipio habían señalado en enero la falta de objetividad de los investigadores al no tomar en cuenta que las empresas investigadas eran también contratistas de la provincia. Incluso el jefe de gabinete Luis María García Salado -rápido para los malos chistes- sugirió que aquellas acciones fueron el resultado de un ataque de celos provocado por el intendente Gustavo Sáenz. ¿El motivo? haber cantado a dúo con el chaqueño Palavecino en el Festival de San Carlos. En tal sentido, los allanamientos del jueves vienen a centrar el foco de la atención en las dos firmas acusadas de emitir facturas apócrifas, entre otros fraudes.

SECSA y ARCADIO OBRAS ELÉCTRICAS SRL, tienen como nexo a Gerardo Rubén Romero al menos desde 2017, cuando pasó a integrar el directorio de la primera. En la segunda figura el empresario Matías Huergo, cuyo paso por LuSal le permitió tejer vínculos provechosos con el Estado, sobre todo en lo que refiere a obras de alumbrado público.

Los hechos llevaron a que ambos empresarios constituyeran en julio de 2017, la firma URKUPIÑA OBRAS Y SERVICIOS S.R.L, que pasaría a ser la nueva denominación de ARCADIO OBRAS ELÉCTRICAS S.R.L. A pesar del cambio de nombre, la empresa siguió facturando algunas operaciones bajo el nombre ARCADIO SRL.

Según se expone en el acta de constitución de sociedad, las tareas de la empresa abarcan: “Construcción de todo tipo de obras, públicas o privadas, sea a través de contrataciones directas o en licitaciones, para la construcción de viviendas, puentes, caminos y cualquier otro trabajo del ramo. b) Tendido de redes eléctricas. c) Reparación, reacondicionamiento y reemplazo que resulten necesarios para un óptimo funcionamiento de las instalaciones, mediante la realización de dichas tareas en forma periódica”.

La última operación registrada entre ARCADIO SRL y el Estado provincial data de 2015, cuando se le adjudicó $750.000 para la Provisión e instalación de adornos y guirnaldas navideñas en la ciudad de Salta. El contrato incluía la colocación de 750 figuras navideñas hechas con mangueras led en postes y faroles de las avenidas Bicentenario, Perón y Entre Ríos. Es decir que se pagó $1000 por cada uno de esos ornamentos, cuando el metro de manguera led costaba $100 en el mercado. Esta operación puede llegar a ser la explicación de por qué se allanaron las oficinas de obras públicas en el Grand Bourg, sin embargo no echa mucha luz respecto del papel de Aguas del Norte.

El presidente de la empresa de agua y saneamiento, Lucio Paz Posse, admitió que Aguas del Norte le encomendó a ARCADIO SRL la realización de obras que la empresa por sí misma no podía realizar: “Tenemos un área de contrataciones específicamente. Trabajamos aplicando la ley de contrataciones de la provincia. Si bien esto es una sociedad anónima, hacemos todos los procesos como corresponde”. Consultado sobre la naturaleza de esas obras, el funcionario adujo: “Tengo entendido que se presentó en algún concurso para pintura de predios y reparaciones menores, nada más”.

La explicación de Paz Posse choca de lleno con el testimonio de Aldo, un trabajador despedido de la empresa ARCADIO SRL, que luego de conocerse el escándalo en el que se vio involucrada la empresa, salió a contar su verdad en la prensa. “La empresa [ARCADIO], delante de la policía de trabajo, nos termina dando cheques sin fondo. Es un tema bastante delicado porque Aguas del Norte terciariza la obra, una obra que tenía 25 metros de altura, no es una obra que se hace todos los días. Era la demolición de unos tanques que estaban deteriorados” relató el trabajador. El testimonio de Aldo no sólo abre la posibilidad a que hayan existido otras contrataciones por parte de Aguas del Norte, sino que sugiere que pueden haber sido de mayor envergadura, importancia y costo.

Además de adornos navideños luminosos, la empresa fue contratada para realizar el tendido eléctrico en lujosas urbanizaciones como: Estación Alvarado, La Serena, Cerros de Miraflores, El Mollar, Retoños de Colón, Potreros de Quijano, Quintas del Dique, Quintas Club, Valle Escondido, Finca Las Carreras, Pueblo de Atocha, Tierra Mía, Santa Marta, Solares de Ortiz. En 2016 fue subcontratada por la firma nacional DYCASA (Una de las empresas constructoras más grandes del país) para la Ejecución del Tendido de Red Eléctrica de Baja Tensión, Media Tensión y Alumbrado Vial en Ruta 50, más específicamente en el tramo Pichanal-Orán.

Aunque el hermetismo en la justicia sea notable, no son pocos los que interpretan que lo acontecido el jueves en las oficinas provinciales es apenas un capítulo más de un entramado todavía oculto. No ha de sorprendernos que las revelaciones judiciales vayan saliendo a la luz a medida que la temperatura electoral vaya subiendo.