Un ahijado de negocios familiares podría no ser la mejor opción para el armado de un gabinete como el de la Municipalidad capitalina. Así lo indican la prudencia y una presentación judicial por aparentes negocios incompatibles con el ejercicio de cargos públicos y administración fraudulenta. La que pega por dos en el CCM.

Por: Federico Pérez

En la gestión capitalina de Titi Romero, la “administración” del presupuesto en publicidad oficial promete traerle más de un dolor de cabeza. Sobre todo si descansa en manos de una especie de ahijado del ambiente familiar de transacciones comerciales. Una de las razones de peso es la denuncia por presuntos negocios incompatibles con la función pública y administración fraudulenta contra dos funcionarios en actividad.

Ellos son el Subsecretario de Comunicación, Juan Fermín Aranda, y la Coordinadora de Contenidos, Agustina Gallo Puló. La presentación fue realizada en el pasado mes de junio por el abogado Sergio Manfredo Aguilera ante el Ministerio Público Fiscal y podría representar mayor compromiso al primero de los mencionados, ya que al mismo tiempo mantiene actividad como empresario de medios de comunicación, un rubro en el que estuvo asociado al hermano de la Alcaldesa (Ver subnota: “De Juan a Juan”).

De acuerdo a esta presentación judicial, el Subsecretario Aranda cuenta en su portfolio con cinco vías que ofician de buzones de tales fondos públicos, mientras que la sospecha se extiende a varios sitios de noticias de reciente aparición. De los primeros, son la revista ABC, la página web de ABC, la revista Salvador, la página web de Salvador, mientras que del segundo grupo se agrega el portal El diario digital.com.ar. De la documentación surge que el funcionario se auto otorgó publicidad a estos cinco medios, conjeturó el letrado.

Pero en este punto, Aguilera le explicó al final de semana a Cuarto Poder que el artículo 265 del Código Penal establece prohibición expresa a que nadie pueda darse una contratación a sí mismo, como todo aparenta en este caso. Si bien Aranda pretendió soslayar su participación en los 5 medios, la sociedad que factura para ABC y Salvador –Editorial ABC- lo tiene como integrante, en paralelo a su desempeño en el Ejecutivo municipal.

Aguilera analizando la voluminosa documentación de su denuncia.

Compulsión por lo digital

La versión digital de esta publicación del magazine de las tres primeras letras del abecedario se encuentra registrada en NIC.com.ar, el organismo oficial que administra los dominios de internet en nuestro país, igualmente a nombre del empresario/funcionario como su propietario. No conforme con esto, el Subsecretario de Comunicación, asumido el 16 de diciembre de 2019, 40 días después ya emprendía la registración de cuatro sitios de internet adicionales. Esto último es lo que los jurisconsultos encuadran como posible conducta dolosa, la que es caracterizada por la intencionalidad y no por simple descuido.

Este cuarteto extra de portales, a través del registro en NIC.com.ar de:  eldiariodejujuy.com.ar, eldiariodesalta.com.ar, eldiariodetucuman.com.ar, y  eldiariodigital.com.ar, en efecto cuentan con el mecenazgo de Aranda. Los cuatro recibieron el 27 de enero de 2020 visto bueno de la Secretaria Legal y Técnica de la nación, a cargo de Vilma Ibarra, y de la Dirección Nacional de Registro Oficial, en manos de María Angélica Lobo. El titular de todos los anteriores, el mismo: CUIT 20256628334, correspondiente a Juan Fermín Aranda.

Aunque de este cuadrado de posibilidades para anunciar en nombre de la Municipalidad de Salta, el remilgo aconsejó que sólo al último de los mencionados le otorgasen la subvención representada en avisos y dinero del titirromerismo. Mientras, eldiariodejujuy.com.ar y el diariodetucuman.com.ar posiblemente aguarden por alguna señal de “reciprocidad” publicitaria de los gobiernos de Gerardo Morales y Juan Manzur.

A la par que en los alrededores de Aranda Enterpirses pululan otros esotéricos sitios que, pese a su flamante irrupción, como de cataclismo, y redacción penosa o inexistente, se asignan el rol de comparar a la ciudad o proveerle otro informativo día por día. Todo esto catapultado por un generoso mecenazgo municipal que de tan abnegado ya resultaría llamativo. Pero sobre el cual será útil ahondar.

Más gasto al P2

Este rasgo de gestión del titirromerismo en territorio informático se completa, como en las conformaciones sociológicas primitivas, con un Grupo de Tareas Informático Municipal (GTIM) encargado de las cocacheras. Como vimos en párrafos anteriores, las recompensas se administran de manera muy circunscripta –y cuestionable-, al igual que lo que el Centro Cívico Municipal vislumbra como castigo.

A nivel interno del gabinete sucede igual con las “penitencias” a funcionarios que no republican en sus cuentas personales de redes sociales lo –poco- que hace la Intendencia de Salta. Hacia afuera el GTIM reparte rótulos, algunos muy festejados por el Procurador municipal, Ramiro Angulo, quien pese a la rima futbolera con su apellido, se solaza con tales anti cucardas a diferentes medios que osan difundir información que no agrada al CCM.

Los indicios llevan a que este GTIM opera bajo el dominio del portal Info Precisa Salta, el cual tiene cualquier cosa, menos la fiabilidad que se asigna en su segundo nombre. Un sitio web ocupado de “perseguir ciudadanos y periodistas que muestran el accionar de la actual gestión”, según resumió unos días atrás el dirigente Martín Del Frari (Frente de Todos).

En alguna ocasión reciente, “Cuarto Poder” y el portal colega Nota de Redacción recibieron estos rótulos del GTIM que barruntaban falsedad o carácter tendencioso, en relación a información que, sin embargo, se había difundido con acabada documentación. Pretensión que las almas tiernas habrán debido cotejar con la colérica reacción de quienes quedaron, tras sendas publicaciones, con el traste al norte. Igualmente, este GTIM no deja de constituir otro gasto evitable para los vecinos.

 

Enero de 2020, mes agitado para el Subsecretario de Comunicación

De Juan a Juan

La vinculación del actual Subsecretario de Comunicación con la familia de la Intendenta de Salta, Bettina “Titi” Romero, viene de un buen tiempo atrás. Aunque muchos la asimilan a más de dos lustros hacia atrás, en 2017 ambos apellidos compartieron un fallido concurso por un canal de televisión digital en la ciudad de Salta.

A nombre de la compañía PLUSDIGITAL SRL, que de acuerdo a la Resolución 4700-E/2017 del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), estaba integrada por “los señores Juan Fermín ARANDA (DNI 25.662.833 – CUIT 20-25662833-4) y Juan Esteban ROMERO (DNI 25.884.142 – CUIT 20- 25884142-6)”. Ambos, Aranda y Romero siendo batidos en aquella compulsa –en el tándem de oferentes que también integraba la actual diputada provincial Mónica Gabriela Juárez-, pero no así una antigua conocida del primero.

En aquel concurso 2017 de ENACOM se resolvió: “Adjudicar a la señora Patricia Inés WIERNA (DNI 17.354.801 – CUIT 27-17354801-5), UNA (1) licencia para la instalación, funcionamiento y explotación de UN (1) servicio de televisión digital terrestre abierta en la norma ISDB-T, en el canal digital 35.2 de la banda de UHF, con categoría K y formato de transmisión SD 576, en la ciudad de SALTA, provincia homónima, bajo la modalidad de Licenciatario”.

Seis años antes, el 20 de diciembre de 2011 el hoy Subsecretario de Comunicación municipal –Aranda- constituía la compañía Canal 2 Salta S.R.L. con Alberto Daniel Longarela como socio. El Boletín Oficial de la provincia de Salta detallaba en aquella publicación que el segundo estaba casado “en segundas nupcias con Patricia Inés Wierna”.

Aranda-Romero, en una presentación de 2017 ante el ENACOM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here