El 20 de julio de 1989 fallecía en su Buenos Aires natal el actor Juan Carlos Altavista, más recordado por el personaje que interpretó: «Minguito Tinguitella».

Nació el 4 de enero de 1929 en Buenos Aires. Sus comienzos se remontan al Teatro Infantil Lavardén. En é tuvo como compañeras a Julia Sandoval y a Beba Bidart. Ya encaminado en el ambiente artístico aprendió de actores como Narciso Ibáñez Menta, Francisco Petrone y Luis Sandrini. Con Raquel Álvarez, su mujer de toda la vida, tuvo tres hijos: Maribel -esposa del comediante Miguel Ángel Rodríguez-, Ana Clara y Juan Gabriel. «Mi mujer, sinceramente es lo más lindo que me paso en la vida», diría Altavista dos años antes de morir.

El personaje que lo hizo famoso fue Minguito Tinguitella, nacido de una idea de Juan Carlos Chiappe. Se trataba de un ciruja que trabajaba en la quema -como se le llama en Argentina al vertedero o basurero-, tirando de un carro. Vestía boina y alpargatas. Tuvo mucho éxito en radio y teatro.

Tiempo después Minguito se suma a Polémica en el bar, un sketch en el programa cómico televisivo “Operación Ja Ja”, que más tarde se presentó como programa autónomo, con la participación de Jorge Porcel, Fidel Pintos, Javier Portales, Vicente La Russa, Mario Sánchez y Adolfo García Grau. Desde ese momento Minguito cambió su vestimenta, a raíz de un juego simbólico de Altavista que quiso hacerle un homenaje a su padre, a quien no pudo acompañar al fallecer. Más tarde, en un reportaje, el actor diría: “Me puse ropas de él. Su sombrero, el saco, la camisa, el echarpe, un cinto grueso de cuero. Y le agregué zapatillas de paño y palillo en la boca”.

Altavista actuó además en numerosas películas de diversos géneros, en muchas de ellas con su personaje “Minguito”, destacándose siempre por su comicidad. Entre otros premios, en 1981 obtuvo el Diploma al Mérito de los Premios Konex como uno de los más importantes actores cómicos de Argentina, consiguiendo además el Konex de Platino.

Falleció el 20 de julio de 1989 mientras grababa escenas para Polémica en el bar de un ataque cardíaco, debido a que padecía una enfermedad llamada síndrome de Wolff-Parkinson-White, que le producía taquicardias paroxísticas (aceleración con descontrol del ritmo cardíaco)

 

Las frases más recordadas

– «Ségual»
– «¡¿Que hacé tri trí!?»
– «Hay que levantarle un manolito»
– «¡Sí señó!»
– «¡Sí señó, Bariloche es argentino!»
– «¡Apropícuese!»
– «Trí-trí» (apelativo que le puso a Jorge Porcel, que se volvió muy popular)
– «Te voy a hace’ un buraco así de grande»
– Trabajas, te cansas que ganás?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here